Acciones para revitalizar la fiesta popular tradicional en una comunidad de Cuba

  • Otros
  • 1 hora de lectura
Plan de acciones socioculturales para la
revitalización de la fiesta popular tradicional
en una comunidad de Cuba.
RESUMEN
Entre las tradiciones festivas de origen popular en el municipio de Los Palacios se
encuentra la fiesta del palaceño ausente,. Esta fiesta de carácter popular, en la
actualidad no tiene en cuenta las diversas formas de manifestaciones culturales y
tipos de tradiciones de la localidad. Esta realidad ha originado el problema
científico de nuestra investigación: ¿Cómo contribuir a la revitalización de la fiesta
popular tradicional del palaceño ausente, desde la casa de cultura del municipio
de Los Palacios? Y el siguiente objetivo general: Diseñar un plan de acciones
socioculturales dirigido a la revitalización de la fiesta popular tradicional del
palaceño ausente, desde la casa de cultura del municipio de Los Palacios.
Utilizamos fundamentalmente la metodología cualitativa, además de diferentes
métodos como: los métodos teóricos (Histórico-lógico, Modelación, Análisis y
Síntesis, Inducción-Deducción).El método empírico (La encuesta, Análisis
documental, además se utilizó el método cualitativo (Etnográfico). El universo
está constituido por universo 19 trabajadores de la casa de la cultura del
municipio de Los Palacios. Se analizan los resultados de los instrumentos
aplicados y se propone un plan de acción para la revitalización de la fiesta popular
tradicional del palaceño ausente, desde la casa de cultura del municipio de Los
Palacios y finalmente se arriba a conclusiones teniendo en cuenta todos los
aspectos desarrollados.
PALABRAS CLAVES:
Cultura, Fiesta, Fiesta Popular Tradicional, Casa de Cultura y Revitalización.
1
SUMMARY
Among the festival traditions of popular origin in the municipality of The Palaces is
the party of the absent palaceño. This party of popular character, at the present
time doesn't keep in mind the diverse forms of cultural manifestations and types of
traditions of the town. This reality has originated the scientific problem of our
investigation: How to contribute to the revitalización of the traditional popular party
of the absent palaceño, from the house of culture of the municipality of The
Palaces? And the following general objective: To design a plan of sociocultural
actions directed to the revitalización of the traditional popular party of the absent
palaceño, from the house of culture of the municipality of The Palaces. We use the
qualitative methodology fundamentally, besides different methods like: the
theoretical methods (Historical-logical, Modelación, Analysis and Synthesis,
Induction-deduction) .El empiric method (The survey, documental Analysis, the
qualitative method was also used (Etnográfico). The universe is constituted by
universe 19 workers of the house of the culture of the municipality of The Palaces.
The results of the applied instruments are analyzed and he/she intends an action
plan for the revitalización of the traditional popular party of the absent palaceño,
from the house of culture of the municipality of The Palaces and finally you arrives
to conclusions keeping in mind all the developed aspects.
KEY WORDS:
Culture, Party, Traditional Popular Party, House of Culture and Revitalización.
2
INTRODUCCIÓN
Algunos estudios realizados en Cuba han contribuido a la preservación de las
tradiciones nacionales ante las imposiciones hegemónicas. Sin lugar a dudas en la
actualidad existe una mayor comprensión de la diversidad basado en procesos
culturales que conservan y estimulan los sellos locales tradicionales ante la
tendencia homogenizadora de la era global. En un contexto donde ha proliferado
la visión de la cultura como fenómeno antropológico, la conciencia de que lo
tradicional es un proceso de continuidad y no del pasado, de ignorar aquellos
criterios heredados, sobre todo, por las clases dominantes, acerca de su carencia
estética, sin tener en cuenta su constante dinamismo, expensa cambios según las
condiciones con que se originan y desarrollan, significa entonces la imperiosa
necesidad de preservar la impronta de los símbolos en cada una de las prácticas
sociales comunitarias de las variadas expresiones o manifestaciones de la Fiesta
Popular y Tradicional en los propios escenarios donde han germinado durante
generaciones.
Desde su descubrimiento, América Latina ha sido una vasta área de absorción y
combinación de las fiestas populares tradicionales las cuales adoptaron las
ideas modernas de la Europa conquistadora, en un universo pleno de historia
prehispánica que se mezcló con los nuevos elementos traídos de ultramar en
multiplicidad de formas y combinó desde el lenguaje hasta la cultura, pasando por
las costumbres y la creación artística. Desde entonces, el proceso de adopción y
adaptación ha sido una constante en el devenir latinoamericano y ha resultado en
elementos propios que forman su identidad.
Las fiestas tradicionales en Cuba tienen sus comienzos antes de la colonización
española y se fueron perfeccionando con el tiempo y alcanzando mayor
envergadura, de acuerdo con la zona del país y los inmigrantes residentes en ella.
Las fiestas son eventos que se han llevado a cabo desde que la humanidad forjó
sus conciencias sociales y los hombres decidieron reunirse en grupo para celebrar
cualquier tipo de sucesos o por motivos de superstición o religiosos, pero lo cierto
es que han servido para enaltecer el espíritu de quienes las comparten llegando a
convertirse en costumbre y tradición.
4
Las fiestas de más trascendencia en este lado de la Isla fueron las muy populares
Fiesta de los Bandos y las Fiestas Patronales, de estas últimas su más fiel
exponente: La fiesta o verbena de San Rosendo, Santo Patrón de la ciudad de
Pinar del Río.
Este fenómeno ha sido tratado con anterioridad por autores como Virtudes Feliú,
particularmente en su libro Fiestas y Tradiciones cubanas (2003), el cual
constituye el primer estudio que enfoca la clasificación, conceptualización, origen
étnico y el proceso evolutivo de las tradiciones festivas más importantes del
panorama cubano.
Cuba ostenta una Cultura basada en los orígenes étnicos que conformaron la
nacionalidad, por medio de las manifestaciones que legitimizan la cultura popular,
entre las que se destacan las fiestas populares tradicionales.
En circunstancias en que la situación internacional se torna cada vez más
compleja, matizada por profundas crisis económicas y la centralización del poderío
en las naciones más ricas, la política del Estado y gobierno cubano está dirigida a
seguir desarrollando la educación artística, la creación y la capacidad para
apreciar el arte.
De igual manera, se continúa abogando por la defensa de la identidad y la
conservación del patrimonio cultural, lo cual debe hacerse un uso racional de los
recursos con que se dispone y poner en alto, el
trabajo que lleva a cabo las Casas de Cultura para poner en alto las
manifestaciones tradicionales más importantes de cada provincia.· Ya que la
revolución que esté empeñada en transformar la vida cultural del país debe
comenzar por recoger, purificándolo, evaluándolo con sentido histórico, todo el
acervo cultural de la nación; debe mantener y salvar la mejor tradición cultural del
país, redescubrir, purificar e impulsar nuestra riqueza folklórica. Todo ello permitiría
aportar a la vida artística y literaria una rica savia popular, pues bebiendo en las
fuentes de nuestro pasado cultural y en el manantial inagotable de la creación, los
creadores pueden emprender una labor de alta significación y de fecundos
resultados, definiendo de manera integral su vinculación absoluta, directa y
amorosa con el pueblo. Es por esto que en el mes de Enero de l978, el Ministerio
5
de Cultura emite la Resolución No. 8, creando el Sistema de Casas de Cultura,
que estará subordinado técnica y metodológicamente al Ministerio de Cultura,
mediante la Dirección de Orientación y Extensión Cultural y la Dirección de Artistas
Aficionados.
Entre las actividades realizadas por la Casa de Cultura en el municipio de Los
Palacios se encuentra la fiesta del palaceño ausente, la cual constituye la
manifestación más diversa y la de mayor número de expresiones tradicionales
representadas en su celebración, de gran arraigo y preferencia popular en la
comunidad. Esta fiesta de carácter popular, en la actualidad no tiene en cuenta las
diversas formas de manifestaciones culturales y tipos de tradiciones de la
localidad, no se realizan actividades variadas que la caracterizaban como: fuegos
artificiales, repiques de campanas, tómbolas, bailes, organización de comparsas,
matinées infantiles, rodeos, exhibiciones de caballos y competencias etc. Además
no se divulga de forma sistemática por los diferentes medios de comunicación que
posee la localidad.
A partir de estos elementos prácticos y de reflexión en torno a la problemática se
hace necesario e inaplazable su importancia y vigencia en la actualidad para
mejorar la fiesta popular tradicional del palaceño ausente en el municipio Los
Palacios, que permite tener una visión crítica y explicativa de lo que acontece en
ese orden y poder trazar un plan de acciones socioculturales para la revitalización
de la fiesta popular tradicional del palaceño ausente, desde la casa de cultura del
municipio de Los Palacios. Ya que la Revitalización es la encargada de otorgar
mayor vitalidad o vigor a la recuperación del esplendor o el crecimiento de algo.
Además es la aprobación y apoyo de una comunidad local, con el consentimiento
de esta misma localidad, a favor de la reactivación de prácticas sociales y de
representación cada vez menos utilizadas o que han caído en descenso.
(UNESCO, Glosario de términos)
A partir de la realidad anterior se ha formulado el problema científico de la
investigación de la manera siguiente: ¿Cómo contribuir a la revitalización de la
fiesta popular tradicional del palaceño ausente, desde la casa de cultura del
municipio de Los Palacios?
6
Desarrollo
Conceptualización e historicidad acerca de Cultura y Tradición.
La cultura es la base y el fundamento de lo que somos. Los pueblos del mundo,
desde su fundación, van desarrollando su cultura, la cual, se plasma en sus
formas de vida, organización social, filosofía y espiritualidad, arte, educación,
memoria histórica, lengua, entre otros.
El término cultura, que proviene del latín cultus, hace referencia al cultivo del
espíritu humano y de las facultades intelectuales del hombre. En 1952, Alfred
Kroeber y ClydeKluckhohn compilaron una lista de 164 definiciones de "cultura" en
Cultura: Una reseña crítica de conceptos y definiciones. Luego de eso el contenido
del concepto ha ido cambiando a lo largo de la historia. (Kluckhohn, 2004)
Las problemáticas esenciales a la hora de abordar el objeto de investigación
tieneen su haber los disímiles criterios en torno al fenómeno cultura, categoría
esta que deviene en compleja, sustentada en la diversidad de criterios, amplitud y
enfoques que de ella se tienen.
Siendo un aspecto de carácter universal no queda fuera ningún sujeto social
carente de los valores de la cultura, por ello, asumir una investigación de carácter
social implica, por necesidad, acercarse a formas concretas de su devenir, a partir
de considerar factores que posibilitan, propician y garantizan la manutención y
conservación de la cultura desde lo artístico, a través de la participación viva y
activa de los actores sociales que la conforman y su correspondencia con los
gustos en general en la acción enculturativa de la sociedad.
El concepto cultura tiene un fundamento histórico y a su formación han contribuido
las diferentes etapas del pensamiento de la humanidad, cuando el hombre deja de
ser un apéndice de la naturaleza y trabaja para satisfacer necesidades; proceso
de transformación que tiene por base el trabajo capaz de incidir en su formación,
no solo como ente biológico, sino biosicosocial, pues su desarrollo también es
contenedor de capacidades cognoscitivas y afectivas, por lo que se podría hablar
de un proceso de producción de cultura.
Debido a estos orígenes el término cultura ha de analizarse en un primer momento
constreñido a un marco estrictamente filosófico, pues esta es donde por primera
7
vez, se arguye a determinadas significaciones y acotaciones, ya sea en el orden
fenoménico (materialista) o como esencia (idealista) que no pueden estar alejadas
de la historia del pensamiento científico.
