Administración del capital de trabajo. Presentación

ADMINISTRACIÓN DEL
CAPITAL DE TRABAJO
E IMPORTANCIA PARA LA
OPERACIÓN DE LA EMPRESA
EQUIPO 6:
MENDOZA CASTÓN, MARINA.
OJEDA MORA, ALEJANDRA CRISTINA.
RUIZ ESPONDA, CYNTHIA ALEJANDRA.
RUIZ LÓPEZ, ANTONIA GUADALUPE.
SERRATOS LÓPEZ, ADRIANA.
INTRODUCCIÓN.
Un estudio del capital de trabajo es de gran importancia para el análisis interno y
externo debido a su estrecha relación con las operaciones normales diarias de un
negocio. Un capital de trabajo insuficiente o la mala administración del mismo es
una causa importante del fracaso de los negocios.
La administración de los recursos de la empresa es fundamental para su progreso, por
lo que mostraremos los puntos claves en el manejo del capital de trabajo, porque es
éste el que nos mide en gran parte el nivel de solvencia y asegura un margen de
seguridad razonable para las expectativas de los gerentes y administradores.
El objetivo primordial de la administración de capital de trabajo es manejar cada uno de
los activos y pasivos de la empresa de tal manera que se mantenga un nivel
aceptable de este.
Administración del capital de trabajo:
La administración del capital de trabajo tiene como objeto el manejo de las cuentas
circulantes, las cuales comprenden los activos circulantes y los pasivos a corto
plazo.
La administración del capital de trabajo es una de las actividades que exigen una
gran atención y tiempo en consecuencia, ya que se trata de manejar cada una de
las cuentas circulantes de la compañía (caja, valores negociables, cuentas por
pagar y pasivo acumulados), a fin de alcanzar el equilibrio entre los grados de
utilidad y riesgo que maximizan el valor de la empresa.
Los pilares en que se basa la administración del capital de trabajo se
sustenta en la medida en la que se pueda hacer un buen manejo sobre el
nivel de liquidez, ya que mientras más amplio sea el margen entre los
activos corrientes que posee la organización y sus pasivos circulantes
mayor será la capacidad de cubrir las obligaciones a corto plazo.
Capital de trabajo:
Hay dos definiciones del capital de trabajo que parecen haber tenido una aceptación
general:
El capital de trabajo es el excedente del activo circulante sobre pasivo circulante,
el importe del activo circulante que ha sido suministrado por los acreedores a largo
plazo y por los accionistas. En otras palabras, el capital de trabajo representa el
importe del activo circulante que no ha sido suministrado por los acreedores a corto
plazo.
Esta definición es de carácter cualitativo, puesto que muestra la posible disponibilidad
del activo circulante en exceso del pasivo circulante; representa un índice de
estabilidad financiera o margen de protección para los acreedores actuales y para
futuras operaciones normales.
La disponibilidad inmediata del capital de trabajo depende del tipo y de la naturaleza
líquida de activos circulantes tales como caja, inversiones temporales, cuentas por
cobrar e inventarios. Cuando el capital de trabajo se define así, no puede
aumentarse por medio de préstamos de los bancos o por la ampliación de crédito
por los acreedores.
El capital de trabajo es el importe del activo circulante. Esta interpretación es
cuantitativa, ya que representa el importe total de los recursos usados en las
operaciones normales. En esta definición el activo circulante se considera que es el
capital bruto de trabajo, y el excedente del activo circulante sobre el pasivo
circulante es el capital neto de trabajo. El capital neto de trabajo representa el
importe del activo circulante que quedaría si todo el pasivo circulante fuese pagado,
suponiendo que no hubiese pérdida o ganancia al convertir el activo circulante en
efectivo.
El capital de trabajo corresponde al activo circulante.
Necesidad e importancia del capital de trabajo:
El origen y la necesidad del capital de trabajo está basado en el entorno de los flujos de caja de la
empresa que pueden ser predecibles, también se fundamentan en el conocimiento del
vencimiento de las obligaciones con terceros y las condiciones de crédito con cada uno. En
realidad lo que es esencial y complicado es la predicción de las entradas futuras a caja, ya que
los activos como las cuentas por cobrar y los inventarios son rubros que en el corto plazo son de
difícil convertibilidad en efectivo, esto pone en evidencia que entre más predecibles sean las
entradas a caja futuras, menor será el capital de trabajo que necesita la empresa.
El objetivo primordial de la administración del capital de trabajo es manejar cada uno
de los activos y pasivos corrientes de la empresa.
Las decisiones de administración del capital de trabajo y su control es una de las
funciones más importantes de la administración financiera, entre ellas se
encuentran:
El activo circulante, fundamentalmente las cuentas por cobrar y el inventario,
representan la inversión más alta de la inversión en activos dentro de muchas
empresas. El pasivo circulante constituye a menudo una fuente de financiamiento
importante, ya que muchas veces es imposible conseguir préstamos.
El capital de trabajo representa la primera línea de defensa de un negocio contra la
disminución de ventas. Ante una declinación de la ventas poco hay que hacer por
parte del financiero sobre los compromisos de activos fijos o deudas a largo plazo;
sin embargo puede hacer mucho con respecto a las políticas de crédito, control de
inventario, cuentas por cobrar, renovar los inventarios con mayor rapidez, adoptar
una política s agresiva de cobros a fin de tener mayor liquidez, e igualmente se
pueden proteger los pagos para contar con una fuente adicional de financiamiento.
La base teórica que sustenta la utilización del capital de trabajo para medir liquidez es la
convicción de que mientras más amplio sea el margen de activos circulantes sobre los
pasivos circulantes, se estará en mejores condiciones para pagar las cuentas en la medida
que vencen.
