El comercio electrónico como impulsor de la cooperación interempresarial en Cuba

Autor: Lic. Juliette Barrios Fernández e Lic Liset Fundora González

Tecnología e internet

30-05-2008

La utilización del comercio electrónico tanto de cara a la exportación como al mercado interno mayorista en Cuba impone la necesaria coordinación y cooperación entre varios actores que permitan y viabilicen las transacciones comerciales. Esto demuestra la importancia que suscita el comercio electrónico para la creación de redes de cooperación entre las empresas nacionales con vistas a fortalecer los intercambios comerciales que se generen.

El presente trabajo tiene como objetivo reflexionar acerca de la importancia que representa para Cuba la utilización del comercio electrónico como fomento a la cooperación interempresarial.

Introducción

El mundo actual se caracteriza por el desarrollo tecnológico vertiginoso y por la gran velocidad de los procesos y actividades humanas que estos cambios generan. Las producciones que antes tardaban meses ahora demoran horas, lo que ayer se hacía en una hora hoy se hace en un minuto; todo esto aparejado de una disminución considerables de los costos de tiempo y capital.
El comercio no es la excepción a este proceso de perfeccionamiento, la compra y venta de mercancías mediante el contacto físico ha sido sustituida gradualmente por otras vías de intercambio hasta llegar a lo que hoy conocemos como comercio electrónico o e-commerce.

Esta nueva modalidad de comercio, se apoya de los avances tecnológicos que existen hoy en día (Internet, computadoras relativamente fáciles de utilizar y adquirir, correo electrónico, etc.) y debido a la comodidad y rapidez que le imparte a las transacciones comerciales ha pasado a ser la vía más utilizada dentro del Primer Mundo, para ofertar y adquirir productos o servicios.

Los países del Tercer Mundo, por su parte, aunque no utilizan el e-commerce con la misma intensidad, se han visto en la necesidad de incorporarse a esta práctica comercial para no quedar rezagados en el mercado, principalmente las empresas que se dedican a la exportación de productos.

Cuba, no puede estar de espaldas a las nuevas tendencias que imponen el mercado internacional. Es necesario que la práctica del comercio electrónico sea cada vez más concientizada, sobre todo para aquellas empresas que de cara a la exportación pretenden escalar posiciones exitosas en el mercado.

A su vez, dentro de sus fronteras también es necesario el fomento del comercio electrónico entre empresas como vía para elevar la velocidad de respuesta al mercado.

La utilización del comercio electrónico tanto de cara a la exportación como al mercado interno mayorista impone la necesaria coordinación y cooperación entre varios actores que permitan y viabilicen las transacciones comerciales, la concepción del soporte electrónico, el fortalecimiento de la oferta, etc.

Esto demuestra la importancia que suscita el comercio electrónico para la creación de redes de cooperación entre las empresas nacionales con vistas a fortalecer los intercambios comerciales que se generen.

Por tal motivo, el presente trabajo tiene como objetivo reflexionar acerca de la importancia que representa para Cuba la utilización del comercio electrónico como fomento a la cooperación interempresarial.

1.-El comercio electrónico como impulsor de la cooperación interempresarial

La cooperación interempresarial y sus beneficios para las PYMES

La cooperación entre empresas o cooperación interempresarial es un fenómeno que ha venido tomando auge desde la década de los 70 del pasado siglo. De acuerdo a las definiciones que da elDiccionario de la Real Academia Española (DRAE) a las palabras cooperar y cooperación, se puede inferir que la cooperación interempresarial no es más que el conjunto de acuerdos y acciones que toman dos o más empresas para trabajar conjuntamente por un objetivo común determinado.

Debido al fenómeno de globalización de la economía, mantener las ventajas competitivas por parte de una empresa exige, cada vez más, flexibilidad, capacidad de respuesta y capacidad de adaptación a unas condiciones que cambian rápidamente. A esto se le une la existencia de grandes transnacionales que amenazan con arruinar a las pequeñas y medianas empresas.

En un medio tan competitivo y hostil, a las empresas se les hace vital estrechar lo más posible las relaciones a lo largo de la cadena: proveedor-productor-distribuidor-consumidor; por lo que formar pequeñas alianzas y pactos de cooperación con otras empresas ha pasado a ser una práctica necesaria para la supervivencia y permanencia en el mercado.