Lo anterior sugiere remitirse a la historia del término, en un sentido sintético, en
cada etapa del desarrollo de la sociedad humana, contemplada desde la
antigüedad hasta la actualidad.
Asumir en primer orden una perspectiva filosófica acerca de la cultura, no niega,
sino presupone otros enfoques que aparecen en el transcurso del pensamiento de
la humanidad en sus distintas etapas.
Es obvio que en la etapa prehistórica no existe una sistematización acerca de la
cultura y el arte, sin embargo, es posible hacer una caracterización del período a
partir de testimonios legado por los antepasados; la impotencia frente a las fuerzas
ciegas de la naturaleza y su incapacidad para explicar los fenómenos circundantes
son elementos que condicionan la práctica de ritos que integraban danzas, cantos,
pantomimas, narraciones de sucesos y pinturas vinculadas a su vida. La
observancia de una tendencia marcada hacia el arte como instrumento del
conocimiento humano y forma de exteriorizar su existencia como ente social en el
sentido más amplio contribuyó al desarrollo de su actividad espiritual.
Así, el arte ordena el sistema de concepciones acerca del mundo circundante,
regula y dirige los procesos psíquicos y sociales y, por ende, constituía un arma en
la lucha del hombre con su propio caos y el de la sociedad humana, no obstante,
el concepto de cultura que se ofrece como término teórico en la filosofía de la
antigüedad, en la figura del filósofo y orador romano Marcos Tulio Cicerón (45
años a.n.e.) en su obra Disputas Tusculanas sigue la concepción de Platón con la
designación del “paideia” (Bayer, 1992)
Para Cicerón la cultura está relacionada con la razón humana en el mismo verso
del avezado Sócrates (469-399 a.n.e) quien al concebirla desde la filosofía,
entendida como doctrina de cómo se debe vivir o ciencia de la vida humana,
otorga a la filosofía un significado de “cultura de la razón. (Bayer, 1992)
Para la Sociología, la cultura es el conjunto de estímulos ambientales que generan
la socialización del individuo. (Schwanitz, 2002)
8
Para la Filosofía, “Cultura es el conjunto de valores materiales y espirituales, así
como los procedimientos para crearlos, aplicarlos y transmitirlos, obtenidos por el
hombre en el proceso de la práctica social”.(Rosental, 1965)
Resulta necesario al hablar de cultura, recurrir a la filosofía marxista y las
formulaciones emanadas a partir del materialismo dialéctico e histórico y su tesis
acerca de la comprensión materialista de la historia, en la que se fundamenta la
formación de una cultura condicionada por cambios ocurrido en la estructura
económica. Obras como Dialéctica de la Naturaleza (1875) y El Papel del Trabajo
en la Transformación del Mono en Hombre (1875) formulan con claridad que todo
el desarrollo de la humanidad se efectúa en el proceso del trabaja gracias a la cual
surgen las relaciones sociales y muestran que los hombres en su desarrollo no se
manifiestan como algo creado sino como creador, capaz de promover cambios y
transformaciones como sujeto histórico y asimilación artística de esa realidad que
constituyen poderosas fuerzas de auto expresión. Los clásicos del marxismo si
bien no dejaron un instrumental teórico para el análisis de la cultura y el arte así
como una acepción definida de su concepto, ellos pronunciaron, a juicio de la
autora, diferentes criterios alrededor del término que evidencian que la cultura es
producto del desarrollo histórico concreto de la sociedad y la acción del hombre en
el proceso de su actividad, elementos que han motivado las diferentes acepciones
entorno a la cultura que tienden a ser identificadas con: Tradiciones,
comportamientos, legados, fuentes de cambio, creatividad, conocimientos, arte,
cotidianidad, emoción, inteligencia, información, valores sociales.
“La cultura puede considerarse actualmente como el conjunto de los rasgos
distintivos espirituales y materiales, intelectuales y afectivos que caracterizan una
sociedad o un grupo social. Ella engloba además de las artes y las letras, los
modos de vida. Los derechos fundamentales del ser humano, los sistemas de
valores, las tradiciones y las creencias” (Conferencia Mundial sobre Políticas
Culturales UNESCO “Repensar el Desarrollo”, 1988-1997) )
La perspectiva sociológica más extendida es la que considera que el éxito del
equilibrio social descansa en la integración de los sujetos sociales a las
estructuras: obtener mediante el control social al ajuste entre sujetos e
9
instituciones, será significativo de armonía y garantizará la perdurabilidad de los
sistemas de gobernabilidad. A tono con estas estrategias de pensamientos se
entiende entonces que haya sido el estructural-funcionalismo el marco teórico por
excelencia para hacer concordar lo social con lo individual hasta cierto punto no
compartida por la posición de los antropólogos, lo importante es explicar el por qué
de lo discordante.
Dicha postura sociológica encontró opositores en otras escuelas sociológicas
entre las que se encuentran las teóricas del conflicto (del que el más importante
exponente son las sociológicas marxistas, la escuela Francfort, el interaccionismo
simbólico y sus derivaciones, entre otros).
Se considera que la cultura es una especie de tejido social que abarca las distintas
formas y expresiones de una sociedad determinada. Por lo tanto, las costumbres,
las prácticas, las maneras de ser, los rituales, los tipos de vestimenta y las normas
de comportamiento son aspectos incluidos en ella y tienen especial significado
para los grupos humanos que los vivencian.
Es por ello que se asume el concepto de Tylor (1995) cuando postula que:
"La cultura consiste en pautas de comportamiento, explícitas o implícitas,
adquiridas y transmitidas mediante símbolos y constituye el patrimonio
singularizador de los grupos humanos, incluida su plasmación en objetos; el
núcleo esencial de la cultura son las ideas tradicionales (es decir, históricamente
generadas y seleccionadas) y, especialmente, los valores vinculados a ellas”.
La cultura cubana es el resultado de un largo proceso de transculturación pero no
solo la cultura, sino nuestra historia pues la historia de Cuba y de hecho su cultura,
es la historia de sus intrincadísimas transculturaciones. (F., 1963 )
De lo anterior se deduce que el pueblo cubano y su cultura no se formaron de
acuerdo con la evolución lineal de una sola etnia y su cultura, sino que es el
resultado de etnias y culturas provenientes de diversos continentes que cambiaron
en el territorio, muchos de sus rasgos primigenios e interactuando entre sí, se
integraron en un nuevo complejo etnocultural.
En el nacimiento de la cultura cubana se funden tres raíces principales. La primera
de estas raíces es la de los pobladores aborígenes, cuyo legado étnico se vio
10
reducido por el impacto que significó el proceso de conquista y colonización. Por
esta razón, las dos raíces de mayor significación en el etnos cubano son la
española y la africana. La primera, fue el resultado de una migración proveniente
de la metrópoli que, con momentos de mayor o menor intensidad, se ha mantenido
a lo largo de toda la historia. En los primeros siglos de la conquista predominaron
los grupos provenientes del reino de Castilla, sobre todo del sur de España. A ella
se sumaron otras muy importantes procedentes de las Islas Canarias, Galicia y
Cataluña.
La raíz africana deja una huella muy particular al proceso formativo de la cultura
cubana. Procedentes de diferentes etnias (yorubas, mandingas, congos,
carabalíes, bantú), como esclavos fueron mezclados en las plantaciones
provocando nuevas asociaciones culturales entre las propias comunidades
africanas. Desde las propias plantaciones, antes de la abolición de la esclavitud,
comienza el proceso de sincretismo entre la cultura de los esclavos y la de los
amos, dando lugar a una cultura totalmente nueva y diferente a la de sus raíces
originales. En la definición actual de la cultura cubana, estas tres raíces conforman
la base de las tradiciones, la cultura y la religiosidad popular.
La cultura popular es aquella que es estimada o, al menos, conocida por el público
en general. Entiéndase por público a los miembros de la sociedad en que se
desarrollan dichas manifestaciones culturales, que expresan la idiosincrasia, y
valores éticos, estéticos, económicos, etc, de un pueblo, el cual las considera
como “propias” y constitutivas de su tradición.
El concepto de tradición proviene del latín traditio y a su vez de tradere, entregar.
Es tradición todo lo que una generación hereda de las anteriores como: valores,
costumbres y manifestaciones que son conservados socialmente y al estimarlos
valiosos, se quiera legar a las nuevas generaciones. (UNESCO, 2009)
La tradición es el conjunto de bienes culturales que se transmite de generación en
generación dentro de una comunidad. Se trata de aquellos valores, costumbres y
manifestaciones que son conservados socialmente al ser considerados como
valiosos y que se pretenda inculcar a las nuevas generaciones.
11
La tradición ha sido comúnmente considerada como un segmento histórico
relativamente inerte de una estructura social: la tradición como supervivencia del
pasado. Sin embargo, esta versión de la tradición es débil en el punto preciso en
que es fuerte el sentido incorporado de la tradición: donde es visto, en realidad,
como una fuerza activamente configurativa, ya que en la práctica la tradición es la
expresión más evidente de las presiones y límites dominantes y hegemónicos.
(Williams, 1928)
Siempre es algo más que un segmento histórico inerte; es en realidad el medio de
incorporación práctico más poderoso. Lo que se debe comprender no es
precisamente “una tradición”, sino una “tradición selectiva”: una versión
intencionalmente selectiva de un pasado configurativo y de un presente pre
configurado, que resulta entonces poderosamente operativo dentro del proceso de
definición e identificación cultural y social.
Dentro de una hegemonía particular, la tradición constituye un aspecto de la
organización social y cultural contemporánea del interés de la dominación de una
clase específica. Es una versión del pasado que se pretende conectar con el
presente y ratificar. En la práctica, lo que ofrece la tradición es un sentido de
predispuesta continuidad. (Williams et al., 1981)
Es un proceso muy poderoso, ya que se halla ligado a una serie de continuidades
prácticas: familias, lugares, instituciones, un idioma, que son directamente
experimentadas. Asimismo, y en cualquier momento, es un proceso vulnerable, ya
que en la práctica debe descartar áreas de significación totales, reinterpretarlas,
diluirlas o convertirlas en formas que sostengan, o al menos que no contradigan,
los elementos verdaderamente importantes de la hegemonía habitual.
Abordando dimensiones más concretas la tradición es una fuerza activa
configurada o heredada, es selectiva. Una visión intencionalmente selectiva de un
pasado configurado y de un presente pre-configurado, que resulta entonces
poderosamente operativo dentro del proceso de definición e identificación cultural
y social. Un proceso deliberadamente selectivo y conectivo que ofrece una
ratificación cultural e histórica de un orden contemporáneo. Si bien una visión del
pasado tienen el objeto de ratificar el presente y de indicar las direcciones del
12
futuro, deja a un lado, descarta, diluye o reinterpreta las que no desea bajo la
denominación de “fuera de moda o “nostálgicas y ataca a las que no pueden
incorporase considerándolas “sin precedentes ” o “extranjeras ”.
Es vulnerable porque se pueden recuperar, revitalizar o aprovechar tradiciones o
prácticas alternativas olvidadas. (Williams et al., 1981)
Dentro de la tradición se identifican cuatro etapas: muerta (corresponde a una
cultura ya extinta solo se conserva en libros de viajeros, archivos, pinturas) ,
moribunda (la cultura en cuestión conserva tan solo algunos detalles y elementos
habiéndose perdido la típica por motivos estrictamente demográficos, los ancianos
únicamente la conservan y se la transmiten a los más jóvenes), viva (se practica
en la vida cotidiana) y naciente (rasgos culturales nuevos que con el tiempo tienen
chances de convertirse en tradición (Tovar, 1985)
La tradición es la comunicación de generación en generación de los hechos
históricos acaecidos en un determinado lugar y de todos aquellos elementos
socioculturales que se suceden en el mismo. Es decir, los bienes culturales que
una generación considera imprescindibles de ser rescatados y continuados a
través de los tiempos y los transmite a las siguientes generaciones constituyendo
la tradición de un país (Paz, 2010)
Al analizar algunos de los conceptos más importantes de tradiciones y a partir de
la relación inseparable que existe entre estos con la cultura propia de un pueblo,
sería acertado analizar las encrucijadas de las tradiciones festivas a lo largo de la
historia cultural cubana.
