China oportunidades

Autor: Ing. Federico Plancarte Sánchez

Tipos de mercado y su comportamiento

04 / 2005  

En la segunda mitad del siglo 20, un grupo de economías se convirtieron en líder mundial. Estos países eran del este de Asia. Japón fue el precursor, seguido por Hong Kong, Singapore, Taiwán y Corea del Sur. China es el último miembro de este club. Como citó Wang Mengkui, un funcionario chino, la emergencia de China como una nación industrial fue “la más profunda transformación en la historia del mundo”. (Wolf, 2003)

Introducción

Desde entonces países de América Latina, como Argentina, Brasil, Chile y Venezuela, han sacado ventaja del mercado chino al abastecerle de productos básicos como hierro, soja y cobre.

En cambio, México ha sido golpeado por la competencia china, especialmente en los productos manufacturados que ambos países ofrecen.

Entre 2000 y 2004, mientras los exportadores mexicanos planeaban cómo vender más a Estados Unidos, 33.8 por ciento de las fábricas instaladas en maquilas de México se trasladaron a China, lo que se tradujo en la pérdida de 18.9 por ciento de los empleos en ese sector industrial.

En la rama textil, México perdió 150.000 empleos y en la juguetera, unos 15.000. Los empresarios de ambos sectores afirman que 60 por ciento de los productos chinos llegan a México de contrabando y a precios imposibles de igualar.

China desplazó a México en 2002 del segundo lugar entre los exportadores a Estados Unidos. Las exportaciones de México a Estados Unidos sumaron 143.230 millones de dólares entre enero y noviembre de 2004, 25 por ciento menos que lo vendido en el mismo periodo por China.


La inversión extranjera radicada en China aumentó 83 por ciento en los últimos 10 años, mientras la de México creció 45 por ciento, datos proporcionados en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo.

La competencia también se refleja en las importaciones. México compra a China cerca de 10.000 millones de dólares anuales y le vende 720 millones. (Cevallos, 2005)

Sin embargo, a pesar de este panorama, nuestro país tiene muchas oportunidades ante el dragón asiático.

Información general sobre China

Hace unos 50 años, China se vio ante el enorme reto de atender a su numerosa y empobrecida población. Y lo resolvió apostando a la productividad en los procesos de fabricación y a la gran competitividad en el comercio. Propusieron el valor agregado como un elemento fundamental en este proceso. (Ramo, 2004)

Tiene mil 200 millones de habitantes. Entre éstos, unos 300 millones de personas tienen alto poder adquisitivo.

Su Producto Interno Bruto, es el más grande del mundo. Ese indicador se incrementó 8.5 por ciento, tan sólo en el 2003, señalan datos de la Organización Mundial de Comercio.

En el 2001, China ingresó a la Organización Mundial de Comercio (OMC). Esta nación se ha convertido en un importante competidor de México especialmente por los flujos de inversión extranjera. Es bien sabido también el grado de oposición que tuvo México hacia la entrada de China a la OMC. La principal razón para oponerse a esta medida era la situación competitiva de la economía, así como las características del sistema económico chino, que entre otras cosas, hacen difícil valuar precios y costos relativos, y en consecuencia, saber con certeza a que tipo y grado de competencia se enfrenta. (Díaz, 2002)

Son los principales proveedores, a nivel mundial, de carbón, hierro, plomo, cereales y arroz, así como de cemento y tejidos de algodón. Importan principalmente productos electrodomésticos, vestuario y textiles, por mencionar algunos.

Estados Unidos es el segundo socio comercial más grande de ese país asiático. En 2000, el volumen comercial entre los dos países alcanzó los USD$34.2 billones. Las exportaciones, entre 1998 y 2001, de China hacia el país norteamericano han crecido un promedio anual de 12 por ciento, mientras que las ventas a esa nación por parte de México han sido del diez por ciento en ese mismo periodo.

En septiembre de 2002, México logró un acuerdo con China, país que acepta 266 productos mexicanos (entre ellos: fibras sintéticas, melón, mango, tomate, atún, cerveza, aguacate, vehículos, auto partes).