Uno de los ejemplos más conocidos de cooperación entre empresas es el de la región de Emilia-Romagna, en el norte de Italia, donde se produce una colaboración interempresarial, a través de la fabricación flexible de varios productos, utilizando los conocimientos especializados de cada empresa.

Los polos industriales italianos, que comprenden miles de pequeñas empresas especializadas en sectores industriales específicos, como las losetas cerámicas, los tejidos de lana y la maquinaria agrícola; han alcanzado un excelente nivel en materia de innovación y de capacidad de respuesta al mercado, gracias a una combinación de competencia y cooperación, contando también con centros de servicios que ofrecen ayuda en temas tecnológicos y en mercadotecnia.

En dependencia de las condiciones, características y objetivos que tengan las empresas, va a variar la cooperación a establecer (tiempo de duración, organización, repartición de las ganancias y gastos, etc.), es por ello que existen distintos tipos de cooperación interempresarial; como por ejemplo: las asociaciones estratégicas, las alianzas a corto plazo y las relaciones contractuales. Las relaciones empresa-universidad para determinadas actividades de investigación y desarrollo son otra forma de cooperación.

Una de las más peculiares variantes de cooperación interempresarial es la llamada ecología industrial. A grandes rasgos, la ecología industrial presenta un sistema en el que los residuos de una empresa (outputs) se convierten en la materia prima de otra (inputs), esto crea un "ciclo cerrado" en el que se desechan menos materiales. Se trata, pues, de agrupar en una misma zona a tantas empresas como sea posible, siempre y cuando estas cumplan con el requisito de asimilar los desechos de otra(s) de las empresas o suministrarle(s) sus propios desechos como materia prima. El ejemplo más conocido de ecosistema industrial es el de Kalundborg , una pequeña zona industrial en la costa de Dinamarca.

La simbiosis industrial de Kalundborg comenzó a desarrollarse en los años 70, cuando varios participantes, tratando de reducir sus costes y de cumplir los reglamentos establecidos, buscaron formas innovadoras de manejar sus residuos y de utilizar el agua potable de modo más eficaz. Los intercambios de energía y residuos estaban proyectados, inicialmente, para encontrar usos rentables de los residuos y de la energía no utilizada. Con el tiempo, sin embargo, los empresarios descubrieron que se podían obtener también beneficios medioambientales significativos con este innovador sistema de intercambios.

Algunos especialistas se refieren a estos grupos de empresas que cooperan entre sí como redes de empresas. Algunas de estas redes están muy desarrolladas e incluyen estructuras de gestión y programas formales, mientras que otras están menos formalizadas. Los ejemplos de redes cooperativas pueden incluir: investigación y desarrollo (I+D); fabricación y montaje de productos; formación; compras; y marketing. Para las empresas pequeñas y medias participantes, las redes son:

- un medio para aumentar las economías de escala
- una vía para competir con las grandes corporaciones
- una posibilidad de disminuir los costes y crear organizaciones que "aprenden" continuamente.

Por otra parte, las autoridades nacionales y regionales de todo el mundo han formulado programas para favorecer la creación de redes de empresas. El Business Links Programme en Gran Bretaña (Grayson, 1996) y la política de redes y "clusters" de Québec (Ferland, Montreuil y Poulin, 1996) son intentos para conseguir los beneficios de la cooperación interempresarial.

Resulta obvio que la cooperación entre empresas constituye una variante bastante atractiva y práctica, pues con ella se logra:

ü Disminuir costos
ü Mejorar la calidad del producto que se ofrece
ü Incrementar el valor del producto
ü Hacer frente a la competencia
ü Incrementar ganancias.
ü Mejorar las condiciones laborales y salariales apartir de los resultados incrementales obtenidos con la cooperación.

En el logro de una cooperación acertada, la comunicación entre sus miembros juega un papel decisivo. Obtener y compartir información de forma rápida y precisa, se hace vital en el logro del acoplamiento exitoso de varias producciones (generalmente de productos diferentes); pero no solo eso, sino poder llevar a cabo las transacciones monetarias y divulgación de los productos con la velocidad que exigen los nuevos tiempos. Estos procesos se ven enormemente socorridos por los medios de comunicación digital actuales y sus derivados, como por ejemplo: Internet, el correo electrónico, el fax y el comercio electrónico, entre otros.