Consideraciones sobre las tradiciones festivas más importantes en Cuba.
El origen de la actividad festiva cubana se vincula estrechamente con los
asentamientos étnicos que se produjeron en el suelo insular, puesto que cada
componente trajo su cultura, que al ponerse en contacto con los demás se
modificó.
Este proceso de transformación o transculturación, que dio por frutos una nueva
cultura, se realizó sobre la base de la pérdida de ciertos elementos originales de
cada cultura, la mezcla y la asimilación, unido a un lento proceso de transmisión
generacional. Cada uno de estos grupos: el hispánico, el africano, el chino y el
13
francés, por mencionar solo los principales, constituyeron tipos culturales muy
disímiles, con caracteres propios que al interrelacionarse fundieron una nueva
cultura nacional que se caracteriza por sus elementos autóctonos y cubanos.
El proceso de transculturación, que conformó la cultura nacional, comenzó desde
el encuentro de culturas ocurrido en 1492. Una buena parte de la población
aborigen de Cuba fue desapareciendo en relativamente pocos os, debido a los
maltratos, el trabajo intensivo y las enfermedades provenientes del Viejo Mundo,
desconocidas por los nativos. Los remanentes de los originales pobladores se
mestizaron paulatinamente, y en el orden cultural, solo han quedado noticias de
una actividad festiva llamada areíto. Según los cronistas se trataba de un complejo
festivo que incluía música, danza, pantomima, expresiones orales, comida y
bebida y rituales mágico-religiosos. Estas fiestas primitivas solían extenderse
desde el atardecer hasta el alba. (Feliú V. , 2003)
Las tradiciones católicas de los españoles trajeron la instauración de instituciones,
usos y costumbres, con el objetivo de controlar los territorios conquistados. La
Iglesia Católica organizó festividades desde el principio, que como la del Corpus
Christi tenían como actividad principal una procesión de los vecinos del lugar.
Otras fiestas del calendario católico fueron las patronales y las de altares de cruz.
Cuando el medio rural se encontraba aislado geográficamente aislado, preservó
una serie de elementos de estilos hispanos, carentes de influencias foráneas. El
punto guajiro, con el repentismo con base literaria en la décima y en forma de
improvisación, junto a otros elementos característicos, se insertó en formas
festivas autóctonas propias del hombre de campo. Como actividad festiva del
campo, el guateque agrupaba manifestaciones danzarias y musicales del
campesino, manteniendo siempre sus elementos identitarios.
En el siglo XVI llegan a Cuba los primeros esclavos africanos, los cuales arrojaron
un significativo aumento demográfico e influyeron en el incremento de la
producción azucarera, que constituyó la base fundamental de la economía cubana
de la colonia.
14
La llegada de esclavos africanos resultó ser, junto a la influencia hispánica, el otro
componente importante de la nacionalidad cubana, cuya influencia puede
observarse no solo desde el punto de vista étnico, sino sociocultural.
Los esclavos que arribaron a Cuba en condiciones de esclavitud, aplicaron
estrategias de supervivencia con el objeto de mantener vivos los elementos
culturales de sus regiones de procedencia. Téngase en cuenta que la esclavitud,
como fundamento teórico, se basó en la deslegitimación del sujeto esclavo, de sus
prácticas culturales, de su modo de vida, que fueron catalogados como salvajes y
por tanto, contrarios a la civilización. Por tanto, sus tradiciones culturales, que no
seguían el tronco católico de la hispanidad, fueron calificadas de heréticas y
contrarias a la civilización, lo cual llevó a su prohibición, en reiteradas ocasiones,
y siempre a la represión de las mismas.
Según Feliú (2003) en las plantaciones y barracones solo se les permitía a los
esclavos realizar sus bailes y danzas los domingos y días señalados por las
autoridades españolas; las mismas eran denominadas genéricamente fiestas de
tambor por ser este el instrumento musical alrededor del cual se celebraban
dichas fiestas que se basaban en la práctica de bailes y música acompañadas por
comida y bebida. Había ingenios donde el tambor comenzaba a las doce de la
tarde, mientras que en otros desde las primeras luces del alba. (Feliú V. , 2003)
Al ser despojado de sus formas originarias de vida, el negro se vio obligado a
integrarse a las nuevas relaciones socioeconómicas, conformando así elementos
culturales acordes a su realidad. Sin embargo, conservó algunos elementos
tribales que tenían una función inmediata en la sociedad que se desarrollaban. Los
cabildos, surgidos a mediados del siglo XVI cuando ya existían algunos negros
libres, fueron un ejemplo de esto; eran organizaciones que implicaban una unión
parcial, pues solo eran admitido negros de una misma tribu o nación. Las
funciones de estas instituciones eran de carácter humanitario, conjuntamente con
la preservación de tradiciones de su tierra originaria mediante la celebración de
festividades en días señalados o en cualquier otra actividad recreativa. La
expresión más elocuente fue la adoración que el esclavo y el liberto seguían
15
haciendo a sus dioses. Enmascarados en fiestas, los mismos se dieron a conocer
hasta ser popularizados en la población.
En el proceso de sincretismo religioso los ídolos y creencias africanas se
traspasaron a los cristianos, tomando también de ellos sus denominaciones.
Los cabildos de nación tenían permitido por las autoridades coloniales para
celebrar sus fiestas y reuniones los domingos. En la medida que ganaron
miembros obtuvieron mayores facilidades para su desenvolvimiento, y se hicieron
más frecuentes sus salidas en días dedicados a festividades católicas, lo cual
otorgaba mayor colorido a las celebraciones con sus bailes, cantos y
representaciones.
Algunas de las festividades más importantes para los cabildos eran la del Corpus
Christi, en la cual miles de personas salían a las calles y plazas alborotando y
bailando, especialmente los negros que vestían ropajes de color arcoíris y
danzaban a ritmo de tambor. Era un espectáculo brillante que mostraba como una
festividad religiosa se transformaba en todo un bacanal; y la del Día de Reyes, en
esta última los cabildos recorrían las calles hasta terminar en el Palacio de los
Capitanes Generales en La Habana, a fin de solicitar el aguinaldo. (Feliú V. , 2003)
En 1791 con la revolución haitiana, se produjo un flujo ininterrumpido de franceses
a la zona del oriente cubano. De los esclavos llegados de Haití con sus amos
proviene la Tumba Francesa, fiesta que tuvo sus inicios en los cafetales y que más
tarde trascendió al ambiente urbano, y de esta tomó su nombre la sociedad
surgida con posteridad. Esta sociedad tenía las mismas funciones que los cabildos
de nación: sus reuniones no obedecían a ningún calendario fijo, entre sus
miembros se encontraban esclavos o negros libres, cubanos o africanos, y
descendientes de los esclavos haitianos que conservaban el apellido de su amo
francés.
De los chinos y los jamaicanos que poblaron el país, hace referencia también
Virtudes Feliú (2003), pues aún perviven algunas de sus manifestaciones. Los
chinos llegaron en calidad de contratados, pero fueron sometidos a un régimen
casi igual que el de los esclavos. De los mismos puede señalarse como
festividades más importantes la celebración del año nuevo chino con sus bailes,
16
música y comidas típicas. Aunque la mayoría de las practicas chinas no se
popularizaron, por ser sus sociedades cerradas con solo acceso a sus miembros,
sí constituía todo un acontecimiento la salida del león chino durante los carnavales
de La Habana, esperado por todo el barrio de Zanja, lugar donde quedó
establecida esta costumbre.
Por su parte, los jamaicanos llegaron a Cuba como trabajadores destinados a la
zafra azucarera, trayendo consigo sus tradiciones y cultura. Se destacan los
festejos laicos del 25 de diciembre, el de los pitos y el que se celebra el 1 de
agosto por la proclamación de la libertad de Jamaica. Todas estas fiestas son de
gran colorido y la participación es mayormente de los jamaicanos y sus
descendientes.
Todas estas expresiones festivas de distintas procedencias ejercieron gran
influencia en el proceso de conformación de la cultura popular y tradicional
cubana. La práctica de estas tradiciones, en la envoltura de la festividad, constituía
una forma de mantener viva una pertenencia cultural determinada en una tierra en
la que convivían, ya sea en condiciones de dominado o dominador. En especial
resultan importantes sus festividades religiosas, debido a la importancia que lo
religioso alcanza en el alma popular, como factor de movilización y cohesión
social. Por tanto se impone profundizar en las fiestas patronales de origen católico
que durante su decursar por la historia nacional, con la cruz y lo sacro, han jugado
un papel relevante en la formación e identidad de la nación.
Concepciones y realidades de Fiesta y de Fiesta Popular Tradicional.
El vocablo latino festum es el plural de festa: de allí proviene la palabra fiesta.
Solemnidad religioso-civil en conmemoración de un hecho. Día consagrado a un
acto de religión importante. Se trata de un rito social, compartido entre un grupo de
personas, donde se marca un cierto acontecimiento a modo de celebración. (Toro,
1968)
Según Sainz de Robles,(1978) el término fiesta “tiene como sinónimos regocijo,
diversión, alegría, convite, recepción, velada, procesión, certamen”.
Para (Sánchez, nd) “La fiesta es un momento donde los distintos significantes y
significados culturales interactúan, definiendo al grupo social que la protagoniza. A
17
través de ella se expresan sentimientos individuales y colectivos. La fiesta y la
religión en nuestra tradición cultural, son difícilmente separables.”
Según las definiciones de fiesta dadas por Sainz de Robles, (1978), de Toro
&García- Pelayo, (1968), y Sánchez, (nd) se puede decir que la fiesta se asocia a
la diversión y al regocijo más allá del evento en mismo. Se puede entonces
denominar fiesta a cualquier manifestación de alegría.
“La fiesta en la tradición mito poético y religioso arcaica, es un segmento temporal
que posee un vínculo especial con la esfera de lo sagrado, que supone la máxima
participación en esta esfera de todos los que toman parte de la fiesta, y que puede
estar marcado como una acción institucionalizada (incluso cuando tiene un
carácter improvisado)” ((Toporov, 2002, )
La fiesta se opone a los días corrientes, no feriados, a los días de trabajo, y, en
una diferenciación más detallada, a los días de trabajo particularmente singulares,
los llamados días “nefastos”, y en lo ideal tiene la finalidad de alcanzar el estado
psicofísico óptimo de sus participantes: desde la euforia, vinculada a una plena
sensación del mundo y/o de Dios, hasta la restauración de cierto nivel corriente
medio, neutral, transgredido por una situación trágica, ”negativa” (la muerte, el
infortunio, la pérdida). ((Toporov, 2002, )
La oposición entre la fiesta y los días de trabajo es la oposición cardinal, y
determinante, e indicadores tales como ritualidad, arritualidad (mejor dicho: el nivel
y el carácter de la manifestación de la ritualidad), alegría, tristeza, oficialidad, no
oficialidad y solemnidad, no solemnidad, deben verse como secundarios y no
esenciales a los efectos de distinguir la fiesta de la no fiesta. Un rasgo esencial e
inalienable de la fiesta es también su sacralidad.
