Marca personal y liderazgo

Autor: Haroldo Herrera Monterroso

Liderazgo

28-06-2011

Al escuchar la primera vez el término MARCA PERSONAL me imaginé ser un producto o prestar un servicio, lo cual no deja de ser difícil de aceptar, sin embargo al reflexionar y profundizar sobre el tema, mi percepción ha cambiado radicalmente.
Indiscutiblemente el asimilar y entender que el liderazgo va acompañado del toque personal y que ser una marca va mas allá de la simple definición de producto / servicio, para luego comprender que nos referimos a la esencia de lo que somos, que tiene mucho que ver con nuestra forma de pensar y actuar; que adicionalmente tiene que ver con lo que le transmitimos a los demás (energía, influencia, trascendencia… etc.) y que por ello alguien más (clientes) nos compraría…

… Comprar; en el buen sentido de la palabra significa, aquellas características o valores agregados que podemos ofrecer y por lo que los demás (clientes) nos elegirían, entre una variedad de opciones en las que cada uno de nosotros deseamos transmitir lo mejor de nosotros, pero que muchas veces es contrario a lo que en realidad somos.

El éxito de las marcas está en la diferenciación, que para efectos de este artículo se refiere a la diferenciación aplicada, con fines de tener éxito en el desarrollo de relaciones personales (sociales y profesionales); lo cual se deriva de la capacidad para darse a conocer, solucionar, influir en los demás o simplemente “hacerse ver”.

Hoy sin duda el hacerse ver va acompañado de competencias personales adecuadas a un mundo cambiante, en donde el entendimiento de las necesidades y deseos de los clientes es muy importante para poder ofrecer soluciones que generen satisfacción en forma inmediata, a un costo razonable (satisfacción, calidad, precio = decisión de compra), por lo que aplicar el concepto de MARCA PERSONAL es una estrategia importante para ser un profesional exitoso en el mundo empresarial moderno.

Como líderes, enfocarnos en ser una MARCA PERSONAL ayudará a persuadir a los clientes (entendiendo por clientes mercado objetivo al que queremos llegar, o a los seguidores a quienes queremos influir) y por persuasión (estrategia para llamar la atención); con ello lograremos darnos a conocer y ubicarnos en la mente de los demás como la solución a sus problemas.

La MARCA PERSONAL busca posicionarnos en la mente de nuestros clientes (potenciales y actuales), en forma constante, permanente y sostenible; busca dar a conocer lo mejor de cada uno de nosotros en función de nuestros conocimientos, habilidades, experiencias, destrezas, etc.; pero por sobre todo por nuestras actitudes (forma de comportarnos en relación al medio ambiente externo – forma en la que los demás nos perciben); además tiene mucho que ver con lo que transmitimos en nuestra primera impresión, lo cual incluye nuestra forma de expresarnos, vestirnos, etc.) y que sin duda alguna hace que los demás nos observen y se recuerden de nosotros.

Lo importante es que ese recuerdo marque una diferencia en relación a lo que recuerdan de los demás.

El liderazgo fundamentado en nuestra marca personal, es lo que nos ayudará a posicionarnos en la puerta de un mercado que nos demanda cada día más, por la creatividad y la innovación que podamos aportar a lo que hoy los clientes y usuarios demandan, pero que sin duda mañana será historia… una historia en la que nosotros debemos marcar los estándares del futuro.

La investigación y el desarrollo de nuevos productos / servicios o nuevas formas de hacer las cosas, se han convertido en la principal razón de ser de los líderes exitosos dentro de las organizaciones exitosas.

La visión de la organización, debe fundamentarse en la investigación y el desarrollo de las tendencias empresariales y de mercado que fundamentan las formas de hacer negocio a través de la palabra SERVICIO.

“Hacer bien lo operativo no significa una estrategia”, difícilmente las organizaciones contemporáneas con un enfoque administrativo hacía el futuro, podrían garantizar su ambición utilizando las prácticas del pasado, ni siquiera perfeccionando dichas prácticas podrían tener certeza sobre el mismo.

