Su empresa: una orquesta sinfónica

Autor: Lic. Jorge A. Arias Romero

Liderazgo

10-02-2011

¿Eligió cuál melodía va a tocar?

Un nuevo escenario para 2011

Sin duda 2011 trae consigo un sinnúmero de retos y oportunidades para todos nosotros. En el marco de la economía mundial y del mercado, el factor de diferenciación y posicionamiento para nuestros clientes seguirán siendo objetivos fundamentales para lograr, si es que deseamos permanecer vigentes con nuestros productos y servicios, y realmente VIVOS para nuestros competidores.

Las cifras macroeconómicas revelan que los países requieren trabajar en fórmulas que estén asociadas a mejorar el nivel de empleo, así como a la recuperación de los volúmenes de ventas y mejoramiento del servicio en el mercado.

¿Cómo se siente para enfrentar éste reto? ¿Está dispuesto a cambiar?

La primera pregunta fundamental para muchos empresarios es si ya tienen Alineados todos los procesos internos para alcanzar sus más altos propósitos y si no es así, si están dispuestos a cambiar y a invertir lo necesario para recuperar la credibilidad de su gente para que ésta los siga en su proyecto de empresa.

Muchos propósitos, mucha acción

Es importante darse cuenta que el mundo está lleno de propósitos pero que pocos realmente son alcanzados porque continuamos haciendo lo mismo que hemos venido haciendo durante tantos años.

No hemos querido salirnos de nuestra “zona segura” para aventurarnos a conquistar nuevas oportunidades. “Las ideas son baratas y adquieren su valor únicamente cuando se ponen en acción”.

Se requiere pues, definir de nuevo el rumbo en su Plan de Negocio” y asegurar que todo su equipo lo siga con entusiasmo. Se requiere facultar a los demás para alcanzar sus mejores resultados y para ello necesitan invertir en su gente. ¡Es hora de un cambio en su Gestión de Liderazgo!

¿Listos los instrumentos y los músicos?

Un líder además de saber hacia dónde va, sabe que deberá Alinear su equipo de personas con los procesos e instrumentos para que pueda tocar una buena melodía.

No deje éste punto al destino. Antes de comenzar a hacer conjeturas (Plan de Negocio), asegúrese de que, tanto músicos como instrumentos poseen lo necesario para llegar a dónde usted pretende, de lo contrario fracasará en su intento.

Muchos ejecutivos se reúnen en la cúpula para “pensar por los demás” en lugar de “pensar CON los demás” y éste es uno de los grandes errores que se cometen en el mundo de los negocios. Es necesario involucrar a todos en el proceso de diseño del negocio porque será así solamente que podrá lograr el compromiso de todo su equipo de trabajo y las más altas aspiraciones de cada uno de sus miembros.

Usted tiene que invertir lo necesario para asegurar que todos tienen las competencias y capacidades suficientes para ir con usted y asegurar que su plan de negocios se convierta en una realidad.

Hágase la siguiente pregunta: Desde sus ejecutivos de primer nivel, hasta su personal operativo y de realización, ¿tienen las competencias necesarias para asegurar que sus sueños se convierten en realidad?

Si no es así, ¡No sueñe más!. Le sugiero que invierta antes en éste aspecto, para que pueda levantar anclas, de lo contrario su barco puede naufragar ante los embates y la complejidad del entorno y su mercado.

Es aquí donde puede usted realmente construir un sueño y éste sentido asegurar sus propósitos. La complejidad genera la necesidad de contar con personas altamente preparadas y motivadas para asegurar el más alto desempeño y en consecuencia superar las expectativas de nuestros clientes.

Recuerde esto: Las exigencias de los clientes tienen que ver con la calidad y oportunidad de nuestros productos y esto solo lo hace SU GENTE.

Así que es momento de desplegar toda una estrategia de liderazgo a lo largo y a lo ancho de la organización, es momento de formar “Líderes Sin Cargo” y expandir su nivel de disposición para servir al más alto nivel y entonces usted pueda garantizar: a) Ser el proveedor elegido por sus clientes. b) Ser el empleador elegido por la gente. c) Ser la Inversión elegida en el mercado.

¡Afine los instrumentos y a su gente antes de empezar a tocar!

Definir el rumbo no basta

Si bien definir el rumbo que tomará su empresa determina el primer paso para poder llegar a dónde usted quiere, es necesario asegurarse de que cuenta con las capacidades técnicas, financieras y humanas a tope para poder alcanzar sus objetivos. Esto implica Alinear los procesos internos en su empresa.

La Alineación de su negocio determina cuán lejos llegará en sus propósitos.

Con mucha frecuencia veo que en el momento de diseñar el Plan de Negocios de una empresa no se detienen a pensar en el potencial con que se cuenta en ese momento. Esto hace que la mayoría de los planes realmente no se logren y terminen por hacer un ejercicio de repetir la misma historia de siempre.

Queremos seguir la misma ruta de siempre y dejamos de lado el poner a prueba el potencial de nuestra gente para llegar antes de lo previsto. Hágase las siguientes preguntas: ¿Toma en cuenta las capacidades y potencial de su gente al momento de trazar su plan? ¿Su capacidad de improvisación? ¿Su compromiso? ¿Presupuesta su reconocimiento y compensación adicional por los éxitos que va logrando en el camino?.

Si no es así, no se sorprenda que la gente le deje el papel de cumplir con su responsabilidad a sus líderes.