Esta vinculación entre la sacralidad y la fiesta es en tal medida obligatoria, que en
cierta medida y en determinado contexto cabe decir que sagrado es aquello que
está ligado a la esencia de la fiesta, a su núcleo” ((Toporov, 2002, )
Esencialmente entonces se puede decir que una fiesta es una conmemoración
jubilosa o alegre de algún hecho importante de índole personal o social, que la
humanidad conoció desde tiempos remotos y que esta es la exteriorización social
de un hecho que se pretende compartir. Las fiestas pueden incluir música, baile,
18
disfraces y comida, cada una de ellas tiene sus propios ritos y la cantidad de
personas involucradas en las mismas varía de acuerdo con la magnitud de la
celebración.
Al clasificar las fiesta de la tradición mito-poética arcaica, cabe distinguir la fiesta
principal de la tradición dada (la fiesta universal), la “súper fiesta” por así decirlo,
que posee la mayor fuerza sagrada, las fiestas del ciclo anual (en la práctica se
conocen también ciclos de varios años: siete, doce, sesenta; ciclos vinculados al
nuevo siglo, la nueva era, etc.); fiestas que coinciden con subdivisiones más
fraccionadas (fiestas estacionales, fiestas mensuales, fiestas semanales y sus
equivalentes, en particular las imágenes diarias de la fiesta en la oración matinal o
vespertina, durante la visita al templo, en las sesiones de meditación, trance, yoga,
etc., fijadas diariamente en el tiempo); fiestas del ciclo vital (nacimiento, iniciación,
matrimonio, muerte). ((Toporov, 2002, )
En una serie de casos es esencial distinguir las fiestas oficiales (que en una época
posterior coinciden frecuentemente con las fiestas estatales) de las no oficiales
una transformación tan común de éstas como las fiestas eclesiásticas y
“populares”(extraeclesiásticas) las fiestas “cerradas” (secretas, estrictamente
profesionales) de las «abiertas» (en las cuales pueden participar todos en
principio), las fiestas parciales (por ej., femeninas, infantiles, militares) de las
totales, las fiestas singulares de las que se repiten periódicamente, las fiestas
preparadas de las improvisadas (a menudo sin un plan y un programa precisos,
pero con la presencia de algunos movimientos u operaciones “festivos”; a partir de
éstos, como de piezas en bruto, se monta una fiesta íntegra)”((Toporov, 2002, )
La fiesta contiene en las distintas tradiciones, creencias y mitos religiosos, la
música, las danzas, los juegos, las comidas y bebidas, los medios de transporte y
otros aspectos de la cultura espiritual y material del pueblo. Estas pueden estar
vigentes y poseer un contenido religioso o laico. Es por tanto una manifestación de
la cultura tradicional que resulta básica para el estudio integral de un núcleo social,
pues muestra las principales costumbres, hábitos y comportamientos.
Desde tiempos inmemorables, el hombre tradujo en festividades los triunfos
alcanzados, la actividad festiva adquirió un carácter netamente popular, al ser
19
organizada y disfrutada por grandes grupos humanos. El carnaval como festividad
popular ha sido objeto de diversos estudios especializados, un ejemplo de ello lo
constituye el libro La rama Dorada de George Frazer (1922), donde se establece
una serie de paralelismos entre los festejos de diversas partes del mundo que
permite encontrar los distintos modos de celebrarse que han caracterizado estas
fiestas y también las analogías existentes en las mismas en las diferentes latitudes
estudiadas.
En el Atlas Etnográfico de Cuba se hace referencia a tres tipos esenciales de
fiesta: (autores C. d., 2002)
Fiesta Popular: “Las fiestas en general, constituyen una vía fundamental para el
estudio integral de una comunidad en tanto resumen los principales
comportamientos, creencias, hábitos y costumbres. La fiesta popular goza de la
preferencia del público durante un determinado período de tiempo, por lo tanto su
duración puede ser efímera”.
Fiesta Popular Tradicional: “Actividad colectiva de tipo familiar, vecinal, comunal o
social en general, que la población participante organiza y prepara para su propio
disfrute. Pervive de una generación a otra por un lapso prolongado de tiempo. Es
generada por algún acontecimiento colectivo ya sea de índole social, económica,
religiosa, vinculada con el ciclo anual, vital u otro. Se caracteriza por el sentido de
pertenencia que el grupo social participante le otorga”.
Las fiestas populares tradicionales son las actividades promovidas por algún
acontecimiento colectivo, tanto de carácter social, económico, religioso, o de otra
índole, que es reconocido por un núcleo étnico dado y con participación popular de
generación en generación durante un largo período. Las fiestas populares
tradicionales incluyen casi todos los elementos o manifestaciones de la cultura
popular tradicional, como música, danza, artesanía, los géneros de literatura oral y
teatralizaciones, las comidas y bebidas, los juegos y competencias, las creencias
religiosas, la ornamentación, y los ritos, entre otras. (Feliú, 2003)
En la tipología aportada por Feliú (2003) sobre algunas fiestas populares
tradicionales en Cuba, que se pueden clasificar en religiosas se encuentran las
católicas, que representan a la etnia Ibero-Canario, estas fiestas eran patronales y
20
los nombres de las celebraciones según el santo patrón eran: Nuestra Señora de
la Virgen de las Candelas o Candelaria, La Caridad, San José, San Pablo, La
Virgen del Carmen, Nuestra Señora de las Nieves, San Rosendo y La Cruz de
Mayo. También se encuentran las fiestas de origen subsahariano estas
representan a la etnia africana, y se dividen en dos, las festividades religiosas
como el Bembé, las Congas y el Kinfuiti y las festividades Laicas- campesinas
como el Tambor Yuca.
Al hablar de fiesta es casi imposible no hablar de tradición, puesto que ambas se
complementan y en definitiva, forjan con el transcurrir de los años la historia viva
de un pueblo que se ha ido engendrando con las aportaciones y creaciones de sus
vecinos en el devenir de los años. Las fiestas, costumbres y tradiciones de un
pueblo, van a definir su idiosincrasia, van a perfilar las características propias de
este pueblo y van a marcar su propia cultura.
“Pero al hablar de la fiesta como institución productora de identidad y ciudadanía,
estamos hablando de funciones no tradicionales de la fiesta. No se trata de
pequeños ciclos rituales que organizan los ritmos de la producción agrícola o
ganadera, ni de un ciclo de fiestas por los que se configura una estructura de
prestigio social local. Se trata de fiestas que crean lazos y vínculos entre
individuos que no comparten cotidianamente un mismo espacio y que tienen
intereses diferentes y en otras partes”. (Diez Hurtado, (nd))
“La fiesta es sobre todo una actividad colectiva de carácter social, donde se
estrechan las relaciones personales, se muestran habilidades en distintos juegos,
competencias y bailes y donde por lo general se altera la conducta acostumbrada,
debido a la ingestión de bebidas alcohólicas, la euforia propia del momento o la
personalidad incógnita escondida detrás de una careta o máscara. En la fiesta
participan, en mayor o menor grado, importantes núcleos de la población que
reside en la localidad y otros que, residiendo fuera de ella, sienten añoranza por
aquellas celebraciones que le traen gratos recuerdos de niñez y juventud. De ahí
que sean esenciales los estudios agonográficos; sus observaciones son
fundamentales para el conocimiento de un pueblo, de las influencias que ha
recibido y el legado que ha preservado”. (Feliú V. , 2010)
21
Las fiestas como parte de las tradiciones son acontecimientos colectivos
arraigados, celebraciones fijadas inicialmente según el calendario religioso, pero
fueron perdiendo este carácter después del triunfo revolucionario y adquirieron
matices laicos, en los que predomina la intención recreativa, la patriótica, y donde
la unidad doméstica de vida íntima y actividad social se reproduce con la
participación unida de la familia.
“Por otro lado, si las fiestas siguen siendo depositarias de la tradición, ésta es
considerada ahora un producto de exportación: la fiesta es un espectáculo que se
ofrece a diversos públicos: no sólo el pueblo y sus emigrantes sino también los
pueblos vecinos –definiendo así prestigios regionales relativos- sino también al
público en general. La fiesta se convierte así en una carta de presentación del
espacio local, que se suma a los lugares arqueológicos en un eventual paquete
para futuros turistas”. (Diez Hurtado, (nd))
Se asume como concepto fundamental de la investigación el de (Sánchez, nd) ya
que de los conceptos de fiesta planteados en este epígrafe se enfocan de manera
más concreta.
Asimismo el autor define la fiesta como ese momento de interacción, donde se
expresan sentimientos y se definen identidades, ya sean locales o nacionales.
Otro concepto de incalculable valor para nuestro trabajo y que fue minuciosamente
examinado por esta investigadora en la revisión bibliográfica que precedió al
diseño metodológico de este estudio, fue el de Fiestas Tradicionales: asumiendo
por nuestra parte que son actividades festivas en las cuales se celebran las
tradiciones de cualquier índole en una comunidad cualquiera.
Fiestas Populares se considera aquellas celebraciones que se llevan a cabo en la
actualidad y que no conmemoran ninguna tradición en particular.
La conservación de las tradiciones populares es una acción que debe estar
presente en cada momento de la vida del hombre. Se tiene el compromiso de
preservar el patrimonio cultural intangible, folclórico, popular, tradicional, material,
o espiritual, de la globalización que conduce al desarraigo, a la homogenización y
a la pérdida de la identidad.
22
La importancia de las fiestas populares tradicionales esta dada por ser una
actividad colectiva la que toma parte con un grado mayor o menor de participación
una porción estimable de la población que reside en la localidad, o que al residir
en otra siente la necesidad de participar en las celebraciones que le traen gratos
recuerdos de su niñez o juventud. Esta participación puede ser activa o pasiva,
esta última es la adoptada por los simples espectadores, en el caso de un desfile u
otra actividad. No obstante existen otros tipos de participaciones, como las de
índole laboral o económica, personificada por los músicos, artistas o vendedores
de productos, propios de las fiestas.
Antecedentes históricos de las fiestas en Pinar del Rio.
La cabecera de la provincia radi primero en Guane, después en San Juan y
Martínez y finalmente en Pinar del Río, que fue declarada parroquia bajo la
protección del Santo Patrón San Rosendo. La provincia de Pinar del Río contó
con abundantes fiestas. De ellas, un buen número correspondía a celebraciones
de origen religioso, en las que se incluyen tanto las de antecedentes católicos
como las de antecedentes africanos. Además existen múltiples festividades de
carácter laico que se han agrupado por algunos estudiosos en fiestas campesinas,
verbenas laborales, de inmigrantes y de corte carnavalesco.
Fiestas Patronales:
Estas fueron muy numerosas cada pueblo en la colonia era fundado bajo la
advocación de un santo patrón o patrona del panteón católico. La celebración más
común era la dedicada a la Virgen de la Candelaria que se realizaba en los
municipios de Minas de Matahambre, Viñales, Candelaria, San Cristóbal, Los
Palacios y Consolación del Sur. Seguida a la dedicada a la Virgen de la Caridad y
San José y en menor medida a San Pedro, San Pablo, La Virgen del Carmen y
Nuestra Señora de las Nieves. Hoy en día todas estas fiestas no están vigentes a
escala de la sociedad ya que solo son recordadas dentro de las iglesias católicas.
Estas fiesta incluían un programa que en su primera aporte se dedicaba al culto
religioso que incluían novenarios, preparativos para los ritos religiosos, dianas,
misas y más tarde se sacaba en procesión a la imagen del santo por toda la calle
de cada uno de los pueblos.