En la correcta administración del capital de trabajo se deben considerar aspectos que la hacen
especialmente importante para la salud financiera de la empresa:
Las estadísticas indican que la principal porción del tiempo la mayoría de los administradores
financieros se dedican a las operaciones internas diarias de la empresa, que caen bajo el
terreno de la administración del capital de trabajo.
Los activos circulantes representan un 60% aproximadamente de los activos totales de
una empresa.
La administración del capital de trabajo es particularmente importante para las empresas
pequeñas. Aunque estas empresas pueden minimizar su inversión en activos fijos,
arrendando plantas y equipos, no pueden evitar la inversión en efectivo, cuentas por
cobrar e inventario. Además debido a que una empresa pequeña tiene un acceso limitado
a los mercados de capital a largo plazo, debe usarse sólidamente el crédito comercial y
los préstamos bancarios a corto plazo, los cuales afectan al capital del trabajo
aumentando los pasivos circulantes.
Rentabilidad vs. Riesgo.
Se dice que a mayor riesgo mayor rentabilidad, esto se basa en la administración del capital de
trabajo en el punto que la rentabilidad es calculada por utilidades después de gastos frente al
riesgo que es determinado por la insolvencia que posiblemente tenga la empresa para pagar sus
obligaciones.
Hay dos formas para obtener y aumentar las utilidades:
Aumentar los ingresos por medio de las ventas.
Disminuir los costos pagando menos por las materias primas, salarios o servicios que se le
presten.
Este postulado se hace indispensable para comprender como la relación entre la rentabilidad y el
riesgo se unen con la de una eficaz dirección y ejecución del capital de trabajo.
Para reflexionar sobre una correcta administración del capital de trabajo frente a la maximización
de la utilidad y la minimización del riesgo, es necesario tener en cuenta los siguientes puntos:
Naturaleza de la empresa: es necesario ubicar en un contexto social y productivo, ya que el
desarrollo de la administración financiera en cada una es de diferente tratamiento.
Capacidad de los activos: las empresas siempre buscan por naturaleza depender de sus activos
fijos en mayor proporción que de los corrientes para generar sus utilidades, ya que los primeros
son los que en realidad generan ganancias operativas.
Costos de financiación: las empresas obtienen recursos por medio de los pasivos corrientes y los
fondos de largo plazo, en donde los primeros son más económicos que los segundos.
Análisis del Capital de Trabajo:
Un capital de trabajo adecuado:
Protege al negocio del efecto adverso por una disminución de los valores del activo circulante.
Hace posible pagar oportunamente todas las obligaciones y aprovechar la ventaja de los descuentos por
pago de contado.
Asegura en alto grado el mantenimiento de crédito de la compañía y provee lo necesario para hacer frente
a emergencias tales como huelgas, inundaciones e incendios.
Permite tener los inventarios a un nivel que capacitará al negocio para servir satisfactoriamente las
necesidades de los clientes.
Capacita a la compañía a otorgar condiciones de crédito favorables a sus clientes.
Capacita a la compañía a operar su negocio más eficientemente porque no debe haber demora en la
obtención de materiales, servicios y suministros debido a dificultades en el crédito.
Un capital de trabajo adecuado también capacita a un negocio a soportar periodos de depresión. En el
grado en que el activo circulante excede a las necesidades del capital de trabajo, el negocio tendrá
un exceso de capital de trabajo. El exceso de capital de trabajo puede ser resultado de:
La emisión de los bonos o de acciones de capital en cantidades mayores que la necesaria para la
adquisición de activo no circulante.
La venta de artículo no circulante que no ha sido reemplazable.
Utilidad de operaciones o utilidades que no se aplican al pago de dividendos en efectivo,
adquisición de activo fijo y otros fines similares.
Una capital de trabajo excesivo, especialmente en forma de efectivo y de valores
negociables, puede ser tan desfavorable como un capital de trabajo insuficiente,
debido al gran volumen de fondos que no son usados productivamente. Los fondos
que no se emplean representan una pérdida de interés o de utilidad, estimulan los
pagos excesivos de dividendos y a menudo conducen a inversiones en proyectos
indeseables o en medios y equipos de fábrica innecesarios. De hecho, la
disponibilidad de un capital de trabajo excesivo puede llevar al descuido por lo que
se refiere a los costos y, por lo tanto, a ineficiencia en las operaciones.
CONCLUSIONES
La administración del capital de trabajo es necesaria para asegurar el
funcionamiento y el desarrollo de la empresa a largo plazo.
Consiste en mantener un nivel apropiado del activo circulante sobre el pasivo
circulante, mediante la inversión y el manejo correctos de los activos con más
liquidabilidad, y la adquisición mínima de pasivos.

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Lara Martinez Octavio Rolando. (2005, julio 22). Administración del capital de trabajo. Presentación. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/administracion-del-capital-de-trabajo-presentacion/
Lara Martinez, Octavio Rolando. "Administración del capital de trabajo. Presentación". GestioPolis. 22 julio 2005. Web. <http://www.gestiopolis.com/administracion-del-capital-de-trabajo-presentacion/>.
Lara Martinez, Octavio Rolando. "Administración del capital de trabajo. Presentación". GestioPolis. julio 22, 2005. Consultado el 28 de Julio de 2015. http://www.gestiopolis.com/administracion-del-capital-de-trabajo-presentacion/.
Lara Martinez, Octavio Rolando. Administración del capital de trabajo. Presentación [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/administracion-del-capital-de-trabajo-presentacion/> [Citado el 28 de Julio de 2015].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de mikeporesky en Flickr