La gestión del desempeño en las organizaciones. Concepciones teóricas

Autor: José Ramón Castellanos Castillo y Carlos Alberto Castellanos Machado

Estrategia y dirección estratégica | Clima laboral

28-05-2010

El mejoramiento de la gestión del desempeño laboral de los miembros y en particular de los directivos en las organizaciones actuales constituye un reto, ya que no solo constituye una de las vías para lograr el avance hacia la excelencia de éstas, sino también de la economía y la sociedad en general.

En correspondencia con lo anterior, el presente trabajo aborda la gestión del desempeño laboral, para la cual se exponen sus principales características, modelos propuestos, así como la descripción del contenido de las fases que lo componen.

Introducción

Un rasgo distintivo de la sociedad actual, es el acelerado ritmo de cambio, los cuales produce la inadaptación de los conocimientos, habilidades, las actitudes lo que exige a los integrantes de las instituciones no sólo la correspondiente adaptación, de los mismos, sino también la anticipación de estos a los referidos cambios (Cerejido, 1999; Utsumi, 2003; UIT, 2004; Beceiro García, 2004; Gólcher, 2006, entre otros), en fin, cuando este ritmo supera la velocidad con que las organizaciones enfrentan las nuevas circunstancias, los sistemas de gestión establecidos quedan obsoletos y pueden convertirse en una barrera que amenace la supervivencia y el desarrollo de la propia organización. Evitar esto constituye una tarea esencial para el equipo de dirección de las mismas.

En este contexto, el personal tiene que orientarse de forma tal que pueda asimilar las nuevas exigencias con una proyección de futuro, de calidad y de orientación al cliente.

Para ello resulta necesario el desarrollo del factor humano con las competencias que exige el nivel de desempeño que demandan las expectativas organizacionales expresadas en los objetivos y satisfaga además los requerimientos de los procesos que se desarrollan en la entidad. En correspondencia con lo anterior, el presente trabajo aborda la gestión del desempeño laboral, para la cual se exponen sus principales características, modelos propuestos, así como la descripción del contenido de las fases que lo componen.

Desarrollo

El desempeño de los miembros de las organizaciones constituye una de las piedras angulares para lograr la efectividad y alcanzar el éxito de estas, razón por la cual hay un constante interés de las entidades por mejorar los sistemas de gestión en que se sustenta el mismo.

Se define el desempeño según García (2001), como aquellas acciones o comportamientos observados en los empleados que son relevantes para los objetivos de la organización, y que pueden ser medidos en términos de las competencias de cada individuo y su nivel de contribución a la empresa.
La Norma Cubana 3000:2007, por su parte, define el desempeño laboral, desde dos ángulos: el laboral adecuado y el laboral superior, conceptualizando este último como: el rendimiento laboral y la actuación superior del trabajador, con alto impacto económico social, presente y futuro identificado con las competencias laborales exigidas para su cargo. Este desempeño corresponde a las conductas estratégicas, es decir a las competencias para lograr la estrategia de la entidad.

Por otra parte, en cuanto al término gestión, en la actualidad existe cierta indefinición entre los términos gestión, dirección y administración, lo cual en gran medida ha estado determinado por problemas en las traducciones y la aplicación práctica que a los mismos se les otorga. Gestión, proviene de la acepción latina gesti-onis, acción del verbo génere que quiere decir o significa acción y efecto de gestionar, o sea, hacer diligencias que conduzcan al logro de un negocio o deseo cualquiera, en este mismo contexto es cada vez más frecuente encontrar también el vocablo gerencia y derivados de este: gerente y gerencial (CETDIR, 2003). La NC ISO 9000:2001: por su parte define la gestión como: las actividades coordinadas para dirigir y controlar una organización.

La administración del desempeño y su evaluación ha estado presente en la historia desde hace mucho tiempo, por lo que no es un fenómeno nuevo. Varias autoridades en el tema afirman que el más temprano conocimiento de este sistema data de la Dinastía Wei de China durante el siglo III A.C. Posteriormente este concepto arribó a Estados Unidos de Norteamérica durante la Revolución Industrial en el siglo XVIII. Sin embargo, la administración del desempeño no es oficialmente usada en las organizaciones hasta los años1940-1950. (Ruiz, 2004).