Relación existente entre comercio electrónico y cooperación interempresarial.

Debido al exceso de oferentes en muchos sectores de la economía, los clientes se vuelven cada vez más exigentes porque lo que no encuentra en un oferente puede buscarlo rápidamente en la competencia. Es muy importante pensar de cara al cliente y anticiparse a las necesidades y deseos de éstos.

La propagación cada vez mayor que tiene el uso de la internet entre los consumidores y el poco tiempo que en muchos casos se le dedica al proceso de compra, el cliente piensa con rapidez en buscar en la internet información sobre lo que desea comprar y conocer cuáles oferentes poseen lo que él demanda.

En este sentido la empresa debe pensar que la creación de una página web que brinde de manera detallada cuáles son los productos o servicios que oferta la empresa es de vital importancia para darse a conocer en el mercado.

Resulta que de manera creciente el cliente desea ver los productos a través de catálogos en la web, saber cuál es la empresa que los vende y además comprarlos directamente a través de la internet, es decir que se lleve a cabo una compra electrónica.

La propia empresa en solitario no puede en muchas ocasiones hacerle frente a este mundo inmerso en una computadora sino que obligatoriamente debe cooperar con otras empresas para poder satisfacer las exigencias crecientes de los clientes y de esta manera enfrentar a los competidores.
Una empresa puede necesitar iniciar relaciones con un banco que de servicos en línea así como con empresas que se dedican a montar todos estos sitemas en la red.

La cooperación resulta inevitable cuando se habla de comercio electrónico. No solo de aquellas empresas que brindan los servicios que garantizan su funcionamiento sino además con otras empresas que tal vez complementan una oferta más atractiva de los productos de la empresa.

Dígase por ejemplo que una empresa que brinda servicios de asistencia técnica puede complementar su oferta con la venta de ciertos productos que necesite el cliente y que guarden relación con el servicio básico en cuestión.

Dicho de otro modo se establece una relación entre la cooperación empresarial y el e-commerce que a ambos procesos favorece, complementa y facilita.

Es decir, el comercio electrónico alienta de manera decisiva la cooperación entre las empresas.
Utilizar el e-commerce en el marco de una cooperación interempresarial o red de empresas, brinda:

ü Rapidez, pues las condiciones actuales de Internet garantizan que la información llegue a su destino casi al mismo tiempo en que es mandada.

ü Seguridad, porque como son empresas que han establecido convenios formales no hay peligro considerable de que intenten estafarse a la hora de hacer las transacciones monetarias. Las transacciones monetarias pueden estar en función de la compra de materias primas entre ellas, a otras empresas o de forma conjunta; la venta de los productos entre sí, el aporte de fondos comunes para financiar mejoras tecnológicas, investigaciones o servicios que beneficien al grupo, etc.

La compra de artículos por Internet se ha vuelto una práctica común por lo cómodo que resulta, de ahí que a toda empresa le resulte beneficioso vender sus bienes o servicios utilizando esta vía, no obstante no todas tienen condiciones que les permitan aprovechar esta oportunidad.

Acceder a Internet y crear una página en la que se ofrezcan los productos no es una tarea muy complicada, pero garantizar que estos lleguen a sus destinatarios una vez vendidos supone en ocasiones gastos que la empresa no puede afrontar y por ello se ve obligada a abandonar la práctica del comercio electrónico.

Algunos ejemplos de esto son las empresas que se dedican a vender artículos sólidos como: libros, ropa, flores, electrodomésticos, perfumes, etc., que requieren ser mandados al cliente mediante agencias de entrega, personas especializadas en la entrega a domicilio, etc.; por no mencionar que la mayoría de las veces se trata de clientes extranjeros y hay que incurrir en gastos de exportación.

Una solución para aquellas empresas que se encuentren en esta situación puede ser establecer acuerdos de cooperación con empresas que se dediquen al envío de paquetes, de esta forma ellos producirían y comercializarían los productos y la otra empresa los haría llegar a los destinatarios, obteniendo ambos beneficios.

2. El comercio electrónico en Cuba. Su importancia para alentar la cooperación entre empresas.

En nuestro país el servicio de Internet no se encuentra al alcance de todos los cubanos y por tanto estos no pueden participar activamente en el comercio electrónico y la actividad económica empresarial está controlada, en su mayoría, directamente por el gobierno; es por ello que resulta más apropiado referirse en el caso cubano a la evolución y características del e-commerce de tipo B2B, es decir, el comercio entre empresas, y el comercio B2C, que en este caso sería entre empresa y consumidor extranjero (empresas exportadoras).