Actualmente, algunos empresarios muebleros regiomontanos mantienen negociaciones con empresarios chinos con el fin de que se establezcan alianzas estratégicas para que México venda sus productos en China, así como para traer materia prima a menor costo de ese país. (Chamoun, 2003)

Según información del Banco Mexicano de Comercio Exterior (Bancomext), en 2003 sólo 45 empresas mexicanas exportaron a esa nación. (Ramos, 2004)

En el 2003, el comercio bilateral con China totalizó 9.863 millones de dólares, de los cuales el 95 por ciento correspondió a importaciones mexicanas.

Entre el 2000 y el 2003 el flujo comercial entre ambos países se llegó a triplicar, y la inversión china está presente en estados como Baja California, Sonora, Estado de México o Tamaulipas. EFE

Según datos de Wolf (2003), China tiene objetivos claros para las siguientes dos décadas. Del 2001 al 2020 su Producto Interno Bruto se debe cuadriplicar, como lo ha hecho en las pasadas dos décadas. Cuadruplicar su PIB en los próximos 20 años, significa un crecimiento de 7.2 por ciento anual.

Comparación entre México y China

En diversos círculos de opinión se habla de las ventajas competitivas que la economía china posee en relación a la economía mexicana. Se puede decir que México puede enfrentar la competencia china en tres aspectos: el mercado interno de bienes, en las exportaciones hacia el mercado estadounidense de bienes y en el mercado que busca atraer la inversión extranjera. (Cortes, 2002)

Sin embargo, México presenta diversas ventajas competitivas sobre China. La primera de ellas la constituye la cercanía geográfica con la economía más poderosa del continente. Lo cual hace de México el único país del mundo que tiene la mano de obra y la ubicación para surtir al mercado norteamericano justo a tiempo y de esta manera, convertirse en el socio estratégico para la producción de manufacturas y servicios, mientras que China tiene que recorrer varios miles de kilómetros para poder acceder al mercado norteamericano, lo que implica mayores costos.

Una segunda ventaja se establece a partir de los recursos naturales y de los cuales China carece, tales como petróleo, tierras de cultivo, etc., lo cual de alguna manera facilita que se puedan producir diversas mercancías para su exportación, de esta manera tenemos que México exporta frutas, verduras, químicos, farmacéuticos, piel, materiales para la construcción, etc.

La tercera ventaja que México sobre China se refiere al beneficio de contar con tratados de libre comercio con Estados Unidos, la Unión Europea y América Latina, lo cual le permite a México tener una postura de privilegio sobre aquellas naciones con las que compite por atraer capitales a su economía. (Díaz, 2005)

China como oportunidad.

Santiago Clariond, vicepresidente de la Cámara Nacional de Hierro y Acero Canacero, asegura que China representa una oportunidad para identificar ventajas comparativas y un motivo para avanzar en cambios estructurales que permitan incrementar la productividad interna y competitividad externa (Rivero, 2005).

China representa oportunidades para nuestro país, entre las que se pueden mencionar, el surgimiento en China de un importante segmento de clase media con creciente capacidad de consumo; lo que asegura la construcción de importantes obras de infraestructura con el fin de garantizar el crecimiento futuro del país; mayor demanda por servicios así como la apertura a las importaciones y a la inversión, apertura que se ha consolidado, como ya se mencionó anteriormente, con el ingreso de este país a la OMC.

Surgimiento de una clase media

Respecto al surgimiento de una clase media en China, diversas estimaciones disponibles ubican este grupo poblacional en un rango entre 200 y 300 millones de personas, lo que se confirma con las cifras de población urbana, la que se incrementó de 20% del total en 1980 a 37% en 2001. Esta clase media china tiene una gran relevancia ya que demanda una canasta más amplia de bienes y servicios los que en parte, tendrán que ser cubiertos mediante importaciones y/o alianzas con inversionistas del exterior, lo que genera diversas oportunidades para realizar operaciones de negocios en aquel país.

