México potencia pirata

Autor: Lic. Renato Blanco 

Tipos de mercado y su comportamiento 

03-2005

México es un país rico en cultura pirata. La importancia creciente del sector informal en la vida de la mayor parte de los mexicanos ha hecho de la piratería, el contrabando y la fayuca, “deportes nacionales por excelencia”.

Hace algunas semanas, María Antonieta de las Nieves, mejor conocida como “la Chilindrina” (por su personaje de la célebre serie cómica de televisión “Chespirito”), anunciaba inesperadamente que se iba a vivir a los EUA. La razón de esta decisión no era ninguna oferta de Hollywood, la Chilindrina se largaba del país porque estaba harta de la continua piratería y las falsificaciones que se hacen de su personaje. 

La aparición de 20 clones de la Chilindrina en diferentes circos a lo largo y ancho del país, por supuesto sin la autorización correspondiente, terminaron por encolerizar a la señora. La Chilindrina finalmente decidió partir a otro lugar donde sí se respeten los derechos de propiedad en lugar de perder su tiempo levantando 20 demandas penales y más dinero del que ya le han robado los circos. 

En esa ocasión le tocó pasar corajes a la Chilindrina, ahora la pregunta es ¿Quién sigue? Ayer se fue una señora enojada y decepcionada por el débil Estado de Derecho que impera en nuestro país, mañana van a ser los grandes capitales e inversiones, las plantas y empresas enteras. 

La piratería es definitivamente una ratota inmortal y enorme. El problema se presenta en cualquier rincón del planeta, en países ricos y también en pobres, sin embargo las dimensiones del problema son distintas en cada caso. Erradicarla parece imposible, sin embargo mucho se puede hacer para reducirla. 
[http://www.gestiopolis.com/estilos/primer-scroll.htm]
En México la piratería golpea a un sin fin de industrias: software, música, cine, video, libros, ropa, calzado, vinos y licores, juguetes, perfumes, medicinas, televisión por cable, etc. En fin, hasta taxis piratas tenemos. 

De acuerdo al último Informe Global sobre Piratería de Software, que publica la Business Software Alliance (BSA), México tiene un índice de piratería del 56% (1.5 veces la media mundial del 37%). Esto es, por cada 10 programas de software instalados en el país, cerca de 6 son copias piratas. Las pérdidas en México para la industria del software por piratería ascienden a más de 180 millones de dólares. A nivel regiones, América Latina ocupa el segundo lugar de piratería de software con un índice del 58% sólo detrás de Europa Oriental con el 63%. 

En la industria fonográfica, aquí no se salvan ni Chente, ni Juanga, Banda El Recodo, Luis Miguel o Shakira. La industria discográfica en nuestro país reportó pérdidas por 2,700 millones de pesos el año pasado. El 65% del material musical que se vende en el país es pirata. México ya tiene medalla de bronce al ubicarse como el tercer país más pirata del mundo con ganancias ilícitas que llegan a los 220 millones de dólares por concepto de CDs y casetes piratas. El oro y la plata corresponden a China y a Rusia respectivamente según cifras de la Federación Internacional de la Industria Fonográfica. 

Otros industriales como los fabricantes de bebidas alcohólicas calculan sus pérdidas por vino pirata en más de 500 millones de dólares al año en México. Los textileros, por su parte, se quejan de que el 45% de la ropa que se vende en el mercado mexicano es de fayuca, es decir, importaciones ilegales que entran al país sin pagar impuestos. Y así, le podríamos seguir enumerando datos y cifras pero no acabaríamos en buen rato. 

El gran problema de todo esto es que la piratería se vuelve cada vez más competitiva; ofrece lo último y lo más novedoso a los mejores precios. Siempre va un paso adelante de la industria, el comercio legal y las autoridades. Podría pensarse que un producto pirata tiene una calidad más baja en comparación a un producto original, sin embargo, en industrias como la del software la calidad de un CD pirata es exactamente la misma que la de un CD legal. ¿A poco no prefiere la última versión de Microsoft Office a tan sólo 80 pesos? 

Además artículos como videojuegos o programas de aplicación para la PC, al igual que películas en DVD (formato que también ya se puede falsificar gracias a la astucia y el equipo tecnológico con el que cuentan los "ingenieros" piratas) llegan al mercado negro mucho antes de que sean lanzados oficialmente al mercado legal o de que se estrenen incluso en cartelera. 

Muy comentado ha sido en Guadalajara, cuidad donde vivo, el caso del Xbox, la más reciente consola de videojuegos de Microsoft, que compite directamente con la Play Station 2 de Sony o el Game Cube de Nintendo. Pues resulta que a principios de este año la consola ya se encontraba a la venta en el Mercado de San Juan de Dios (corazón del mercado negro, pirata y todo lo que huela a fayuca en el Estado) cuando Microsoft ni siquiera había decidido la fecha de lanzamiento del producto en México. 

Casi puedo asegurarle que el éxito que tuvo en México a finales de los 90s el Play Station de Sony, primer consola de videojuegos en formato CD, se debió en gran parte a que la piratería derrumbó los precios de los juegos al ofrecer copias de CDs piratas en menos de 100 pesos cada una. Los consumidores ya no tenían que ahorrar 400 o 500 pesos por un juego original, mejor se compraban 7 copias piratas por esa misma cantidad de dinero y, lo mejor de todo, con la misma calidad. 

Desgraciadamente este lío pirata es un problema que se ha tolerado y dejado crecer a enormes dimensiones desde hace décadas. La incompetencia histórica de las autoridades en el manejo político y económico del país podría ser uno de los principales motores de la plaga pirata. La sucesión de crisis sexenales en el último cuarto del siglo pasado fue amontonando a miles y miles de desempleados que no tuvieron otra opción más que meterse de lleno a la economía informal. Al no tener soluciones concretas que ofrecer a una sociedad de bajos ingresos y sin trabajo, el gobierno permitió que ese sector ilegal, nido de la piratería y el contrabando, operara a lo lindo y sin preocupaciones. 