En los últimos tiempos, se ha empleado con frecuencia el término gestión al tratarse del desempeño, el que será utilizado a los efectos de la presente investigación, bajo los supuestos de que la organización se desempeña en un entorno dinámico y como definición conceptual se acepta, la planteada en la norma cubana 3000:2007, como: actividades coordinadas para dirigir y controlar una organización. La gestión del desempeño, en los últimos años ha ido desplazando la concepción tradicional de evaluación del desempeño pues la renovación terminológica conlleva también un cambio de enfoque: el énfasis se traslada de la medición del desempeño a la gestión del mismo (ver tabla 1), que es un concepto más amplio, Osorio y Espinosa (1995).

 

Gestión del desempeño

 

Evaluación de desempeño

 

  • Ligado a objetivos del negocio hacia los que encauza los individuales
  • Enfatiza el proceso
  • Realizado por la línea
  • Orientado al largo plazo
  • Integra resultados y competencias con acciones de  mejoramiento
  • Los factores a evaluar se definen de manera limitada en  función del puesto
  • Enfatiza la evaluación
  • Realizado por RRHH
  • Orientado al corto plazo
  • Los resultados son críticos

Tabla 1: Diferencias entre gestión del desempeño y evaluación del desempeño. Fuente: Capital Humano, No 81, Pág. 36. Septiembre, 1995.

Cravino (2006) define la gestión del desempeño, como un proceso que permite orientar, seguir, revisar y mejorar la gestión de las personas para que estas logren mejores resultados y se desarrollen continuamente.

El objetivo fundamental de la gestión del desempeño es incrementar la eficacia de la organización mediante el conocimiento y aprovechamiento de los recursos, la mejora de los rendimientos personales y la orientación coordinada de estos hacia los objetivos generales.

Varios son los autores que se refieren a la gestión del desempeño, importancia y necesidad, sin embargo en la literatura consultada no resultó abundante la propuesta de formas de proceder para su implantación en las organizaciones, pudiéndose referir los que se señalan a continuación:

La Gestión del Desempeño es un proceso integrado y continuo que tiene tres fases: planificación, coaching y revisión. (Figura 1)

Gestión del desempeño: fases y relación con otros elementos de la gestión de RRHH.

Figura 1: Gestión del desempeño: fases y relación con otros elementos de la gestión de RRHH. Fuente: Elaboración propia.

Características de las fases del ciclo de Gestión del Desempeño:

I-Planificación: Objetivos críticos (aquéllos que tienen la máxima importancia para alcanzar los resultados del puesto).

Competencias críticas, que son las conductas que requieren ser demostradas en el trabajo diario para poder lograr los objetivos establecidos.

II-Coaching: Se hace un seguimiento del desempeño con el propósito de proveer retroalimentación, y apoyar y reforzar el desempeño actual para lograr las expectativas del desempeño.

III-Revisión: Evalúa el desempeño actual versus el esperado al final del ciclo para analizar las tendencias del desempeño identificando áreas de oportunidad y fortalezas que permitan planificar el logro del nivel de desempeño esperado para el año siguiente.

Ruiz (2004) concibe un sistema de administración del desempeño como un ciclo dinámico, que evoluciona hacia la mejora de la compañía como un ente integrado. Como todo ciclo, consta de etapas, las cuales pueden ser observadas en la figura 2.

Ciclo dinámico de gestión del desempeño.

Figura 2: Ciclo dinámico de gestión del desempeño. Fuente: Ruiz (2004).

Contenido de las fases de la Gestión del Desempeño:

Conceptualización: Se identifica el mejor rendimiento al cual desea dirigirse.
Desarrollo: Se examina donde el rendimiento actual está variando en función de los niveles deseados, lo cual puede realizarse a través de un Sistema de Soporte Integrado del Desempeño (IPSS).

Implementación: En la forma tradicional se realizaba mediante mecanismos informales de monitoreo del desempeño actual, seguido de sesiones de entrenamiento, revisiones periódicas del desempeño, entre otras; sin permitir al empleado tomar control de su propio desarrollo del desempeño.

Sin embargo un IPSS, le da al empleado directo control sobre la planeación del desarrollo de su desempeño, pues ellos son los más interesados en desarrollar sus competencias para alcanzar una promoción.

