Administración de sistemas de telecomunicaciones

Autor: Ing. Edgardo Zamorano Illesca

Producción, procesos y operaciones

13-07-2010

En las aplicaciones de la Ingeniería, existen tres etapas clásicas: Planificación, Ejecución, Operación.

Todas igualmente importantes. Cualquiera mal atendida, afectará al resultado final.

Parece que las dos primeras actividades están bien estudiadas y bien enseñadas.

La tercera, en cambio, se ve desatendida, con un alta improvisación.
Por ejemplo, la construcción de un puente es un tema resuelto y se enseñará en todas las escuelas de ingeniería del mundo, con muy pequeñas variaciones. Pero, ¿qué hay de su operación? ¿Qué controles se hacen y qué datos se registran? ¿Cómo se procesa la información recogida? ¿Cuáles son los niveles aceptables? Es seguro que esta necesidad se atiende, pero con tantas modalidades y estilos como puentes existen.

Lo anterior es particularmente crítico en el ámbito de las Telecomunicaciones, dadas las características de esa especialidad.

Para entregar una ayuda a la atención de lo anterior, he elaborado el texto ADMINISTRACIÓN DE SISTEMAS DE TELECOMUNICACIONES, que reúne los principios y procedimientos recomendados para un óptimo resultado en esta gestión.

1. Introducción

1.1 Administrar, es el conjunto de técnicas y procedimientos a aplicar para con-seguir un permanente máximo aprovechamiento de los recursos humanos, técnicos y económicos de que se disponga para una cierta finalidad.

1.2 La Administración está y ha estado siempre presente en todas las actividades humanas, incluida la vida diaria de cada individuo. Siempre estamos administrando, siempre tenemos que administrar. Lo hacemos permanentemente, a cada momento.

La Administración es tan universal y cotidiana, que después de leer estas notas se comprobará que en ellas sólo se han tratado aspectos de sentido común. Es decir, se trata de una proposición de principios, ordenados y de efectivo interés, aunque, debo advertir, no se encontrará nada espectacular.

1.3 Administrar es una aplicación directa de la Ley del mínimo esfuerzo, condición que es una constante de la naturaleza. Por ejemplo, no se concibe hacer algo en una hora si se puede hacer en 15 minutos. Eso es buscar el óptimo aprovecha-miento, eso es administrar.

Los seres humanos aprendemos desde niños, o mejor aún, nacemos con el principio de la economía de energía, que comenzamos a aplicar desde el acto de la lactancia. En efecto, el lactante siempre tratará de adoptar la posición física desde la cual le cueste menos succionar el pecho materno, o sea, que le demande el menor consumo de energía. Lo mismo se puede comprobar después, en los primeros juegos infantiles.

Otros seres también lo aplican. ¿Por qué las bandadas de pájaros vuelan en cuña? ¿Por qué su forma aerodinámica o la hidrodinámica de los peces? ¿Por qué las plantas, para lograr luz, hacen el esfuerzo de alcanzarla, torciéndose y extendiéndose, sólo cuando no la reciben en forma directa?

1.4 Como se ha dicho, con un poco de atención puede observarse que la Administración es una preocupación permanente. Administra la dueña de casa, el estudiante, el jefe, el empresario, el trabajador. Hasta el tiempo de ocio debe ser administrado.

1.5 Si se reconoce que los recursos siempre son limitados o que siempre se quiere hacer más cosas que las que buenamente se puede, también habrá que re-conocer que buscar el mejor aprovechamiento de esos recursos es parte importan-te del problema.

1.6 Los servicios de Telecomunicaciones no escapan a la condición. Administrar-los es una necesidad ineludible, para lo cual existen técnicas y procedimientos que toman en cuenta las especiales características de este campo, todo lo cual tiene como objetivo final la oportuna y adecuada satisfacción de las necesidades, en este caso el transporte de información, con el mínimo empleo de recursos. (En el Capítulo 3 se amplía este concepto).

1.7 Ahora bien, si la Administración es una necesidad tan generalizada, cabe preguntarse por qué un tratamiento especial para los servicios de Telecomunicaciones. Pueden darse varias causas:

a. Desde luego, la complejidad técnica de estos servicios. Un Sistema de Telecomunicaciones está compuesto por una amplia diversidad de elementos, que además, se encuentran muy distribuidos en el territorio. Por ejemplo, saber qué hay en cada lugar es una necesidad que corresponde atender a la Administración.

b. Tal vez más que ningún otro, los servicios de Telecomunicaciones deben funcionar de manera integrada y por lo tanto, tienen que ser integrables. Debido a esta característica, cualquier medida o acción que se aplique en un lugar producirá un efecto, mayor o menor, beneficioso o perjudicial, en el resto del Sistema.

Esto significa que no debe haber decisiones locales, aisladas, independientes; el Sistema tiene que estar permanentemente manejado como un todo.

Cabe llamar la atención sobre el término SISTEMA utilizado en el título y reiteradamente después en este trabajo, en vez de otro, como podría haber sido SERVICIOS. En SISTEMA está implícita la integración, en SERVICIOS no. Visto desde otro punto, puede también afirmarse que siempre que haya uno o más servicios habrá un Sistema, aunque a veces éste sea desorganizado, improvisado, inarmónico, ineficiente e ineficaz.

Por otra parte, debe anotarse la importancia que los servicios de Telecomunicaciones tienen para toda Organización, cualquiera que sea su naturaleza, por ser el medio más eficaz para satisfacer una necesidad esencial: la transferencia de información. Tan esencial es esta necesidad, que es lícito afirmar que no existe actividad humana que pueda realizarse eficiente y competitivamente, si no cuenta con el apoyo de los recursos de Telecomunicaciones.

Así, se reconoce que los servicios de Telecomunicaciones constituyen el Sistema nervioso de toda Organización, o sea, las vías por donde transitan las señales correspondientes a las órdenes, a los controles para verificar el cumplimiento de esas órdenes y las consecuentes necesidades de reiterarlas, modificarlas, etc. Es decir, una Organización sin servicios de Telecomunicaciones es como un cuerpo sin dirección ni sensibilidad ni control.

c. Desde otro punto de vista, si se revisan los factores de los que histórica-mente han dependido la producción y el desarrollo, se verá que inicialmente sólo era el capital, representado de manera característica por la figura del señor feudal.

Posteriormente, con la revolución industrial, se reconoció que el trabajo
también jugaba un papel fundamental. Más adelante, con la crisis del petróleo de los años ‘60 debió aceptarse que las materias primas eran, asimismo, factores decisivos. Hoy se proclama la misma posición para la información. Las Telecomunicaciones son imprescindibles en la obtención, el aprovechamiento, la distribución, la transferencia y el buen uso de esta última.

Descargar Original

Descargar Original

Ing. Edgardo Zamorano Illesca - eziarrobaintelzet.cl

Ingeniero en Electrónica (Telecomunicaciones), graduado en la Academia Politécnica Militar de Chile, con fecha 30 de diciembre de 1964. Inscrito bajo el registro N° 4822 del Colegio de Ingenieros A.G. de Chile.

Diplomado del II Curso Internacional de Automática, Universidad de Madrid (España), para graduados en Ingeniería, tratando los temas de Control, Computación y Conmutación Automáticos. Un año de duración. Patrocinado por UNESCO para profesionales dedicados a la docencia.

Alumno del curso de Magister en Ingeniería Eléctrica, mención en Conmutación Automática, de la Universidad de Chile.

www.intelzet.cl

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.