En Cuba, muchas empresas han comenzado a utilizar, algunas ya desde la pasada década, el comercio electrónico para la comercialización de sus productos.

La primera empresa en utilizar el comercio electrónico fue ARTEX en 1996 con la inauguración de una tienda virtual para la venta de casetes y CDs de música cubana, meses después Granma Internacional Digital ofrecía en su página web la posibilidad de comprar en línea la edición impresa, luego TELEDATOS y CIMEX con la misión de realizar transacciones monetarias electrónicas correspondientes al envío de remesas a Cuba; así mismo encontramos a CUBANACAN y su sitio Cubacar, -un rent-a-car desde cualquier país-, que se las ingenia para vender reservaciones hoteleras y souvenires por vía electrónica.

Otras empresas como InfoMaster, Global Philatelie, y Génesis Multimedia comercializan softwares educativos, filatelia cubana y discos compactos multimedia, respectivamente, mientras Gran Caribe, la turcadena, alquila habitaciones de sus hoteles desde su web, entre otras.

Otras empresas como GENIX, Tecnomática, SITRANS, ACINOX, TECUN y la Corporación Copextel también han incursionado en este frente.

Ya en el 2001 existían 16 sitios B2C con ventas por 1 150 000 dólares, fundamentalmente en remesas de dinero, paquetes de turismo y ventas de comestibles, electrodomésticos y perfumería.

Hoy en día, entre los sitios cubanos que se dedican al comercio electrónico más populares están comprad’todo.com y bazarvirtual.com, los cuales se dedican fundamentalmente a la exportación de productos y servicios, con la peculiaridad de que estos productos pueden ser comprados por personas que no viven en Cuba y ser entregados a domicilios cubanos; por ejemplo: si el Sr. Pérez, que vive en Argentina, desea regalarle a su tía cubana un ramo de rosas o un televisor en su cumpleaños, a través de uno de estos sitios webs puede comprar el producto y este es entregado a su tía en la fecha que el Sr. Pérez decida.

Sin embargo, aunque vale destacar el papel que han desempeñado las empresas promotoras de estos sitios en el desarrollo de tiendas virtuales, cabe mencionar que aún muchas otras aún no consideran la importancia de su empleo y sobre todo aquellas que pretenden escalar posiciones exitosas en los mercados internacionales.

También cabe mencionar que en muchos casos no se explota al máximo los beneficios y fortalezas que pueden otorgarle a una empresa y a su imagen en la internet si cooperara con otras empresas que producen bienes complementarios a su oferta o que soportan los servicios básicos que dan como entrega a domicilio, pagos electrónicos, etc.

Principales inconvenientes que influyen en el desarrollo del comercio electrónico en Cuba.
Estas empresas han sabido llevar a cabo dicha actividad enfrentándose y venciendo numerosas trabas, entre ellas:

- la dificultad de realizar cobros y pagos en línea : Las cuentas en monedas libremente convertibles del entorno empresarial cubano se encuentran en el BFI, en el Banco Internacional de Crédito S.A.(BICSA), en BANDEC, en el BPA y en el Banco Metropolitano y estos todavía no están preparados para transacciones de comercio electrónico en tiempo real, el único banco que ha desarrollado una interfase para hacer transacciones de e-commerce es BANDEC, aunque esta no se utiliza por falta de acuerdos entre las empresas y el banco; por tanto mientras no se logre crear un sistema que conecte a estos 5 bancos, las transacciones monetarias seguirán siendo lentas, y obstaculizando la realización exitosa del comercio electrónico.

- conocimientos incompletos o inexactos sobre Marketing que hacen poco atractivas o informativas las webs para los clientes.

- las restricciones que impone el Bloqueo Económico Norteamericano al país: Desde el año 1962, Cuba tiene prohibido el acceso a las telecomunicaciones y equipos de cómputo de cualquier compañía o subsidiaria estadounidense, está imposibilitada de acceder a las redes globales mediante cable submarino de fibra óptica, las personas o empresas que desean comprar productos cubanos y poseen tarjetas de crédito emitidas por bancos estadounidenses, no pueden enviar sus dólares a una cuenta cubana, porque esos bancos automáticamente cancelarían la operación, por el acoso que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos despliega en el ámbito financiero y comercial contra Cuba, muchas veces el pago on line se tiene que hacer a través de una tercera entidad financiera (no norteamericana) que cobra una comisión por este servicio, entre otros ejemplos.