23
En la segunda parte comenzaban las actividades populares, libres de matices
religiosos, en la sociedad y calles más importantes de los pueblos. Consistían en
competencias y juegos lícitos e ilícitos donde los más frecuentes eran los basados
en los torneos o suertes a caballo (ensartar sortijas, palo ensebado, y otros),
también los juegos el tiro al blanco, el de la manzana y competencias de bicicletas,
juegos de pelota, peleas de gallos y carrera de saco. A lo largo de las calles se
ofrecían comidas y bebidas típicas, entre ellas abundaban los dulces de
confección casera, a saber buñuelos, boniatillos, alegrías y malarrabia, así como
platos característicos: lechón asado, congrí, yuca y empanadas.
Las calles y fachadas de las casa particulares y edificios públicos se adornaban
para la ocasión con banderitas de colores, pencas de cocos, guirnaldas y otros
motivos florales. También se pintaban los frentes de las casas con pintura o cal, se
construían enramadas a la entrada de la población y de uno a otro lado de la calle
se colgaban adornos confeccionados por los vecinos.
Los bailes se celebraban en las calles y en las sociedades, con la división de la
población tanto por el nivel como por el color de la piel y se tenía en cuenta el
grado de riqueza o de pobreza. Estas actividades bailables cambiaban según la
época, existen relatos acerca de los bailes de cuadros como los lanceros, bailes
españoles de varios géneros, el vals, contradanzas, el foxtrot y por supuesto el
son cubano.
Los conjuntos musicales en sus inicios fueron locales, pero posteriormente cuando
comenzó la comercialización fueron contratados agrupaciones de la capital.
Los vendedores ambulantes se dedicaban a vender matracas, serpentinas, pitos,
yoyos y gorritos.
Otras características de estas actividades eran las representaciones teatrales con
piezas de géneros bufo, zarzuelas y otras de carácter costumbrista con actores y
cantante de la cabecera provincial y de la Habana.
La verbena de San Rosendo
San Rosendo (907-977), eclesiástico hispano cristiano, obispo de Santiago de
Compostela y virrey de Galicia.
24
Nació en Valdesalas, Galicia, hijo del conde Gutierre Menéndez. Estudió latín en
Mondoñedo e ingresó en el monasterio de Caveiro. En el año 925 fue nombrado
obispo de Dumio y después de Mondoñedo. Fundó la abadía de San Salvador de
Celanova y restauró numerosos monasterios en Galicia y el norte de Portugal.
Debido a sus virtudes, el rey gallego Sancho Ordóñez (925-929) le nombró virrey
de Galicia y obispo de Compostela, con el encargo de luchar contra los
normandos, misión que llevó a cabo con éxito con la ayuda del conde Gonzalo
Sánchez. Amante de la vida contemplativa, volvió a Celanova, donde murió siendo
su abad el 1 de marzo del año 977. Su festividad se celebra el 1 de marzo.
Desde el siglo XVIII y hasta la década del 50 del siglo XX fue la fiesta de mayor
popularidad en la provincia fue la que se realizaba en honor a San Rosendo que
generalmente se efectuaba dentro de los nueve días anteriores al 1 de Marzo y
hasta este día inclusive. Fue la única festividad religiosa que desde su inicio tomo
el nombre de Verbena. Después de realizado los oficios religiosos comenzaban las
festividades laica en calles principales de la ciudad (Calle Martí, Colón al costado
del teatro, Calzada de la Coloma, Avenida Cavada etc.), los parques de la ciudad,
la sociedad Colonia Española, el Instituto de Segunda Enseñanza, la Escuela
Normal para Maestros, la Farmacia y Club San Rosendo.
La peculiaridad más importante de la Verbena de San Rosendo y que más gratos
recuerdos ha dejado en la población, fue la caracterización de diversos países
donde los más comunes fueron México, España y China independientemente del
barrio cubano. Cada uno de ellos era decorado de acuerdo al país y se
acompañaba con vestuario, música, comida y bebidas típicas de la nación
representada.
En el caso del barrio chino llamaba mucho la atención por el espectáculo que
brindaba, centralizado en la actuación de un dragón articulado con una enorme
cabeza de cartón por cuya boca brotaban llamaradas.
Por su parte el barrio cubano poseía una comparsa en la que participaban
hombres, mujeres y niños de todas las edades con vestimentas propias de
comparceros, es decir, trajes blancos con vuelos de colores en las mangas y
25
escotes. Los bailes se fueron extendiendo a centros de diversiones nocturnos o
cabaret y principalmente los bailes bajo techo o de salón.
Además de los bailes esa fiestas incluía tómbolas y distintos juegos y
competencias, entre ellos se destacaba la carrera de cintas en la que participaban
los bandos rojos y azul, y se escogía a la más bella joven para madrinas, las
cuales ocupaban un lugar preferencial en el desarrollo de los juegos competitivos
donde ocupaban un lugar importante, se destacaban las peleas de gallos.
Para los niños se habilitaban programas que incluían competencias del palo
ensebado, la cueva del conejito, el parque de las diversiones y competencia de
disfraces.
Durante la Republica y la corrupción engendrada por esta proliferaron juegos no
tradicionales propios de la influencia norteamericana como la ruleta y el póquer. El
26 de Noviembre 1941 surge el Comité Todo por Pinar del Río, el cual acometió la
organización de las Verbenas por medios propios, logrando que aumentara la
participación popular y desplazaron a los comerciantes, confiriéndole nuevamente
a las fiesta el carácter popular libre de comercialismo. Este comité tuvo iniciativas
muy valiosas. En el aspecto económico organizo el Comité de los Mil para la
recaudación de fondos destinados a obras de beneficios sociales. Creó además el
Comité de Unión Nacional con el fin de facilitar el intercambio entre las sociedades
negras y blancas para así romper las barreras raciales que existía.
Organizaron veladas artísticas y conferencias de destacadas personalidades del
mundo del arte y la política con el fin de lograr elevar el nivel cultural del pueblo
pinareño. Del mismo modo se presentaron obras teatrales y zarzuelas. Se
organizaron bailes de disfraces para adultos y niños, guateques campesinos en
áreas rurales cercanas.
La fiesta popular tradicional cubana ha sido la incubadora de innumerables
tradiciones y géneros de la cultura popular tradicional, pues en su seno surgieron y
preservaron géneros musicales y danzarios, teatrales, artesanales, culinarios y
otros.
En las ciudades y pueblos de carácter urbano se encuentra las fiestas traslaticias
que poseen su música característica.
26
Los antecedentes de este tipo de festejo que se tienen noticias en la provincia son
los Mamarrachos a mediados del siglo XIX aunque en la descripción no se hace
referencia al aspecto musical.
La comparsa más antigua de la provincia se remonta a 1905 en Consolación del
Sur. También en Pinar del Río la salida de estas comparsas estuvo legada a las
sociedades y con frecuencia salían de casa de los organizadores hacia el local de
la sociedad a que pertenecían, algunas realizaban un recorrido más amplio por el
pueblo. Estas comparsas salían a las calles no solo en carnavales sino también
los días de las fiestas patronales, tanto en la capital Pinareña como en los demás
municipios.
Historia de las Casas de Cultura y sus particularidades.
Desde mediados del siglo pasado con el surgimiento de la clase obrera, las Casas
de Cultura jugaron un papel muy importante en la democratización y actualización
de los valores culturales y como centro de confrontación de las ideas. En Cuba los
trabajadores carentes de posibilidades para asistir a las Instituciones, crearon
diversos Centros. Como fueron: Círculos de Torcedores de La Habana y San
Antonio de los Baños y los Clubes Obreros de Regla y Manzanillo que
contribuyeron al desarrollo de la conciencia política y a la formación ideológica de
nuestro pueblo, desde donde Julio Antonio Mella, Rubén Martínez Villena y
muchos otros dirigentes de los trabajadores expusieron sus ideas políticas.
También se tomaron referencias de países del campo socialista, como Bulgaria,
Rusia y Hungría .En el proceso de reordenamiento e institucionalización de los
organismos del Estado, se crea en el año 1976 el Ministerio de Cultura, decisión
de gran importancia para la dirección del trabajo cultural. A partir de ese momento
se determina la creación de dos estructuras que atenderán: una a los artistas
aficionados y otra al llamado aficionado espectador y a todo el proceso de
extensión cultural.
En el mes de enero de l978 se, emite la Resolución No. 8 , creando el Sistema de
Casas de Cultura, que estará subordinado técnica y metodológicamente al
Ministerio de Cultura, mediante la Dirección de Orientación y Extensión Cultural y
la Dirección de Artistas Aficionados con la creación de las Casas de Cultura se
27
logra una amplia incorporación de la población y en especial de los jóvenes
valores artísticos y creadores en el rescate y desarrollo de la identidad cultural
nacional .En 1978, se oficializa el Sistema Nacional de Casas de Cultura, las
cuales como Instituciones culturales de la comunidad, se convirtieron en el centro
irradiador de la cultura en los municipios, representando un apoyo especial para el
desarrollo del MAA. En la actualidad existen más de 300 Casas de Cultura en el
país .En 1979 se decide crear la Dirección Nacional de Aficionados y Casas de
Cultura. Al existir una acción unificada y estrecharse los nexos existentes entre los
elementos del Sistema, se logra un fortalecimiento orgánico y la obtención de una
atención más integral al MAA .El MAA es actualmente una de las principales
formas mediante las cuales enfrentamos el trabajo cultural como instrumento
idóneo para propiciar un amplísimo movimiento popular alrededor de la cultura y
hacerlo de forma tal que facilite la más amplia libertad creadora y exigencia
estética. Donde el concepto de Casa de Cultura es: Centro cultural comunitario,
destinado a mantener actividades que promueven la cultura entre sus habitantes
Las características fundamentales de la Casa de Cultura
Es una institución abierta y accesible al público encargada de generar de manera
permanente procesos de desarrollo cultural concertados entre la comunidad y las
entidades estatales, destinado a la preservación, transmisión y fomento de las
muestras artísticas y culturales propias de la comunidad. Es el lugar destinado
para que una comunidad desarrolle actividades que promueven la cultura entre
sus habitantes. La casa de la cultura cuenta con una planta física que presta las
facilidades para la enseñanza y práctica de las diferentes expresiones culturales,
así como realizar la difusión, formación, capacitación, investigación, organización y
apoyo a la creación artística, dictando talleres en las diferentes áreas artísticas
como son danza, teatro y narración oral; música, artes plásticas, literatura, entre
otras; dirigidos a niños, jóvenes, adultos y adultos mayores.
En referencia a la labor esencial de las casas de cultura, se puntualiza que si bien
las mismas contribuyen a desarrollar talentos que luego pueden engrosar las filas
de alumnos del sistema nacional de enseñanza artística, dichas instituciones
28
tienen como principal cometido el mejoramiento integral del ser humano y la
calidad de vida de cada comunidad.
A la par de las manifestaciones artísticas tradicionales (música, teatro, danza,
artes plásticas,) las casas atienden talleres literarios, el mantenimiento de las
tradiciones culturales locales y el programa audiovisual, que incluye apreciación
cinematográfica. Las mismas se encargan también de brindar apoyo a los grupos
portadores de cultura popular tradicional, de los cuales ya se cuentan 27 en todo
el territorio nacional. En el año 2006 en Cuba se efectuó 987.105 actividades
comunitarias celebradas , las cuales corrieron a cargo de las mencionadas casas y
los consejos populares. Para sustentar el referido nivel de calidad, al decir del
CNCC coloca el énfasis de su quehacer en fomentar los talleres de apreciación y
creación, siempre tomando en cuenta las preferencias regionales, que son tan
variadas como gustos tiene la población cubana. Con el fin de encauzar esta labor,
dice, existen centros provinciales y territoriales que disponen de mecanismos
homologados con el Consejo Nacional de Casas de Culturas.