Retroalimentación: Se hace durante todo el proceso y después de la evaluación para que el empleado sepa cómo pude mejorar su desempeño.
Evaluación: Se utilizan las medidas de desempeño para monitorear los indicadores específicos de desempeño en todas las competencias y determinar cómo están respondiendo a los objetivos. Los resultados finales se comparan con los conceptos establecidos en la fase I.

Un factor muy importante para la administración del desempeño según Ruiz (2004), es la evaluación continua del empleado, pues este sistema no puede ser por ningún motivo estático, debe evolucionar constantemente y ser cuidadosamente monitoreado para una mejora continua.

En este sentido, algunos de los beneficios del Sistema de Administración del Desempeño según la autora son:

Feedback:

• Luego de ser incorporada la evaluación de 360 grados, los mensajes son oídos más frecuente y oportunamente.

• Dar al empleado el feedback que necesita es el primer paso para mejorar.

• Al proporcionar un feedback concreto, los empleados saben en que enfocarse para mejorar.

Metas:

• Proveer un marco racional para establecer metas, objetivos y medidas de desempeño como una base para tomar decisiones de promociones. Sin embargo, algunas empresas relacionan la evaluación del desempeño con recompensas salariales, aunque éste no es el fin de la evaluación.

• Si es administrado correctamente el empleado nunca se verá sorprendido sobre las expectativas que se tienen sobre él.

• Es efectiva en establecer un diálogo entre el jefe y el empleado con respecto a metas.

Comunicación:

• Fomenta la comunicación entre empleado y supervisores.

Documentación:

• Un buen Sistema de Administración del Desempeño (SAD) provee solidez, clara documentación del nivel de habilidades de un empleado y su nivel de motivación, y le permite a la unidad de Recursos Humanos establecer mejor sus fortalezas y debilidades con relación a planes sucesivos.

• Provee un rápido perfil del desempeño del empleado para recursos humanos y el jefe del empleado.

Osorio y Espinosa (1995) definen un sistema de gestión del desempeño como un proceso que adopta una secuencia cíclica anual de planificación, seguimiento y evaluación las cuales pueden ser observadas en la figura 3.

Proceso de Gestión del Desempeño.

Figura 3: Proceso de Gestión del Desempeño. Fuente: Osorio y Espinosa (1995).

Contenido de las fases de la secuencia anual del proceso:

0-Situación de partida: Se debe tener información sobre la Misión básica y funciones de cada puesto, habilidades y conocimientos exigidos para un desempeño eficaz de trabajo, habilidades y conocimientos básicos del individuo. Las personas involucradas deben conocer el Sistema de Administración del Desempeño y sus principios.

1-Planificación: El mando establece con el colaborador los “objetivos de negocio”. Para cada objetivo se cumplimenta un impreso en el que se detallan los parámetros del objetivo: acciones a realizar, resultados esperados, calendario, condiciones y limitaciones. A partir de una entrevista se discute entre mando y colaborador los aspectos de las competencias que presentan deficiencias para el puesto de trabajo actual y el cumplimiento de los objetivos. Se proponen acciones formativas o de otro tipo para subsanarlas y se establecen “objetivos de mejora o desarrollo personal” para el próximo ejercicio.

En caso de traslado o promoción a otro puesto, se acuerdan las acciones convenientes para preparar al interesado para la asimilación de las futuras funciones y responsabilidades.

2-Seguimiento: El mando “observa, anota y documenta” hechos, acontecimientos e incidentes críticos con el fin de acumular elementos de juicio sobre el evaluado y disponer de información y argumentos para la posterior evaluación.

Mantiene reuniones formales o bien aprovecha conversaciones informales con el colaborador para informarle periódicamente del proceso realizado, y eventualmente ofrecerle apoyo o consejo cuando sea necesario.

3-Evaluación: El mando se entrevista con el colaborador para examinar el grado de cumplimiento de los objetivos y las razones que hayan influido favorable o desfavorablemente en los resultados.

Se asigna la calificación correspondiente en la apreciación de las competencias.

Mantiene una reunión con el evaluado para informarle los resultados de la evaluación de competencias, discutirlos y recoger su opinión sobre la misma.
Prepara, junto con el evaluado, el plan de acción para el año siguiente iniciando el nuevo ciclo anual.

