Ética en el servidor público

Autor: C. Mario Alberto Cedillo Osorio

Responsabilidad Social Empresarial

01-02-2008

Nuestro país ha vivido una gama de experiencias las cuales han convulsionado las mas profundas raíces socioeconómicas y sobre todo las culturales, mismas que han desencadenado numerosos cambios en lo político, sometiendo a las Instituciones Públicas y a los Servidores Públicos a numerosas pruebas.

Introducción

El cambio demográfico experimentado en los últimos años ha modificado el perfil de nuestra población lo que trae como consecuencia el aumento de las demandas sociales, ya que estas presentan condiciones distintas a las que se tenían en el pasado.

Las diferentes demandas sociales, requieren generar un cambio de actitud por parte de los Servidores Públicos, traducido en la formulación de nuevas estrategias de políticas públicas, mas acorde a las necesidades y exigencias de la sociedad en su conjunto y la influencia del entorno Regional, Nacional e Internacional.

Dice Aristóteles “Quien no sea capaz de vivir en sociedad porque crea bastarse por si solo o porque no necesita de ella tiene que ser animal o un Dios” .

Para entender ¿Qué obliga al Servidor Público actuar con ética?, la verdad no existe una ley que lo obligue, como tal, pero sin embargo, esta le sirve a los Servidores Públicos para orientar y elegir su propia conducta (1)

Vemos como el Estado orienta a los Servidores Públicos hacia la adopción de algunas normas o valores, pero en realidad estas actúan desde el inconsciente de los individuos, y por esta razón se les da un carácter rígido, exagerado o autoritario, experimentando una orientación mecánica que ni el mismo sabe por que tiene que actuar en determinado sentido, prefiriendo seguir y dar cumplimiento estricto a la normatividad, esta fuerza surge desde los estratos del inconsciente.

Si bien es cierto las normas Institucionales presentan la característica de obligatoriedad, esta no suprime ni coarta la libertad humana de libre decisión.

En la medida en que el hombre transita por los diferentes estadios de su vida, va descubriendo su libre albedrío y lo manifiesta de diferentes formas. Donde conforme adquiere madurez, comienza a percibir su propio dominio donde su autonomía constituye uno de sus valores máximos.

Veamos entonces que obliga al Servidor Público actuar con ética, y si la normatividad Institucional presenta la característica de obligatoriedad.

Por lo tanto si hablamos de libertad (libre albedrío) estamos hablando también de autonomía, misma que de acuerdo al Diccionario de la Lengua Española (2), Libertad para que un individuo disponga de si mismo, también proviene de griego autos; sí mismo; nomos; ley y significa la actitud de la persona que se da leyes así misma. Cuando esta libertad se constituye como una obligación; comprometerse a cumplir una cosa.

Lo que podemos establecer “hay que hacer el bien y evitar el mal”, es decir el bien obliga, y esta obligación cuando es autónoma se vuelve incondicional.

Ahora bien, en cuanto a la ética; de acuerdo con García (2001), Fernández (2000)
y Walton (1977), la ética considera los actos humanos en cuanto son “correctos” o “incorrectos” o en cuanto a “justos” o “injustos” , con referencia a una serie de valores de un grupo social. Los valores éticos deben fundarse en conocimientos y normas racionales que permiten que la ética se convierta en una ciencia normativa

Desde mi punto de vista el objetivo de la ética lo constituye la aplicación de una serie de normas morales tomando como base lealtad, honradez, la cortesía y el honor, mismas que van a contribuir al fortalecimiento de las estructuras Institucionales.

Las estrategias normativas Institucionales son de carácter preventivo como lo establecido en nuestra Carta Magna, consagrando como derechos subjetivos públicos, como la garantía de acceso efectivo a la jurisdicción del Estado, tomando en cuenta sus prácticas y costumbres jurídicas, sino también la protección y promoción de sus lenguas, culturas, usos, costumbres, recursos y forma específicas de organización social (3).