Los fundamentos del Desarrollo Organizacional, son la creatividad y la innovación, competencias que solamente corresponden a las personas, por lo que en los últimos años se está dando un cambio radical en la contratación de profesionales, quienes bajo un esquema contemporáneo dejan de ser mano de obra para convertirse en mentes en obra, lo cual se denomina: Gestión del talento Humano; pero el concepto nos lleva aún más allá de la simple contratación de profesionales como colaboradores estratégicos de una organización, hoy los lideres son percibidos como entes semiautónomos e independientes, con libertad para la aplicación de su creatividad e innovación en forma ágil y dinámica, que pueden y deben diseñar, producir e implementar nuevos SERVICIOS y cuya única forma de competir dentro del mercado laboral o profesional es por su capacidad intelectual, que les permite observar el mundo desde una perspectiva diferente.

El Talento Creativo hoy tiene más valor que nunca, se paga por el capital intelectual aplicado, por la imaginación en movimiento, por romper paradigmas, por conocer las inquietudes estratégicas de los clientes, pero por sobre todo esto, las empresas están dispuestas a pagar por aquellas mentes que se adelanten al futuro y con ello, encontrar soluciones a los deseos y a las necesidades que aún no se han desarrollado en los clientes, usuarios o consumidores, pero que sin duda van a surgir en el momento menos esperado para las empresas de corte tradicional.

El Capital Intelectual agrega valor a las organizaciones que fundamentan su éxito en la Satisfacción de los Clientes, en realidad son dos temas complementarios y en ningún momento excluyentes, sería muy difícil tratar de satisfacer las necesidades y deseos de los clientes si no utilizamos nuestra imaginación para entender en realidad cuáles son esas necesidades y deseos. Sin duda alguna, no son las que nosotros nos imaginamos atrás de nuestro escritorio Gerencial, tampoco son las que nosotros quisiéramos que fueran en relación a nuestros gustos, preferencias, tendencias, conocimientos y experiencias.

La aplicación del Capital Intelectual, permite entender la evolución de esas necesidades y deseos de los clientes, a través de lo que pasa a nuestro alrededor y que sin duda genera nuevos estándares para el desarrollo organizacional.

El término Agregar Valor ha cambiado, ya no se trata de agregar valor a lo que actualmente hacemos, se trata de agregar valor al futuro de nuestra organización, lo cual en algunas ocasiones significa dejar de hacer lo que hacemos y dedicarnos a hacer algo diferente.

Por supuesto que agregar valor al futuro de nuestra organización va de la mano con agregar valor al futuro de los clientes, en una simple relación de proveedor y cliente o usuario, por lo que es indiscutible que el análisis se efectúe en forma integral y que los esfuerzos también sean integrales.

Nuestra marca personal, agrega valor solamente a través de la aplicación del capital intelectual para el desarrollo de SOLUCIONES, entendiendo por solución, la satisfacción a necesidades, deseos, inquietudes, sueños, etc.; no solamente a problemas; es así como generamos valores agregados en el mundo competitivo y cambiante.

Es importante que antes de desarrollar nuestra marca personal, tengamos claro cuál es nuestro propósito?; que nos diferenciará de los demás en un mercado competitivo?; cuál es nuestra esencia y qué es lo que podemos ofrecer a los demás, que marque la diferencia?

Nuestro enfoque en la creatividad y en la innovación debe tener un impacto en los clientes, usuarios y personas que se relacionan con los mismos, es un enfoque en y hacia ellos, que debe permitirnos aportar y generar valores agregados que justifiquen nuestro servicio y que garanticen la continuidad de nuestra relación con en el mediano plazo.

Hoy más que nunca las personas y las empresas exitosas solamente desean relacionarse con líderes que generan valor y por qué no decirlo, con aquellos líderes que agregan valor a nuestra calidad de vida, que facilitan el cumplimiento de nuestra visión organizacional y que nos ofrecen experiencias diferentes de crecimiento y desarrollo.
Los líderes, a través de su marca personal, se convierten en agentes de cambio, cuya misión es reestructurar el mundo empresarial, reestructurar la forma en la que se hacen las cosas y la forma en la que los clientes (usuario o consumidores) perciben hoy en día los conceptos de producto o servicio; nuestra realidad empresarial exige que nos acerquemos al futuro, con mayor agilidad y exactitud en cuanto a llenar expectativas se refiere.

Lic. Haroldo Herrera Monterroso - haroldo.herreraarrobagmail.com

Coach en Gestión del Talento Humano. CEA – Clínica de Especialidades Administrativas. Asesor y Facilitador Internacional en temas relacionados con Servicio al Cliente, Gestión de Desarrollo del Capital Humano y Reingeniería de Procesos. Guatemala, Central América.

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.