Revolución digital y cambio de paradigma en el conocimiento

Autor: Iñaki Beristain

Tecnología e internet

27-04-2012

Hace poco he tenido ocasión de ver una excelente conferencia de Genís Roca, titulada “La Sociedad Digital“ reflexionando sobre la importancia de la revolución digital y su incidencia en todos los órdenes de nuestra realidad que me gustaría compartir con vosotros. Tras evidenciar el calado del cambio, pergeña algunos de los rasgos que presumiblemente se observarán a raíz del proceso transformador que vivimos.

Partiendo del concepto de tecnología relevante (aquélla que supone una alteración disruptiva de los modelos sociales y productivos preexistentes y que conduce a un nuevo orden, mejorando las condiciones de vida de la gente), afirma que la digitalización lo es. Genís señala que con la digitalización estamos ante un cambio HISTORICO, con H mayúscula de los que sólo ha habido media docena a lo largo de la historia humana (palabra de arqueólogo).

Un ejemplo ilustrativo de la envergadura de estos hitos lo sitúa en la introducción de la tecnología lítica. Es decir en la talla de la piedra por parte de los prehistóricos que les permitió fabricar flechas y pasar de cazar cuerpo a cuerpo a los animales a hacerlo a distancia. Alteraciones de similares proporciones las sitúa en el sedentarismo asociado a la aparición de la agricultura y al desarrollo de técnicas de almacenaje; posteriormente la invención de la máquina de vapor o la electricidad como fundamento de la revolución industrial con el consabido éxodo del mundo rural a las fábricas, como exponente de nuevos modelos productivos al calor de los progresos disruptivos que surgen sólo de cuando en cuando en la historia.

Pues bien, por primera vez en la historia, la digitalización combina, no sólo la creación de nuevos modelos de negocio (lo cual de por sí constituye una gran transformación), sino también el cambio en la tecnología de transmisión de conocimiento que también experimentan profundas alteraciones. Esta dualidad la sitúa como “una de las mayores transformaciones habidas en la historia de la humanidad”. Estamos por tanto ante un fenómeno de enorme calado que no ha hecho sino empezar.

¿Qué nos dice la Historia reciente?

Una revisión de la Historia evidencia los últimos cambios habidos tan sólo en las tres o cuatro últimas generaciones (lo cual es un breve lapso de tiempo desde la perspectiva arqueológica):

• En 1912, nuestros abuelos no tenía radio, ni había aviones, ni coches,… ni las calles estaban asfaltadas; por descontado que el acceso a contenidos sólo era posible en la esfera pública.

• Una generación más tarde (1930), la de nuestros padres, podía por primera vez disfrutar de contenidos en su propia casa. La llegada de la TV a los hogares y su paulatina generalización permitieron tal circunstancia. De este modo el disfrute de contenidos culturales y de ocio, pasa de la esfera pública a la privada.

• Nuestra generación (1960/70) se caracteriza porque cualquiera puede no sólo consumir sino generar contenidos como fotos, vídeo,…

• La generación de nuestros hijos (1990) ve como normal no sólo generar sino también publicar contenidos a través de internet y hacerlo en tiempo real.

¿Cómo nos afecta la digitalización?

En suma, nada queda igual en la era digital. La nueva realidad precisa de un profundo rediseño de procesos. Ahora bien, el proceso no es instantáneo, sino que precisa dos fases. La digitalización de los libros o los nuevos formatos de la música sirven como ilustración de las mismas.

• La primera fase generalmente surge a propuesta de la industria (la digitalización de textos no surge de una petición popular, sino más bien se ampara en motivos económicos de la industria, como la reducción radical de costes (edición, almacenaje, distribución,…).

• La segunda fase sin embargo surge de la transformación del modelo de negocio: ¿para qué quiero el disco si tengo otras alternativas (bajarlo de la red)? ¡Es ilegal…! Bueno, lo haremos discretamente; pero el proceso es inevitable e imparable.

Estamos ante la transformación de producto a servicio. A partir de ahora el negocio será dar un servicio y no tanto vender un producto. Spotify para la música, Filming para las películas y Kindle para la lectura son ilustraciones de nuevos servicios surgidos al calor de la transformación digital.

¿Cómo nos preparamos para esta nueva realidad?

Desde la perspectiva de las habilidades personales, surge la necesidad de aprehender nuevas habilidades digitales que nos capaciten para utilizar recursos de conocimiento de un mundo en red.

El hecho de que tengamos en casa mejor tecnología que en el trabajo, nos induce a pensar que somos hábiles digitales. Lo cual dista mucho de ser cierto. Si hemos de investigar un tema, analizar tendencias, manejar ingentes cantidades de información y obtener conclusiones de la misma, habremos de aprender sobre cómo trabajar y colaborar en red. Habremos de desarrollar nuevas habilidades, aptitudes y nuevo conocimiento. En suma, aprender a desaprender para luego aprender nuevas competencias.

Estas necesidades enlazan directamente con las reflexiones sobre la transformación precisa del sistema educativo, acorde con las necesidades asociadas al nuevo paradigma. En este sentido véase “Educación e Innovación: una dicotomía peligrosa” y “ Educación e innovación: factores de cambio”.

¿Cómo contribuimos a que el proceso avance?

Si actuamos en calidad de prestadores de servicios profesionales, aumentar la consideración y el respeto hacia los clientes, dejando por ejemplo que usen sus fuentes de acceso a la información y al conocimiento. El ejemplo del paciente que no se fía del médico por no estar a la última tecnología y le propone un diagnóstico de sus dolencias y, en su caso, un posible tratamiento. Ello enfada al doctor, molesto porque el paciente hace uso del acceso a la información a través de la red, sintiéndose “puenteado”.

De ahí que Internet no sea sólo Marketing, sino también rediseño de procesos que afectan a recursos humanos,… ¿Investigas igual que antes?, ¿Has desarrollado otras maneras de vender de atención al cliente? ¿Cómo analizas la competencia? ¿Cómo me afecta las competencias digitales? ¿Y a mi Identidad? ¿Incide en mi sentido de Pertenencia?

La sociedad digital inaugura un momento histórico que modifica las formas de aprender, producir y entenderlo, solo acaba de empezar.

¿Qué futuro se adivina en estos momentos?

Las fases seguidas por la red y la sociedad digital hasta ahora pueden ser tres:

• Internet de Empresas (1995;…). Internet comienza con el mundo de las empresas quienes se convierten en actoras en la red y van adaptándola a sus propias estrategias de negocios.

• Internet de las Personas (2004;…). La incorporación del Internet 2.0, la generalización de los blogs… extiende el protagonismo a las personas.

• Internet de las Cosas (millones de objetos y aparatos cotidianos conectados a las red) para el 2020. Es el futuro próximo que nos espera, y en él Internet va directo a generar servicios.

A veces perdemos perspectiva sobre la rapidez y la importancia de los cambios que ocurren en alrededor habituándonos a las ventajas asociadas a los mismos de manera natural y al poco los consideramos como aspectos normales y plenamente integrados en nuestras vidas, como si hubiera sido así siempre.

Sin embargo, es preciso incorporar algo de perspectiva histórica para darnos cuenta del cúmulo de alteraciones que estamos viviendo en relativamente poco tiempo para tratar de adquirir la magnitud de los procesos de transformación que nos ha tocado vivir. Como decía el adagio ¡que vivas tiempos de cambio! y ¡¡¡a fé que éstos lo son!!!

Iñaki Beristain - iberistainp@gmail.com

Economista. Vitoria-Gasteiz España.

http://www.i-beristain.com

http://www.i-beristain.com/sobre-mi/.

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.