Las 327 casas de cultura diseminadas por todo el país, hay 314 en pleno
funcionamiento. A diferencia de La Habana, donde suelen residir los grandes
artistas del país, las casas de cultura en provincias son la base de la programación
cultural local. De ahí que las 327 casas de cultura diseminadas por todo el país,
hay 314 en pleno funcionamiento. A diferencia de La Habana, donde suelen residir
los grandes artistas del país, las casas de cultura en provincias son la base de la
programación cultural local. De ahí que Cuba sea más rigurosos con la formación
de aficionados en esos lugares.
Aspectos funcionales y organizativos de la casa de cultura del municipio de
Los Palacios.
La casa de cultura del municipio de Los Palacios es la institución encargada de
propiciar la participación de la población en su propio desarrollo a partir de los
procesos de creación, aprobación y promoción artístico-literaria con el fin de
enriquecer la calidad de vida y fortalecerla identidad cultural de los territorios.
(metodológicas, 2001). Donde sus funciones son: Estimular y controlar el
desarrollo del movimiento de artistas aficionados al arte y la literatura a partir de
29
canalizar las inquietudes artísticas y demandas culturales de la mayor parte
posible de la población con énfasis en niños y adolescentes. Identificar y apoyar
proyectos socioculturales de impacto en las comunidades. Evaluar
sistemáticamente la aplicación y cumplimiento de los objetivos estratégicos
anuales y los planes de trabajo de la Casa de Cultura y los proyectos
socioculturales más significativos en que participa como institución. Diseñar y
ejecutar las líneas de investigación de la institución en correspondencia con el
programa de desarrollo Sociocultural del municipio .Proteger y estimular el
desarrollo de las expresiones y manifestaciones de la cultura popular tradicional
que identifican al territorio, actualizando de forma sistemática el registro de las
mismas, preservando su autenticidad y respetando el dinamismo con que tienden
a desarrollarse. A la vez que propicia su adecuado reconocimiento y
difusión.Asesorar y ejecutar técnicas y metodológicamente eventos y festivales.
Asesorar y participar en las semanas y jornadas de Cultura en los territorios.
Atender técnica-metodológicamente a los aficionados comprendidos en los
Programas Nacionales Especiales. Sus normas organizativas a pesar que es una
institución presupuestada, deberá disponer de un presupuesto de gasto anual,
desglosado en partidas correspondientes y que de cobertura a las funciones que
realiza. Los recursos en divisas serán asignados por el Ministro de Cultura a
través de las direcciones provinciales de Cultura. Los grupos y unidades artísticas
del Movimiento de Aficionados al Arte que realicen actividades comerciales,
pierden esta condición y la protección y aseguramiento técnico material que
reciben de la Casa de Cultura. El máximo responsable del cumplimiento de estas
indicaciones y la recaudación de los medios es el director de la Casa de Cultura.
Sus documentos básicos son los programas de centros Nacionales y Provinciales
de la Casa de Cultura Comunitaria, los de desarrollo Sociocultural Municipal y
Provincial. Los objetivos estratégicos anuales y planes de trabajo de la institución.
El diagnóstico sociocultural del territorio. Informes de evaluación del cumplimiento
de los objetivos anuales y de los proyectos socioculturales. Proyectos
socioculturales que la institución atiende en las comunidades. Historia de la Casa
de Cultura. Indicaciones de carácter técnico-metodológico. Documentos y
30
controles organizativos, administrativos y financieros. .Control del Movimiento de
Artistas Aficionados. Documentos de investigaciones que realiza la Casa de
Cultura. Registro actualizado de los grupos portadores del territorio. Plan de
superación.
1.1.5 Revitalización.
Fundación de Los Palacios (1760) y sus primeras manifestaciones culturales
En el asiento original del Hato El Ciego y próximo al camino carretero central a la
Vuelta Abajo dentro de un hermoso pinar, se creó por el año de 1705 un oratorio
que después fuera “Curato de Monte” y para 1735 se convertiría en Capellanía
hasta poseer iglesia propia bajo la advocación de Jesús de Nazareno. A este
Curato se le conoció con los nombres de “El Ciego del Nazareno” o “Jesús
Nazareno del Ciego”. Este lo conformaba un incipiente caserío, con cierto trazado
urbano para 1760.
Según Esteban Pichardo en su obra “Geografía de la Isla de Cuba” publicada en
1854 refiere que:
(...) “Hace más de dos siglos, según tradición, existía una Iglesia en el asiento del
Hato El Ciego, al naciente de donde hoy se haya. En el año 1705 siendo
arrendatario Don Gaspar de la Cruz, un incendio causó su traslación hacia el
caserío que comenzaba a fomentarse” (Pichardo, 1854)
La tradición oral reafirma esta anotación ya que un capataz de la hacienda El
Ciego nombrado Pedro Gaspar Hernández cambió su apellido por el de la Cruz,
dando origen a las fiestas del 3 de mayo de Jesús de Nazareno y trasladó la
santa misa y el caserío original, después de un incendio hacia la margen. Este del
río, lugar que daba paso a un establecimiento y corral nombrado Los Palacios en
la otra orilla.
El 30 de marzo de 1735, mediante acta testamentaria de la muy reverenda Madre
novicia María del Tránsito, religiosa del Monasterio de Santa Catalina de Zena de
la ciudad de San Cristóbal de La Habana, dispuso varios legados y mandó fundar
una casa capellanía en el Hato El Ciego” (Registro de la Propiedad Municipal. Los
Palacios)
31
El 12 de junio de 1764 Agustín Morell de Santa Cruz, Obispo de Cuba, eleva al rey
un detallado proyecto para dividir en tres partes las diócesis de Cuba, en ella da
cuenta que de los diecinueve curatos de monte, El Ciego era uno, y refiere que ya
en ellos se fomentaban pequeños núcleos urbanos.
Toda la bibliografía consultada cita la fundación de Los Palacios en el año 1760,
en tierras del Hato El Ciego, a orillas del río Macurijes y que en 1763 las religiosas
del Convento de Santa Catalina de Zena, cedieron dos caballerías de tierras para
la urbanización del pueblo y la construcción de la Iglesia parroquial.
Varias generaciones se han preguntado e indagado respecto al origen del nombre
del pueblo de Los Palacios. Por la tradición oral se conoce que en la margen oeste
del río se asentó una familia apedillada Palacios próxima al incipiente caserío que
tenían una taberna con condiciones de alojamiento y se hizo habitual que todos
los viajeros y vecinos comenzaran a llamarle Los Palacios. Además se alude que
el nombre de Los Palacios proviene de una familia de emigrantes que vinieron
procedentes de Los Palacios de Sevilla, en España y se adjudicaron este nombre
que lo convirtieron en su apellido.
En un testimonio, se gana en claridad “... Yo soy descendiente de aquel apellido
original que dio nombre al pueblo de Los Palacios y que se debió a un pariente de
mi tatarabuelo llamado Martín Palacios que junto a su familia se vio dueño de
muchas tierras aquí y tenía un establecimiento y un corral al poniente del río.
Recuerdo que mi padre y mis tíos me hablaban mucho de un cura también
descendiente llamado José Palacios que era muy popular. Para que tu sepas el
apellido Palacios uno se lo encuentra hoy donde quiera” (Palacios, 1993 )
Fundación de nuevos núcleos poblacionales: San Diego, Paso Real de San
Diego, San Diego de los Baños y la Isabela
San Diego de los Baños (1844): Como hechos sobresalientes en esta etapa que
marcan el inicio de nuevos núcleos poblacionales se distingue la fundación oficial
de Paso Real de San Diego y San Diego de Los Baños, procesos relacionados
entre si, pues:
“(...) Se afirma que la merced concedida por el muy ilustre ayuntamiento de La
Habana en 31 de Marzo de 1632 al Síndico Mayor Don Diego de Sayas y Soto
32
fijaba como asiento un sitio próximo junto al charco de las doce palmas y mogote:
La Güira, años más tarde, o sea el 18 de abril de 1687 se formó un solo cuerpo
con el Hato San Pedro de la Galeras y los realengos: La Soledad y Candelaria de
Don Luis López del Río incluido después en la concesión del corral Caiguanabo de
la sucesión de Don Luis Martín Pedroso” (MINSAP, 1974)
Consultada la obra “Historial de Cuba de Ricardo V. Rouset aparece que el Corral
Santa Rosa o San Diego de Los Baños fue mercedado el 31 de Marzo de 1632 a
Francisco Martínez y por otra parte que el corral San Diego se le otorgó o Don
Diego de Sayas en Octubre 30 de 1671" (Rouset)
Tranquilino Sandalio de Noda en 1843, aclara la tenencia de la tierra de la
siguiente forma:
“(...) A un testimonio de autos formado en dicha Ciudad de La Habana en el año de
l822, ante Manuel de Linares, escribano, asistencia de Don Francisco Castellón,
alcalde ordinario de ella y su jurisdicción, que su contexto es orden a justificación
que insistáis como testigo en aquella ciudad de que el sitio y Hato de San Pedro
de Dayaniguas lo poseyó Fernando Galgo, vecino que fue de ella y dueño de él
quien le dio en dote a Doña Beatriz Calvo, su hija cuando casó con Don Diego de
Zayas, vuestro abuelo de quien heredó Don Fernando de Zayas vuestros padre y
le poseerías vas ahora como su hijo y heredero y que así mismo erais dueño y
poseedor del sitio Corral llamado (San Pedro) digo San Diego (alias Rosa de
Izquierdo) heredado del expresado Don Diego de Zayas... Abuelo... el cabildo hizo
merced en el año de seiscientos treinta y dos, incluyendo el referido testimonio,
otras diligencias de medidas y separación de otras tierras en tiempos de Don Juan
Gutiérrez a quien primero se hizo la merced” (Cuba, Legajo 93, Signatura 6 No 3.)
Lo expuesto anteriormente y el estudio realizado a través de diversas fuentes
históricas, permite afirmar que el sitio original que recibió el nombre de primer San
Diego fue el antaño Paso Real del Camino Carretero Central a la Vuelta Abajo,
conocido como el Paso Real de San Diego (hoy Paso Quemado).
El origen del descubrimiento de los baños hay que verlo en todo el contexto
territorial basado en una leyenda que por tradición oral ha llegado hasta nuestros
días; Un negro esclavo nombrado Taita Domingo fue expulsado de la Hacienda
33
San Pedro de las Galeras por padecer de lepra y por temor a que contagiara a la
dotación. Deambulando por la serranía entre bosques y cuevas, vino a dar con los
fabulosos manantiales, que fueron poniendo remedio a su grave enfermedad. De
regreso a su Hacienda grande debió ser la sorpresa de sus amos al apreciar la
maravilla de su curación. Desde entonces las aguas minero medicinales del río
Caiguanabo adquirieron popularidad.
Por otro lado se afirma que el sitio donde se encontraban los baños acudían
enfermos a bañarse desde 1775 y que el 22 de marzo de 1793 se celebró la
primera Misa en una Ermita Nueva, bajo la advocación de San Diego de Alcalá,
patrocinada esta por labradores del Hato de San Pedro de las Galeras y del sitio
de los baños, perteneciente a Don Mateo Pedroso.
No precisado aún en el tiempo, acudían a los baños personas que improvisaban
ranchos y chozas, aunque se dice que eran destruidas cuando terminaba la
temporada, se fue creando un conjunto de éstas en forma desordenadas y poco a
poco comienza a fomentarse un núcleo poblacional que se denominaba Baños de
San Diego.