- los trámites de Aduana que conlleva la exportación de productos retardan y encarecen la entrega de los mismos.

Otras barreras al desarrollo del comercio electrónico en Cuba, según la Comisión Nacional de Comercio Electrónico , son los problemas de infraestructura de conectividad y servicios informáticos, de logística, de certificación y registro, la falta de personal capacitado, entre otras.

No todas estas dificultades pueden ser solucionadas, pues algunas no dependen del gobierno cubano (por ejemplo el bloqueo económico impuesto a Cuba por parte del gobierno norteamericano), pero otra pueden ser corregidas gradualmente mediante el establecimiento de convenios de cooperación entre las empresas que estén involucradas con el proceso en sus distintas etapas.

Por ejemplo si se logra crear un mecanismo mediante el cual los distintos bancos que manejan las cuentas en monedas libremente convertibles operen conjuntamente, se solucionaría el problema de la lentitud en las transacciones monetarias. Por otra parte establecer convenios entre las empresas y centros de estudio o la Universidad, permitiría corregir los problemas que tienen de las empresas en comunicación, distribución, diseño del producto, etc.

El establecimiento de acuerdos entre las empresas que exportan productos comercializados a través del comercio electrónico y la Aduana, permitiría encontrar y aplicar mecanismos de declaración de productos y pago de impuestos que disminuyan los costos de las empresas y aumentar la rapidez de entrega, y con ello la satisfacción del cliente.

Un ejemplo de esto es el caso de la empresa Artex, la cual se vio obligada hace algunos años a cerrar a causa de los elevados costos de envío: la empresa debía pagar una declaración de mercancía por cada envío que se hiciera, lo cual implicaba un gasto de dinero y tiempo imposible de asumir. Ante esta situación la Aduana hizo una excepción y comenzó a tomarle a la empresa una declaración mensual de todos los productos para, a partir de esa experiencia, definir cómo regular tales exportaciones; con lo cual la permanencia de esta en el mercado electrónico fue posible.

Otra variante al desafío que constituye para las empresas cubanas llevar a cabo el e-commerce es la creación, antes de comenzar a practicar esta actividad, de alianzas o pactos con empresas que puedan apoyarla, por ejemplo: si una empresa que se dedica a la producción de ron de pronto decide comenzar a comercializarlo a través de Internet, pero se da cuenta de que no cuenta con las condiciones adecuadas para hacerlo llegar a los posibles compradores, puede concertar acuerdos de cooperación con otra empresa que se especialice en envío de paquetes, y de esta forma podría comercializar exitosamente su producto.

La utilización de la comunicación digital para la comercialización de productos representa, hoy en día, una oportunidad de mercado que aquellas empresas que desean triunfar no pueden pasar por alto.

Cuba posee toda una serie de productos atractivos para el mercado extranjero: música, tabaco, ron, enseñanza a distancia, telemedicina, productos y servicios informáticos, consultorías, productos culturales, viajes y otros servicios turísticos; que comercializados a través del comercio electrónico, medio más popular de compra-venta actualmente, represarían una fuente de ingresos cuantiosos para el país que, dadas las enormes restricciones económicas a las que se ve sometido por parte del Bloqueo, no se puede dar el lujo de desaprovechar.

Bajo estas condiciones, la cooperación interempresarial, es uno de los medios más idóneos para lograrla.

Conclusiones

El comercio electrónico es una opción cómoda, económica y rápida para comercializar productos, tanto desde el punto de vista de los vendedores como de los compradores. En casi todo el mundo este ha sido aceptado como práctica mercantil y su creciente auge es una realidad; de ahí que a las empresas que aún no lo utilizan no les queda más remedio que comenzar a dar pasos en su implementación o quedar en franca desventaja ante la competencia.

Por su parte, la cooperación interempresarial se alza como una alternativa factible, económica, eficiente y hasta cierto punto ecológica, al peligro que representa la presencia en el mercado de las grandes empresas, en especial las transnacionales, para las pequeñas y medianas empresas de todo el planeta. Su utilización no solo representa la permanencia en el mercado para muchas de estas, sino una forma de solidificar la posición que tienen en éste.