Al hacerse de la vista gorda en cada tianguis, bodega, fábrica, aduana o mercado ilegal del país, el gobierno sabía que a cambio aseguraba votos y simpatías de la robusta comunidad pirata. De haber bloqueado con mano dura estos ilícitos quizá un abrupto estallido social se hubiera presentado hace años, lo cual evidentemente no le convenía al gobierno de entonces. Además hay que tomar en cuenta que nuestro antiguo esquema de economía cerrada era el incentivo más jugoso para fomentar el contrabando de productos extranjeros. 

Hoy en día el problema acumulado es del tamaño del Sol y empieza a quemar: según analistas, cerca de 19 millones de personas se empleaban en actividades informales al final del 2001, lo cual equivale a afirmar que el sector informal representa más del 46% de la población ocupada de México. Simplemente el año pasado la economía informal absorbió a casi 600 mil personas ante el decrecimiento de las plazas de trabajo formales y el imparable crecimiento natural de la población económicamente activa (PEA). De este modo y al pasar de los años y los gobiernos, parece ser que la economía informal sigue siendo el salvavidas en el que descansa la generación de empleos en este país. Mientras el sector informal siga salvando el pellejo del gobierno al evitarle mayores protestas sociales por la falta de oportunidades laborales, la ilegalidad seguirá imperando. No todo lo informal es precisamente piratería y contrabando, sin embargo parientes sí son. En el sector informal se arraigan profundamente esas actividades y eso no es ningún secreto para nadie. 

Hasta ahora la administración del Presidente Fox ha realizado fuertes operativos antipiratería y contrabando al confiscar toneladas de mercancía ilegal en tianguis, mercados, fábricas y bodegas. Se calcula que el incremento en el número de decomisos de mercancía pirata y de contrabando en el último año fue de más del 1,500%. También se han realizado profundas auditorías al interior de las aduanas del país que han permitido despedir y consignar a más de mil funcionarios chuecos. Las cámaras industriales de los sectores más afectados han reforzado la vigilancia de las mismas autoridades en puertos, fronteras y aeropuertos. Incluso se maneja tecnología de punta y controles más modernos en algunos puertos para revisar la mercancía de los contenedores. Se habla ya de un programa a nivel nacional contra la piratería que involucrará a diferentes dependencias públicas y que se llamará "Cero Tolerancia". En fin parece que el ataque al comercio ilegal ahí la lleva, sin embargo, los piratas y contrabandistas siguen siendo más competitivos que las autoridades. ¿Por qué será? 

La Ley de la Propiedad Industrial anota a la piratería como un delito grave que se persigue bajo denuncia. No hay libertad bajo fianza y el castigo va de 3 a 10 años de prisión más una multa de 2 mil a 20 mil días de salario mínimo vigente en el D.F. 

Como puede ver el castigo es severo, sin embargo, la ley no es el problema; el punto débil está en la aplicación de la ley. Todos sabemos donde están las bodegas y los centros principales de venta de la mercancía pirata en el país, el hecho es que las autoridades federales, estatales y municipales no jalan parejo en esta labor de aplicar la ley por encima de compromisos personales, mordidas, promesas y presiones políticas. Tenemos leyes contundentes y a pesar de eso los piratas y contrabandistas parecen intocables. Así es que mientras no se aplique la ley como debe ser, de nada servirán los operativos, los programas y las buenas intenciones del gobierno. 

Decía en alguna ocasión en una ponencia el Ministro Genaro D. Góngora Pimentel, Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que "las leyes no son socialmente útiles si no existe un organismo que las aplique con eficacia". El Ministro sin duda tenía razón y añadía que "sin un Estado de Derecho no puede concebirse la expansión de los mercados". 

A final de cuentas, si no gozamos de autoridades comprometidas con el cumplimiento de la ley por encima de todo (incluyendo aquí el derecho constitucional de que la ley sea pronta, completa, imparcial y gratuita), careceremos eternamente de un verdadero Estado de Derecho y seguiremos en un Estado Pirata o Contrabandista. Esa situación generará día con día mayor desconfianza y expectativas dudosas sobre el futuro del país que impedirán la creación de mercados sólidos a falta de seguridad, certidumbre, capitales, inversión y ahorro. Sin mercados sólidos, sin mayor competencia, sin mayores fuentes de trabajo y sin mejores salarios, definitivamente la gente seguirá aferrada y obligada a comprarse sus pantalones "Yani Versánchez" en el tianguis de los jueves. 

Mientras los piratas se sigan pasando tranquilamente por el arco del triunfo los derechos de propiedad privada y de paso al poder judicial, seguirán sin llegar al país los capitales, las inversiones, las fuentes de trabajo y la infraestructura que tanto necesitamos para crecer. Mientras a oferentes como a demandantes les resulte más caro entrarle a la legalidad (unos vendiendo copias baratas y altamente rentables sin que nadie les diga nada y los otros comprando productos de segunda obligados por su golpeado poder adquisitivo), la informalidad seguirá siendo la madre de todas las formas de comercio. 

En fin, resulta paradójico pedirle al Estado que elimine la piratería cuando el Estado mismo es el primer pirata en incumplir y saltarse la ley más importante de todas: la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

[http://www.gestiopolis.com/estilos/cierre-lectura.htm]

Lic. Renato Blanco

Licenciado en Administración Financiera por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey ITESM

[http://www.gestiopolis.com/estilos/fondo-contenidos.htm]

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.