Además de los objetivos nacionales, las estrategias, prioridades y programas que regirán la actuación de las Dependencias y Entidades de la Administración Pública Federal. Mediante un nuevo modelo de comportamiento y cultura política basada en la ética pública. (4)

El desarrollo de cada una de las funciones se apoya en doce principios fundamentales.

- Humanismo
- Equidad
- Cambio
- Inclusión
- Sustentabilidad
- Competitividad
- Desarrollo regional
- Apego a la legalidad
- Gobernabilidad democrática
- Federalismo
- Transparencia
- Rendición de cuentas

Estos fragmentos al momento de su interpretación nos ubican en el concepto que Platón denominó “La Cosmovisión Idealista”.(5) Cada persona tiene su propia cosmovisión, sus propias ideas, respecto de las cosas, las personas, las normas, los valores y el universo en general.

En el caso de los Servidores Públicos su cosmovisión e interpretación de las cosas evoluciona con la edad, el medio ambiente, la cultura de la gente y los valores entre otros, estos le sirven para construir y explicar su propia visión de las cosas, mismas que apenas son una sombra de la verdadera realidad.

En base a lo anterior vemos que la verdad absoluta es relativa y esta va de acuerdo a su interpretación de las normas, si analizamos lo que contempla el Webster´s New Collegiate Dictionary (2002) define a la ética como “la disciplina que estudia lo que es bueno y lo que es malo, y la obligación y el deber moral”. El problema en el Servidor Público lo constituye la existencia del mal considerado como un problema real, entonces ¿Qué obliga al Servidor Público actuar con ética?, si no es la ley, entonces es la actitud que este debe de asumir frente al mal.

Si partimos del hecho que constantemente se están presentando situaciones de riesgo como son la corrupción, la impunidad, el atropello, la intolerancia, el rechazo, la descortesía, la discriminación entre otros (6), el Servidor Público es tan vulnerable que nadie puede mantenerse ausente o alejado de estos hechos, lo que se pone en cuestión del bien y el mal, es la actitud del Servidor Público frente a tales situaciones. Hay autores como Maquiavelo (7), que sostienen la intrínseca necesidad de la existencia del mal.

Los filósofos tomistas, señalan que al no existir el bien queda un hueco y por eso decimos que se da el mal, lo que llamamos malo es tan solo la privación de un bien.

Cualidades del Servidor Público

El objetivo principal del Estado es el logro del bien común, el bienestar social, su eficiencia del mismo se medirá en relación de que todas las acciones que se realicen estén enfocadas a garantizar este fin.

La Administración Pública es el medio y la estructura de que dispone el Estado para garantizar el cumplimiento de sus objetivos (8). Esto es a las personas que integran y conforman dicha armazón Institucional, llámeseles Servidores Públicos, Colaboradores, Administradores o Funcionarios Públicos, deben ser personas dignas, respetadas y honestas. Donde el factor moral constituye uno de los elementos primordiales de los programas y políticas de Gobierno.

La sociedad en general tiene la percepción negativa y adversa del quehacer gubernamental debido a los problemas de corrupción, opacidad y discrecionalidad, y a la deficiente cultura de rendición de cuentas en el sector público.

Esto repercute de manera sustantiva en la imagen y desempeño de la Administración Pública Federal en su conjunto, lo que hace necesario mejorar la organización y la operación de sus instituciones, de sus recursos y gestión. (9)

Donde el Servidor Público debe necesariamente ajustar su comportamiento a una serie de ordenes, normas y lineamientos de tipo moral, ya que la mayoría de sus funciones ante la sociedad resultan ser casi-sacerdotales.