Estos procesos no están ajenos el uno del otro, sino que entre ellos se establece una relación beneficiosa de doble vía, o sea, que favorece a ambos. Así pues encontramos que el e-commerce le brinda a la cooperación interempresarial rapidez y seguridad en las transacciones comerciales llevadas a cabo; mientras que sin una adecuada cooperación interempresarial no es posible que el proceso de comercialización electrónica sea llevado a buen término, en especial cuando éste implica la entrega domicilio o la exportación de artículos.

Cuba, no se mantiene al margen de estos procesos, aunque aún queda mucho camino por recorrer hacia una implementación generalizada y funcional de los mismos en el territorio nacional.

Los problemas que enfrenta el país son en gran parte remediables, aunque para ello es necesario que las empresas comprendan la necesidad e importancia que tienen para la actividad económica los procesos de comercio electrónico y la cooperación entre las empresas, así como la asistencia técnica de especialistas y medios materiales con los que llevarlos a cabo.

Recomendaciones

- Profundizar en el estado actual de los convenios que existen entre las empresas cubanas para poder saber qué otras empresas pueden acogerse a éstos y evaluar los resultados que con los mismos se ha obtenido.

- Que se les informe a los directores de las empresas que están o deberían estar involucradas con dichos procesos sobre las características, ventajas e importancia de los mismos; para que comprendan mejor la necesidad de su aplicación y puedan tomar mejores decisiones en pos de lograr un mejor funcionamiento de los mismos.

- Informar a las empresas cubanas más avanzadas de la existencia de sitios webs como “BazarVirtual” y “Compra D´Todo” para que se integren a los mismos y obtengan una nueva vía de comercializar sus productos o servicios, a la vez que se diversifica la oferta de estos sitios y se fortalece la imagen de los mismos.

- Que las empresas cubanas que actualmente están vendiendo sus productos mediante el comercio electrónico, reciban asistencia especializada en Marketing e Informática para que puedan mejorar la forma en que presentan y promocionan sus artículos, así como resolver algunas dificultades técnicas como: disminuir el tiempo de espera en las páginas webs y lograr un funcionamiento seguro y veloz de los vínculos utilizados.

Bibliografía

Alonso, Iramis; Pradas, Toni y Jiménez, Eduardo / El Economista de Cuba ONLINE. La Habana. Cuba / www.eleconomista.cubaweb.cu/2002/nro160/160_308.html
Artículo “La cooperación interempresarial en España. Tendencias y evidencias empíricas” / www.cervantesvirtual.com/FichaObra.html?Ref=13122&ext=pdf
El comercio electrónico en la realidad jurídica cubana. www.monografias.com/trabajos40/comercio-electronico-cuba/comercio-electronico-
Juliette Barrios, Mallelín Bolufé. Artículo: “La Web como herramienta de comunicación para empresas exportadoras”
Lineamientos del comercio electrónico en Cuba. alejandro313.googlepages.com/lineamientoscomercioelectronico.
Pradas, Toni / www.eleconomista.cubaweb.cu/2000/nro46/46_161.html
Propuesta de acciones para impulsar el desarrollo del comercio electrónico en Cuba alejandro313.googlepages.com/Propuestadeaccionesparaimpulsareldesarrollodel.ppt –
Revista Betsime-La Revista del empresario cubano: www.betsime.disaic.cu/secciones/jur_enemar_07.htm
Rosenthal, Edward y N. McGalliard, Thomas / “Desarrollo eco-industrial el caso de Estados Unidos” / The IPTS Report - Núm. 27, Septiembre 1998 / http://vlex.com/vid/117597
Sarasa López, Miguel Ángel / “Presente y futuro del comercio electrónico”/ www.iec.csic.es/criptonomicon/articulos/expertos25.html
Situación actual y perspectivas del comercio electrónico en Cuba www.aladi.org/.../40b793de37687ff303256dd30068817f/014c8435189d532b03256a8000598cf2/$FILE/Cuba.pdf.

Lic. Juliette Barrios Fernández

Profesora adiestrada, Facultad de Economía U.H.

Lic Liset Fundora González

juliettearrobafec.uh.cu

 

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.