De los procedimientos analizados se puede concluir de forma general que si bien conciben un conjunto de elementos comunes, no existe unidad de criterios en cuanto a:

• La estructuración en fases o etapas.
• Los objetivos de la organización y el puesto en función del plazo.
• La participación de los trabajadores en el proceso es limitada.
• La sustentación en las competencias.
• La integración de variables como los objetivos, las competencias y la formación.
• La orientación en función del mejoramiento del desempeño.

Se evidencio además en el análisis de los procedimientos y modelos limitaciones en cuanto a:

• Enfocar la gestión del desempeño desde una concepción integral.
• La articulación de la organización con el cargo en el proceso de gestión del desempeño.
• La introducción de acciones de mejoramiento en el transcurso del proceso.
• La carencia de indicadores que permitan controlar el avance en la gestión del desempeño laboral.

Tomando en cuenta, las definiciones, características generales, rasgos esenciales, posiciones de los autores consultados, tendencias actuales, la base normativa fundamental y las particularidades de la organización objeto de estudio, se define la gestión del desempeño como:

El proceso de gestión, estructurado dinámico, continúo y estratégico que a partir del enfoque integral, contribuye al mejoramiento del rendimiento y de la actuación del trabajador, y con ello al impacto económico y social de éste en el desempeño organizacional.

Conclusiones

En cuanto a los enfoques y bases teóricas para gestionar el desempeño laboral, que como tendencia se desarrollan hoy en el mundo, se pudo concluir que a pesar de la importancia de esta área del conocimiento para el éxito organizacional, aún existen insuficiencias en el plano conceptual que requieren ser investigadas, sobre todo en lo referido a la integración de filosofías de gestión tales como la estrategia, las competencias, el aprendizaje, la autogestión y el mejoramiento continuo al gestionar el desempeño.

Bibliografía

1. Cerejido, I. (1999): Las claves de la formación y la gestión del conocimiento. Revista Capital Humano. No. 119, año XII, Madrid, pp. 40-44.

2. Utsumi, Y. (2003): Celebran la primera Fase de la Cumbre Mundial de la sociedad de la Información Disponible en: http://www.itu.int/wsis/geneva /coverage/statements/closing/utsumi-es.doc

3. UIT (2003): Informe sobre el desarrollo mundial de las telecomunicaciones del 2003. Disponible en: http://www.itu.int/ITU-ict/publications/wtdr03/material /WTDR 03Sums.pdf

4. Gólcher, I. (2006): Los 10 pecados de la capacitación. Disponible en: http://www.losrecursoshumanos.com/capacitacion-profesional.htm 11/12/06.

5. García, María (2001): La importancia de la evaluación del desempeño. Revista proyecciones. Año 2 Número 9 Febrero-Marzo 2001. Disponible en http://www.cem.itesm.mx/dacs/publicaciones/proy/n9/exaula/mgarcia.html.

6. Norma Cubana: 3000,2007. SGIRH - Vocabulario.

7. Ruiz, Karla A. (2004) La importancia de la Administración del Desempeño en las Organizaciones. Disponible en http://www.monografias.com/trabajos16 /administracion-del-desempenio/administracion-del-desempenio. shtml? mono search

8. Osorio y Espinosa (1995) Gestión del desempeño: Integración de competencias y objetivos. Revista Capital Humano, 1995 SEP; Año VIII (81) pp. 36-42.

José Ramón Castellanos Castillo - jrcastellanosarrobauclv.edu.cu 

Ingeniero Industrial (1982) Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas (UCLV) Doctor en Ciencias Técnicas (1998) Profesor Titular. Centro de Estudios de Dirección Empresarial. Facultad de Ingeniería Industrial y Turismo (FIIT) Profesor y consultor con más de 25 años de experiencia en Administración de Empresas, Gestión de Recursos Humanos, Gestión Estratégica y Gestión del Cambio.

Carlos Alberto Castellanos Machado - carloscarrobauclv.edu.cu

Licenciado en Economía (2008) Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas (UCLV) Profesor en Adiestramiento. Centro de Estudios de Dirección Empresarial. Facultad de Ingeniería Industrial y Turismo (FIIT) Imparte las Gestión de Marketing y Gestión Organizacional Vinculado a la investigación en las temáticas de marketing, administración y competitividad empresarial.

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.