En el caso de los automóviles de carreras, antes de lanzarlos a la competición se afinan, se preparan y se prueban para asegurar que harán un digno papel, ¿Porqué esto no ocurre en el caso de la gente?

¡Usted decide hasta dónde llega y es responsable por ello! El resto son excusas nada más.

Prepare a su gente para el trabajo individual y de equipo.

Es un hecho de que la suma de resultados individuales hacen los resultados como equipo y tiene que preparar a su gente a trabajar de las dos formas, de lo contrario sus intentos serán sólo eso... Intentos.

¡Aceite la maquinaria completa al tiempo de preparar al piloto!

Esté dispuesto a reconocer la buena música

Para escuchar buena música, debe de estar dispuesto a hacerlo.

No es del agrado de muchos empresarios experimentar el éxito por lo que ésto implica. Trataré de describirlo de ésta manera: Para qué podamos llegar a tener éxito y mantenernos en la cima, estamos obligados a cambiar constantemente, a poner a prueba nuestro potencial y a desplegar el potencial de nuestros asociados.

Cambiar para muchas personas significa salirse de su estado de seguridad y confort para entrar en el terreno de la aventura, y esto asusta a más de uno. Preferimos hacer las cosas como siempre las hemos hecho porque eso nos dice que al menos no correremos otros riesgos que puedan ponernos en jaque ante la situación económica por la que transitamos.

Hemos decidido ser cautelosos porque el concepto de seguridad lo tenemos arraigado en nuestra mente desde pequeños.

Déjeme decirle que la única zona de seguridad para usted y su empresa, es mantenerse moviendo constantemente, es experimentando el cambio de manera constante y esto implica modificar sus hábitos de conducta y participación.

Es momento de preparar a las personas para que puedan desplegar su potencial y su capacidad de innovación en beneficio de sus clientes. Es momento de entrar en la razón de que el trabajo interno de alinear sus equipos, es más importante que pagar tiempos extras a su personal porque no están cumpliendo su labor dentro de la jornada de trabajo. Déjelos improvisar, pero prepárelos para hacerlo, faculte a sus equipos, pero entrénelos para que puedan recibir ese nivel de responsabilidad bajo sus hombros. Y cuando logren los resultados por encima de sus planes, PAGUE por ello y reconózcales sus resultados. Deje que la motivación sea el alma que conduzca el COMPROMISO de su gente con usted.

Liderazgo es la base

Haga el espacio suficiente para entrenar a TODOS los líderes de la organización, y tenga en cuenta éste presupuesto desde el diseño de su Plan de Negocio.

Alinear a los líderes significa la gran oportunidad de lograr un compromiso individual y de equipo superior, significa entrar en el terreno de la disposición más que de la posición, y el beneficio será quitarle lo burgués a su empresa y flexibilizarla para adoptar el compromiso de hacer la diferenciación contra sus competidores.

Normalmente y de manera recurrente se entrenan técnicamente para recibir cambios en sistemas y procesos tecnológicos y se deja de lado la posibilidad de contar con mejores personas para el cumplimiento de nuestros sueños, y ésta es la gran diferencia entre las empresas de Alto Desempeño con aquellas que sólo aparentan serlo.

Si la idea es lograr que se pueda tocar una buena música para nuestros clientes y que ellos nos prefieran antes que a otra orquesta, no deje de lado ésta recomendación.

En su presupuesto del año, deje la partida necesaria para preparar a su gente, tanto en lo individual, como en forma de equipo, y una vez hecho esto, déjelos ser, permítales que tomen el vuelo.

Sus clientes son el indicador

Todo lo que usted haga, tiene un catalizador: Sus clientes. La medida más exacta de lo que usted tiene en su organización es evaluada constantemente en el mercado por sus clientes. Ponga el foco en ellos. Cómo lo dije con anterioridad, la razón de una empresa de alto desempeño es lograr convertirse en el proveedor preferido de aquél que compra sus productos y servicios, así que no se confunda, invierta en su gente para tener la seguridad de que la gran diferenciación ocurre desde el seno de su empresa. No se engañe... el principal problema es de quién dirige y usted tiene la oportunidad de cambiar la historia de su empresa bajo el siguiente precepto: “No hay pelotones débiles, sólo hay líderes débiles”.

Deseo a todos mis lectores, amigos empresarios, clientes, académicos etc., lo mejor para éste año 2011 que sin duda traerá consigo mayores oportunidades de cambio. Éste es el motivo principal de nuestras vidas si es que deseamos llegar con éxito al cumplimiento de nuestros propósitos. Tire a la basura lo necesario y conviértase en algo nuevo.

¡Decídase a hacerlo, sus clientes se lo agradecerán!

En el mundo de los negocios, conocer hacia dónde desea ir, es el primer paso que le permitirá garantizar su éxito. “Si no sabe hacia dónde se dirige no llegará a ninguna parte” Délo por hecho. “Diga a su gente cuál será la melodía que tocará en su empresa e imprima el ritmo”.

No puede ir adelante con su Plan de Negocio si no tiene Alineada su Organización completamente. ¡Se requiere de buenos músicos y una afinación maravillosa para que la orquesta pueda tocar con maestría la nueva sinfonía!.

Lic. Jorge A. Arias Romero - direccionarrobacehu.com

Director General.

Consultoría Empresarial Humana.

www.cehu.com

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.