Conocimientos, valores, emociones en el liderazgo gerencial

Autor: Ing. Carlos Mora Vanegas

Liderazgo

16-01-2008

Un liderazgo no se puede improvisar y aceptar que ello conlleve a que una persona lo sigan simplemente porque les genera simpatía, confianza, pero que realmente se desconoce cuáles son sus valores, conocimientos que garantizan resultados, enfrentamiento a las situaciones y generar los cambios necesarios, así como manejar adecuadamente las emociones tanto de de sus seguidores, como de él mismo.

En el caso de nuestro análisis, concentrado en el liderazgo gerencial, especialmente en el sector empresarial venezolano, es necesario revisar como ha sido el comportamiento de los líderes formales que la empresa establece, cuáles han sido los resultados, qué se ha aprendido de ello, y lo que es más importante, cuál es el futuro, qué se puede esperar del nuevo líder que genere los cambios, enfrente los retos, de paso a su creatividad, iniciativa, estrategias que garanticen resultados positivos.

Se sabe, que las empresas venezolanas, especialmente su sector más relevante como son las Pymes se caracterizan por una ausencia de liderazgo innovador, creativo, con conocimientos sólidos gerenciales, estratega, capaz de enfrentar los cambios, un verdadero coaching ontológico que maneje adecuadamente las emociones, los valores que el presente demanda, especialmente en un escenario turbulento, riesgoso, lleno de incertidumbres como el que actualmente afronta el país.

Muchos de sus gerentes ocupan los cargos por ser propietarios, amigos de la familia, compadrazgo, política sin determinar si realmente se tiene el líder gerencial que el tiempo presente demanda, en donde loa retos, los cambios, las oportunidades, amenazas, deben ser enfrentados por líderes con vastos conocimientos, capaces de manejar y motivar cohesivamente a los grupos en pro de alcanzar la productividad de ofrecer la calidad que la competitividad exige.

En un interesante escrito sobre estos tópicos Alex Rovira, manifiesta, que liderar consiste paradójicamente en servir. Todo desarrollo, ya sea intelectual o personal, nace cuando nos adaptamos en el ejercicio del trabajo basado en la voluntad y la consciencia a las actuaciones de cambio y crisis que nos presenta la vida. Los valores y las emociones son la fuerza que da la autoridad a un líder. “No es nuestra oscuridad, si no, nuestra luz, lo que más nos atemoriza”, asegura Alex Rovira. La adaptación es pensar: ¿qué es lo que puedo hacer con lo que me queda? “Quien tiene algo a lo que amar o alguien a quien amar, cuenta con la energía necesaria para seguir”.

Rovira asegura, que lo importante, no es lo que nos sucede, si no, la actitud que tenemos ante lo que nos sucede. Liderar es el arte de influir sobre las personas para que trabajen con pasión, en la consecución de sus objetivos. “Las emociones mueven la realidad tanto en la vida como en los negocios”.

Un buen líder debe ser un ejemplo para sus seguidores, en donde sus valores jamás pueden ser mancillados, al contrario son su avales que garantizan confianza , seguridad, integridad, autoestima, respeto.

Debe obrar con buenas acciones, cumplir con la promesa de la palabra dada, con el logro de los objetivos establecidos , dentro de una atmósfera de democracia, participación, motivación, sin dejarse tentar de las ambiciones del poder , ni darle paso a preferencias individuales, debe ver a su equipo como un todo integrado, cohesivo.

El buen líder gerencial , con valores bien definidos y puestos en práctica, además de tener un conocimiento claro de si mismo, apoyado de un constante autoanálisis de día a día , está comprometido a transformar sus debilidades en fortalezas, corregir sus errores, planificar , no improvisar, evaluar la realidad del clima que ha generado, debe saber manejar adecuadamente las emociones de sus seguidores y la propia a fin de consolidar su liderazgo , sin hacer uso exagerado del poder, ni de la amenaza.

A todo ello, se debe agregar un aspecto que muchos líderes descuidan como es su formación académica, la necesidad de contar con los conocimientos necesarios que se requieren para actuar adecuadamente de acuerdo a los requerimientos que los escenarios del presente demandan. No puede permanecer marginado de los conocimientos que se manifiestan en el diario vivir y que son necesarios para dar paso a acciones planificadas, ordenas, no improvisadas, que permitan interpretar los cambios, generarlos y afrontar las amenazas, así como saber aprovechar las oportunidades.

Por último, está el que un un buen líder no debe descuidar el manejo de las emociones de sus miembros, conducirlas de tal forma, que conlleven a resultados que beneficien a todos, que le den paso a clima armónicos, constructivo, dentro de una atmósfera de respeto, pertenencia, cohesividad.

Debe sorprenderse el líder como maneja su emoción, sus sentimientos, cuál es la imagen que proyecta de acuerdo a ellos, aspecto, que muchos líderes en el presente han descuidado y deja mucho que decir de su comportamiento, de su imagen, de lo que se espera de él.

Ing. Carlos Mora Vanegas

El Dr. Mora es Ingeniero - Administrador, Profesor Titular en el Área de estudios de Postgrado de la Universidad de Carabobo (Venezuela)

cmoraarrobapostgrado.uc.edu.ve

camv12arrobahotmail.com

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.