En 1827 debido a un incendio desapareció la Ermita y para esa fecha no se logró
un poblamiento estable. En 1838 el caserío de San Diego lo conformaban 72
casas de embarrado y guano y se destacaban en él; 1 botica, 4 pulperías y
taberna, 5 tiendas mixtas, una panadería, un café billar, 1 zapatería, 1 carpintería y
2 tabaquerías, así como una escuela. La población estaba compuesta por 72
blancos, 2 pardos libres, 10 morenos libres, 4 pardos esclavos y 31 morenos
esclavos para un total de 119 personas, que residían de forma permanente.
En 1844 (Fecha que se toma como fundación oficial) Don Luis Pedroso y
Echevarría comprendiendo las ventajas económicas que le podía aportar el sitio
de los baños, acometió y encargó al Agrimensor Don Cristóbal Gallegos a hacer
el trazado urbanístico del pueblo y se comenzó con el concurso de comerciantes y
vecinos, sustituir las viejas chozas por nuevas edificaciones denominándose el
pueblo como “Baños de San Diego.”
Paso Real de San Diego (1820): Como se ha explicado, el corral adquirido por
Don Diego de Zayas, llamado Santa Rosa de Izquierdo o San Diego, quedaba
34
situado en el punto del camino carretero central a la Vuelta Abajo y el otro camino
que salía desde el embarcadero Cortés, hasta las Sierras del Norte; el propio
Zayas le adjudicó el santo de su nombre al corral como se acostumbraba en su
época. La característica de estar situado en la intersección de esos importantes
caminos, hicieron posible que desde inicios del siglo XIX se crearan condiciones
para la formación primigenia del asentamiento poblacional de Paso Real de San
Diego, lugar de estancia obligada para dirigirse a los baños.
Otro factor importante era que sus tierras eran muy fértiles para el cultivo del
tabaco, pues lo conformaban 205 vegas, dedicadas también a viandas y
hortalizas, además de contar con excelentes haciendas ganaderas que
determinaron su fundación con trazado urbano en l820. “En 1838 existían en el
caserío de Paso Real de San Diego 7 casas de Mampostería, l de madera y l4 de
embarrado y guano. Los establecimientos públicos estaban compuestos por: una
botica, una pulpería y taberna, 10 tiendas mixtas, 4 panaderías, 2 fondas y
pasadas, un café billar y una herrería y cerrajería, una chocolatería, una valla de
gallos y un tejar" (Cuba, “Fondo Gobierno General”, Legajo 263. No. 13460.)
En la obra de Jacobo De La Pezuela (1863) aparece que:
(...)”Paso Real de San Diego (pueblo cabecera del Partido de San Diego de Los
Baños) y Residencia habitual de su capitán pedáneo que se traslada al pueblo de
San Diego en temporadas de Baños está situado en el camino real a la Vuelta
Abajo a ambas orillas del río San Diego y en terrenos del corral de este nombre,
sobre suelo firme y saludable” (Pezuela, 1863)
La Isabela (1841-1846)
...”La Isabela estaba ubicada en las faldas meridionales de las serranías del Norte,
terreno de irregular elevación y en un espacio de 2 caballerías de tierras del corral
demolido San Bartolomé, sobre media legua Sur de su asiento que a mediados del
siglo XIX pertenecían a Santiago Gutiérrez de Celis, que las hubo de adquirir del
convento Santo Domingo. El caserío era bañado por su lado occidental por el río
de su nombre Isabela (el nombre puesto al caserío y al río fue en honor a la Reina
Isabel). El río al que se hace alusión es el Santo Domingo o Bacunagua, que
35
servía de fuente de abastecimiento de agua a los vecinos del lugar” (Cuba,
Gobierno General”, Legajo 262, No.13460. )
Su fundación aunque no precisa es posterior a 1841 y antes de 1846. Para esta
última fecha contaba con 14 casas de maderas y 6 de embarrado y guano y
algunos establecimientos con unos 43 habitantes, cifras estas que para 1853
tienden a disminuir hasta desaparecer, ignorándose las causas.
Primeras manifestaciones culturales en el municipio Los Palacios
Los elementos culturales en el territorio se originaron simultáneamente con el
proceso de población, se sabe que fueron monteros y sabaneros los primeros que
se asentaron en nuestras tierras y es obvio que tuvieron que construir ranchos o
bohíos y un mínimo de utensilios que formaron su ajuar, expresiones estas de su
cultura material, claro está adaptados al medio circundante. También los negros
esclavos nos aportaron elementos válidos de su cultura material y espiritual desde
muy tempranas fechas.
Las primeras manifestaciones musicales estaban ligadas al trabajo y a las
creencias, así como al arreo de ganado:
Un ejemplo curioso en que se aprecia con nitidez la asimilación de elementos
culturales de origen español por parte de los negros, es la siguiente décima
Conga. (Ver anexo 1)
El Guateque o Canturía constituyó la forma típica más festiva y generalizada en
los campos. Se realizaban generalmente los fines de semana y fue la guitarra el
instrumento musical por excelencia. La forma estrófica utilizaba la décima de
origen hispánica y que en boca de los cantores ganó permanente celebridad,
siendo hasta hoy la expresión de mayor arraigo entre la población rural.
Desde la segunda mitad del siglo XVIII en Los Palacios se realizaban grandes
fiestas relacionadas con las festividades de la Santa Cruz donde acudían vecinos
de todas las comarcas. Estas se realizaban el 3 de mayo de cada año,
acompañada de una procesión con la imagen de Jesús de Nazareno que
saliendo de la iglesia recorría el caserío.
En San Diego de los Baños las fiestas más conocidas desde las postrimerías del
siglo XIX estaban relacionadas con el Santo patrono del pueblo San Diego de
36
Alcalá y se hacían el 13 de noviembre. Para ello los comerciantes adornaban sus
establecimientos con pencas de guano y cañabravas y cerraban espacios para
ofertar comidas y bebidas, dejando libre las áreas de baile, que generalmente se
hacían de noche. Pero por las características del lugar en temporadas veraniegas
se organizaban otras fiestas donde los divertimentos alegraban la vida de bañistas
y vecinos.
En Paso Real de San Diego las fiestas no tenían un día señalado, pues estas se
efectuaban cuando los vecinos la patrocinaban, destacándose entre otros los
juegos montarases y las canturías.
Cantos, leyendas, refranes, bailes, juegos, formaron tradiciones, bajo la simbiosis
del proceso de transculturación, que constituyeron las primeras manifestaciones
culturales locales practicadas, que no difieren de otras similares en Vuelta Abajo.
Eran diversas las formas de manifestaciones culturales y tipos de tradiciones que
se practicaban en el territorio. Los negros, con su rico acervo folclórico de origen
africano hacían las fiestas del Bembé, practicaban danzas o bailes en las que
invocaban a sus orishas como los dedicados a Eleguá, Obatalá, Changó, Ogún,
Yemayá, BabalúAyé, Zarabanda, Orula, Ochún, Oyá, Ochosi, Argayú, las
Jimaguas y otros.
Otras fiestas conocidas y que se efectuaban en la zona eran las del Tambor Yuca
y los llamados bailes de palo, destacándose el Palo con cinta y El Tornillo,
practicándose estos, tanto por negros libertos como por esclavos, Hay referencias
también que a muchas de estas fiestas y bailes acudían personas de origen
canario.
Sobreviven en la memoria popular tradiciones muy arraigadas como las llamadas
“carreras de sortijas” que se remontan a nuestra tradición ganadera, pues lo
practicaban los monteros y hábiles jinetes, así como una gran mayoría de
campesinos en sus briosos corceles.
Otros juegos tradicionales fueron el del Palo Encebado, la Cucaña, el Palo
Enterrado, el Puerco Encebado, carreras de caballos (independientes y con
carruajes) monta de toros, enlace de ganado, etc.
37
El censo de 1863 refiere que Los Palacios contaba con 6 músicos, 5 blancos y 1
negro pero que los describían dentro de las ocupaciones u oficios de la localidad.
Se hace también mención de 35 costureras, 25 blancas y 10 negras, 14 tejedores
de sombreros, 12 blancos y 2 negros. Estas manifestaciones dieron origen a la
práctica de la música popular y la artesanía tradicional.
Fueron bien conocidas las guayaberas palaceñas utilizando tejidos importados e
hilos de algodón y lino, botonadura de hueso, carey y tarro, pues desde la
segunda mitad del siglo XIX hay referencias de costureras que se dedicaban a
estos menesteres.
Las tradiciones culturales cobraban más arraigo en la población y los políticos de
turno buscando fines lucrativos organizaban bailables, fiestas, ferias y verbenas
con el pretexto de destinar las utilidades para obras de beneficencia. Dada la
situación precaria de muchas familias en los campos los llevaban a organizar
bailes o fiestas llamadas “de beneficio” con el objetivo de recaudar fondos para la
curación de algún enfermo.
En Paso Real cobraron celebridad los llamados bailes de la Paloma, que se
celebraban en cualquier fecha del año y como requisito los participantes debían
vestir de blanco. También se destacaban los guateques, las canturías, peleas de
gallos, juegos de mesas, donde no faltaba la variada oferta de comidas criollas y
bebidas.
En San Diego de los Baños en esta etapa se editó el Periódico independiente “El
Látigo” que salía a la luz los días 15 y 30 de cada mes. Mantenía un formato tipo
tabloide y desde el punto de vista conceptual resulta muy interesante encontrarse
con expresiones progresistas, como las décimas de carácter crítico tituladas “Que
nos paguen el salario”. De esta composición se extrae una que resume la
intención de su autor, quien las firma con el seudónimo de “El sinsonte
Sandieguero”. (Ver anexo 2)
En la cultura, entre 1928 y 1930 se fundaron los conjuntos musicales “Sonora
Cubana” y “Unión Palaceña” de Basilio Gálvez. Entre 1934 y 1935 se crean las
agrupaciones “Conjunto Occidental” y “El Hatuey”, los géneros más cultivados
continuaron siendo el Son y la Guaracha, así como el Bolero. Estas agrupaciones
38
no poseían ningún respaldo gubernamental, ya que actuaban en bailables que
organizaban sociedades o personas particulares. En los bailes públicos el espacio
se dividía para negros y blancos como expresión del racismo impuesto por sus
organizadores La creación de las sociedades de recreo: “Club Hispano- Cubano”
para blancos y “Sociedad Nueva” Era para negros irrumpió en el ámbito cultural de
la época para las familias más acomodadas. En San Diego de los Baños se creó
el Club de Leones con una reducida membresía. Fue la época en que comenzaron
las salas para proyecciones de películas silentes, creándose dos en Los Palacios,
una en Paso Real y una en San Diego de Los Baños.
La cultura adquirió nueva notoriedad al crearse en 1950 la Revista “El Palaceño”,
fundada por iniciativa del maestro y pedagogo Evelio Véliz Medina, así como por
sus colabores más cercanos Félix Ortega Fúster, Andrés López Capote (fotógrafo),
Margarita Barroso Viñas, Efrén Toledo Valdés, Rafael R. Robaina Muñoz, entre
otros. Sus reportajes y crónicas sociales acercaban al quehacer local. En el año
1958 adquiere el nombre de “Sol”, “La Revista de Vueltabajo”, se editaba
mensualmente con una tirada de 3000 ejemplares, que abarcaba toda la provincia,
teniendo corresponsales en cada uno de los municipios. Las impresiones se
realizaban en los talleres Hermanos Trujillos en Artemisa.
Surgimiento y organización de la fiesta popular tradicional del palaceño
ausente en el municipio de Los Palacios.
La fiesta del palaceño ausente llegó a ser un acontecimiento de gran dimensión
popular durante el período 1925-1959. Fueron celebradas bajo el mandato del
alcalde Pedro Liz Cabezas, pues este las revitalizó, organizándola por los barrios
creados de acuerdo a la identidad cultural como el chino, el español, el africano y
el cubano, materializándose siempre los días 1ro, 2 y 3 de mayo, existiendo
solamente una fiesta religiosa y no popular. Después del paseo del Santo patrón
se comenzaba la fiesta popular.