En consecuencia, el Servidor Público debe ser un ejemplo de moralidad, donde el cumplimiento del deber y el orgullo de ser Funcionario Público, se debe vivir día a día para recobrar la confianza de la ciudadanía. (10)

Cabe aclarar que con la figura de Administrador Público, nos referimos también a aquellas personas que desempeñan funciones de alta dirección, Directores, Gerentes, Subgerentes, Jefes de Proyecto, Jefes de Área, Especialistas en Hidráulica en si todo el personal administrativo, llámesele de confianza o de base (11), en cuya separación no estoy de acuerdo ya que todos buscamos un mismo fin que es el bien común, los cuales a veces llegamos a pensar que por disposición gubernamental estamos dispensados de la observancia de las normas morales y éticas, de adoptar una conducta moral aceptable, y pretender que la ciudadanía nos sirva a nosotros mismos, pasando por alto que las funciones que desempeñamos deben estar orientadas al logro de la satisfacción del cliente y ciudadano (12), ya que este es quien paga nuestro sueldo a través de sus contribuciones (13).

Justificación

La importancia de un texto o una norma donde se contemplen los principios básicos de Legalidad, honradez, Lealtad, Imparcialidad y Eficiencia entre otros (14) , considero que cubren este hueco el cual constituye el bien, como un valor positivo, cuando este se da, se conoce, se difunde y se vive, estaremos contestando la pregunta de que no se puede obligar al Servidor Público actuar con ética, ya que esta constituye la esencia de todo ser humano.

Conclusión

El Código de Ética lo podemos considerar en un principio como una norma piloto, es decir como un indicador mediante el cual nos guíe sobre lo que es correcto y no como algo obligado a cumplir.

También es necesario considerarla como una norma Institucional de carácter constructivo, es decir que funcione como una grabación en el subconsciente de los Servidores Públicos para no perder el foco o la dirección.

El Código de ética nos proporciona una serie de ideas y conceptos que ayudan a entender la diversidad de criterios morales y a partir de estos conceptos es posible edificar una ética mas acorde con los valores, principios y costumbres, traducido en la capacidad del Servidor Público para crear, pensar y desarrollar actitudes mas acordes con su visión del mundo.

Este Código de Ética, se constituye como un instrumento del Servidor Público, traducido en la capacidad para crear y motivar su criterio traducido en una serie de

normas, que lejos de limitar o coartar su libertad, le dan los elementos para desarrollar su creatividad acorde con las funciones y niveles a desempeñar dentro de la Función Pública.

Además estos principios contemplados en el Código de Ética, no son limitativos única y exclusivamente para el ámbito laboral, sino que traspasan las fronteras culturales y familiares.

Por lo consiguiente el Servidor Público, el cumplimiento de dicho Código no debe ser por temor o por castigo, sino por su propia conveniencia y por respeto al deber así como a las funciones encomendadas.

1. Raúl Gutiérrez S. Introducción a la ética, cap. II
2. Larouse, Primera edición, 34° reimpresión
pues propone reglas de conducta (racionales), y estudia los actos humanos de acuerdo a si son o no adecuados al bien común.
3. Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, Capítulo I, de las Garantías Individuales.
4. Plan Nacional de Desarrollo 2001-2006
5. Historia de las Doctrinas Filosóficas, Edit. Esfinge
6. (Programa Nacional de Combate a la Corrupción y Fomento a la Transparencia y el Desarrollo Administrativo 2001-2006)
7. (Nicolás Maquiavelo, El Príncipe)
8. (Ley Orgánica de la Administración Pública Federal)
9. Agenda Presidencial del Buen Gobierno, Gobierno Honesto y Transparente.

10. Mario Moreno Cantinflas, El Ministro y Yo
11. Ley Federal del Trabajo apartado “B”, Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado
12. Modelo de Calidad INTRAGOB, Criterio 1 Satisfacción del Cliente y Ciudadano
13. ley de Ingresos y Presupuesto de Egresos.
14. Diario Oficial de la Federación, 31 de julio de 2002.

 

C. Mario Alberto Cedillo Osorio

mcedillooarrobahotmail.com

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.