Las áreas escogidas para su realización fueron las calles aledañas a las
sociedades, los parques de las iglesias, el estadio de pelota o las calles
principales del pueblo. La zona de festejo se cercaba con guano, dejando solo la
puerta de entrada y salida. El derecho de admisión se cobraba a precios que
39
podían oscilar desde diez centavos hasta un peso, y era uno de los tantos medios
empleados para la recaudación de fondos. Las actividades que caracterizaban
estos festejos eran muy variadas, predominaban los fuegos artificiales, dianas,
repiques de campanas, tómbolas, retretas, bailes, organización de comparsas,
matinées infantiles, rodeos, exhibiciones de caballos y competencias. Lo cual
hacía de dichas celebraciones las de mayor connotación para el pueblo en
aquellos años.
En la actualidad la fiesta del palaceño ausente se celebra en la comunidad y en
los consejos populares, es organizada por el promotor de la comunidad junto a los
instructores, que elaboran a partir de su diagnóstico sociocultural, los gustos, las
necesidades, las demandas, diseñan un guión teniendo en cuenta los recursos
que disponen, transporte, audio y merienda.
Se cita a los aficionados, los instructores explican lo que va hacer en la actividad,
participando el consejo técnico asesor de la casa de cultura (metodólogos y jefes
de cátedra) cuya misión es valorar cuales de los aficionados y unidades artísticas
tienen la calidad suficiente y necesaria para poder actuar ante el público y separa
lo que correspondan a cada actividad que se realiza en caso de ser necesario
fortalecen el espectáculo con unidades artísticas y aficionados de otro territorio,
estos compañeros además de observar la calidad de las actividades hacen énfasis
en el repertorio de las tradiciones de la comunidad y porque se cumplan los
principios de la política cultural cubana actual: con la revolución todo contra la
revolución nada, al final se evalúa la actividad teniendo en cuenta vestuario,
audición, la proyección de los aficionados, organización y la calidad del público
40
CONCLUSIONES
La revisión bibliográfica acerca de los referentes teóricos relacionados con el tema
de investigación, permitió comprender que las fiestas, las tradiciones, y la cultura
popular y tradicional son expresión de la identidad colectiva y esencia de lo s
autóctono de la identidad y sociocultura nacional.
El plan de acciones que se propuso contribuirá a la revitalización de la fiesta
popular tradicional del palaceño ausente, desde la labor del personal del
departamento de promoción de la casa de cultura del municipio de Los Palacios, el
mismo contiene tres direcciones: capacitación, divulgación y gestión intersectorial,
con el objetivo de rescatar los valores históricos y socioculturales de la localidad,
así como lo tradicional para el mejoramiento de la vida social y cultural.
41
BIBLIOGRAFÍA
Álvarez de Zayas, C. M&Sierra, V. M. (1992). La investigación científica en la
sociedad del conocimiento. La Habana. Editorial Ciencias Sociales
Arjona Marta.(1986). Patrimonio Cultural e Identidad. La Habana. Editorial
Ciencias Sociales.
autores, C. d. (2002). Atlas Etnográfico de Cuba. La Habana.
Bayer. (1992).
Conferencia Mundial sobre Políticas Culturales UNESCO “Repensar el Desarrollo”,
1988-1997) . (s.f.).
Cuba, A. N. ( Legajo 263. No. 13460.). “Fondo Gobierno General”.
Cuba, A. N. (s.f.). ” Gobierno General”, Legajo 262, No.13460.
Cuba, A. N. (Legajo 93, Signatura 6 No 3.). “Fondo Realengo”, .
D., B. A. (1998)Sociología de la cultura. . La Habana. : Editorial Ciencias Sociales.
Diez Hurtado, A. (nd).Fiestas Patronales y Redeinición de Identidades en los
Andes Centrales. Lima: PUCP (Pontificia Universidad Católica del Perú). Retrieved
from Diez .
Dollero, Adolfo.1921. Cultura Cubana. La provincia de Pinar del Río y su
evolución. La Habana
E., U. (no 20, XX, 19). Reflexiones sobre la originalidad e identidad cultural
latinoamericana. Revista Cubana de Ciencias Sociales, , 1989.
F., O. (1963 ). Contrapunteo cubano del tabaco y el azúcar. La Habana.
Feliú, V. (2003). Fiestas y tradiciones cubanas. La Habana: Centro de
Investigación de la cultura cubana Juan Marinello.
Feliú, V. (2010). La herencia hispana en los festejos cubanos. . La Habana:
Consejería Cultural de la Embajada de España en Cuba.
García, H. Concepto de tradición. Publicado 3 de 0ctubre de 2010, en Ciencias
Sociales, extraído de http://deconceptos.com/ciencias-sociales/tradicion.
García Alonso, M. & Baeza Martín, Cr. (19996): Modelo Teórico para la Identidad
Cultural”. Centro de Investigación y Promoción Cultural “Juan Marinello”. La
Habana.
Hart, A. (2000). Política y Cultura. Revista Honda, Enero marzo.
42
Indicaciones metodológicas para el funcionamiento de los centros provinciales de
cultura comunitaria y las casas de cultura, 2001
J., M. (1996). Nuestra América. Cuadernos martianos III. La Habana: Editorial
Pueblo y Educación.
Kluckhohn, A. K. (2004).
Martínez Zamora, L. (2011). Síntesis histórica municipal Los Palacios. La Habana,
Cuba: Edit. Historia.
MINSAP, C. d. (1974). Monografía Histórica San Diego de los Baños. Cuadernos
de Salud Pública.1974. Edición No. 59. Pág. 13.
Palacios, M. D. (1993). Testimonio de su presencia en las luchas antimachadistas
y clandestinas en Los Palacios. Los Palacios: archivo de la Comisión municipal de
Historia.
Paz, F. (25 de febrero de 2010). Que es la tradición. Retrieved febrero 25, 2013,
from definicionabc Web site: http://www.definicionabc.com/s . Obtenido de Que es
la tradición. Retrieved febrero 25, 2013, from definicionabc Web site:
http://www.definicionabc.com/s :
Paz, F. (14 de 4 de 2011). http://www.definicionabc.com/social/tradicion.php .
Obtenido de Paz, F. Qué es Tradición, publicado el 15 marzo, 2010 en
Social:http://www.definicionabc.com/social/tradicion.php .
Pérez, J. N. (1984 ). Testimonio, (Archivo Municipal de Estudios Culturales),
Sectorial de Cultura. Los Palacios, pág.2. Los Palacios .
Pezuela, J. D. (1863). Diccionario Geográfico Histórico y Estadístico de la Isla de
Cuba”. La Habana: Imprenta del Banco Industrial y Mercantil, T. IV, pág. 173.
Pichardo, E. ( 1854). Geografía de la Isla de Cuba. La Habana: Editorial La
Habana.
Pichardo, E. (1854). ”Geografía de la Isla de Cuba”. La Habana: Editorial La
Habana.
Registro de la Propiedad Municipal. Los Palacios, T. I. (s.f.).
Rosental, M. y. ( 1965). Diccionario soviético de filosofía. Montevideo, Argentina:
Edit. Pueblos Unidos.
Rouset, R. V. (s.f.). “Historial de Cuba”. “Historial de Cuba”. Pp. 19, 27.
43
Sánchez, R. (25 de Sánchez, R. (nd). Los significados de la fiesta. El nacimiento
de una cofradía de Semana Santa. l. Rfebrero de 2013). Los significados de la
fiesta. El nacimiento de una cofradía de Semana Santa. l., from ugr.es Web site:
Los significados de la fiesta. El nacimiento de http://www.ugr.es/~pwlac/G21_.
Obtenido de Sánchez, R. (nd). Los significados de la fiesta. El nacimiento de una
cofradía de Semana Santa. l. from ugr.es Web site: Los significados de la fiesta. El
nacimiento de http://www.ugr.es/~pwlac/G21_.
Schwanitz. ( 2002).
Toro, M. &.-P. ( 1968). Pequeño Larousse Ilustrado. La Habana: Edición
Revolucionaria.
Tovar, B. ( 1985).
UNESCO. (2009).
Vera Estrada, Ana. (2000): Compilación. Pensamiento y tradiciones populares-,
estudios de identidad cultural cubana y latinoamericana. Centro de investigación y
desarrollo para la cultura Juan Marinello. La Habana.
Williams et al. (1981).
Williams et al., 1. (s.f.).
Williams, R. (25 de febrero de 1928). Cultura: sociología de la comunicación y del
arte. Periódico Heraldo Pinareño, pág. p. 3.
Zamora Fernández, Rolando (1994): “Notas para el Estudio de la Identidad
Cubana”. Centro de Investigación y Promoción Cultural “Juan Marinello”. La
Habana.
44
ANEXOS
Anexo No. 1.
Décima Conga
Yo siembra mi luculucu
La boniato, la bejuco
Yo siembro mi jonjolí
Tormenta me lo pudrí
Cochino se me murí
La yegua rompió una pata
Bohío se me barata
Y palma rompió chiquero
Ahora falta que en cuero
Venga a cavar con mi cata. (Pérez, 1984 )
Luculucu (conuco), Chiquero (corral de puercos), Cata (casa), Le cuero (que le
den latigazos).
Anexo No. 2.
Composición con el seudónimo de “El sinsonte Sandieguero”.
Querido Carlos Miguel,
honorable secretario,
¿por qué razón mi salario
otro se lo ha de coger?
hoy quiero hacerlo saber
que en San Diego, en la cantera
hay contratistas muy fieras
que no queriendo pagarnos
se fueron, sin aún darnos
ni satisfacción siquiera.
45
AUTORES:
1. MSc Daysi Sánchez Riesgo.
País: Cuba
Institución a la que pertenece: Centro Universitario Municipal “Hermanos Saíz
Montes De Oca” Los Palacios.
Actividad que desempeño: Profesora
Breve reseña del cargo: Atención al pregrado y posgrado
2. MSc. Armando Gil Pérez.
País: Cuba
Institución a la que representa: Centro Universitario Municipal “Hermanos Saíz
Montes De Oca” Los Palacios.
Actividad que desempeña: Profesor
Breve reseña del cargo: Atención al pregrado y posgrado
3.Lic. Marlén Milián Zayas
País: Cuba
Institución a la que representa: ESBU “ XX Aniversario de la Revolución”
Actividad que desempeña: Profesora
46

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Sánchez Riesgo Daysi. (2015, octubre 19). Acciones para revitalizar la fiesta popular tradicional en una comunidad de Cuba. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/acciones-para-revitalizar-la-fiesta-popular-tradicional-en-una-comunidad-de-cuba/
Sánchez Riesgo, Daysi. "Acciones para revitalizar la fiesta popular tradicional en una comunidad de Cuba". GestioPolis. 19 octubre 2015. Web. <http://www.gestiopolis.com/acciones-para-revitalizar-la-fiesta-popular-tradicional-en-una-comunidad-de-cuba/>.
Sánchez Riesgo, Daysi. "Acciones para revitalizar la fiesta popular tradicional en una comunidad de Cuba". GestioPolis. octubre 19, 2015. Consultado el 10 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/acciones-para-revitalizar-la-fiesta-popular-tradicional-en-una-comunidad-de-cuba/.
Sánchez Riesgo, Daysi. Acciones para revitalizar la fiesta popular tradicional en una comunidad de Cuba [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/acciones-para-revitalizar-la-fiesta-popular-tradicional-en-una-comunidad-de-cuba/> [Citado el 10 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de mikelo en Flickr