Incremento en el consumo

Antes del inicio de las reformas económicas, China inhibió el crecimiento del consumo con el fin de impulsar la inversión en capital físico, por lo que actualmente el consumo como porcentaje del PIB se encuentra por debajo del de otros países. Se prevé que se registrarán avances importantes en el consumo en los próximos años como resultado de la liberalización económica y creciente desregulación de las actividades productivas. A partir de que se iniciaron las reformas económicas, el consumo total de las familias ha crecido a una tasa de 8.6% anual, con una creciente participación de bienes de mayor complejidad. Por ejemplo, en 1985 había 6.6 refrigeradores por cada 100 familias, cifra que para el 2000 se ubicó en 80.1.

Asimismo, en 1985 el total de automóviles y autobuses propiedad de particulares no llegaba a 20 mil unidades, mientras que en 1985 rebasaba el millón de vehículos y en 2000 alcanzó 3.7 millones de unidades. Entre 1985 y el 2000 se registra un considerable incremento en el número de bienes durables por cada 100 familias, tales como refrigeradores, lavadoras, televisores, reproductores de DVD y cámaras fotográficas.

Demanda de automóviles y autobuses particulares

El automóvil es otro de los bienes duraderos que se incorpora en la canasta de los consumidores al registrarse incrementos en el ingreso de las familias. En el caso de China este rubro también ha presentado un importante crecimiento, ya que el número de automóviles y autobuses particulares pasó de 19 mil de unidades en 1985 a 3.7 millones en 2001, un crecimiento anual de 39% en promedio.

Mayor demanda de servicios

Además del crecimiento en el consumo de bienes duraderos y no duraderos, la economía china registra un importante incremento en la demanda de diversos servicios. Los servicios médicos, recreativos, educativos y culturales aumentaron su participación en el presupuesto familiar de 10.6% a 18.9% entre 1985 y 2000. Por su parte, el gasto en vivienda se incrementó de 4.8% a 10% en el mismo periodo. Con estos indicadores y los incluidos en las láminas precedentes se intenta mostrar el dinamismo y la magnitud de la demanda interna de los consumidores chinos, los cuales muestran una propensión a gastar creciente. China constituye actualmente el mercado en expansión más grande del mundo.

Importaciones e inversión extranjera

Las importaciones de China registran un crecimiento sostenido durante los últimos años, ya que mediante las compras externas se ha complementado la oferta interna de bienes finales e intermedios. En 2002 China importó un total de 295 miles de mdd lo que la ubica como el cuarto importador mundial de mercancías (considerando a la Unión Europea en su conjunto).

Además, en 2002 fue el principal receptor de inversión extranjera directa y en los últimos cinco años se han acumulado 226 miles de mdd por este concepto. La inversión extranjera es un importante motor del crecimiento económico chino: como proporción del PIB estos recursos representan el 4%, frente al 2.7% de México. La importancia de la inversión extranjera en la economía china refleja no sólo el bajo costo de la mano de obra en ese país, sino también el atractivo mercado interno en expansión, lo que explica por ejemplo las importantes inversiones realizadas por las principales armadoras automotrices.

China ingresa a la OMC

Su ingreso en diciembre de 2001 después, ha permitido que China se incorpore a la economía internacional de acuerdo a las normas que rigen el comercio multilateral, con lo que se ha generado mayor transparencia y certidumbre en la realización de negocios con ese país. Se acordó además un periodo de seis años en los que no se cuestionarán las medidas antidumping aplicables a productos chinos.

Condiciones de mercado en China

Antes de la OMC, el arancel promedio para importaciones de productos industriales era de 15.3%, mientras que para los productos agrícolas se ubicaba en 18.9%. Lo anterior se complementaba con un esquema de cuotas de importación aplicables a 16 grupos de productos, todo lo cual resultaba en una economía altamente protegida tanto mediante barreras arancelarias como no arancelarias. Después de la OMC, el arancel promedio para productos industriales es de 8.9%, con las tasas más altas en automóviles y productos conexos y películas fotográficas. En productos agropecuarios, el arancel promedio se reduce a 15%, manteniéndose las tasas más altas en cereales, las que se ubicarán en 67%. Se aceptó la implementación de un sistema de cuotas en azúcar y algodón y la eliminación de las cuotas de importación vigentes en cebada, soya y aceites de cacahuate, girasol, maíz y algodón. El resto de las cuotas se elimina a más tardar en 2005. También se eliminarán los aranceles correspondientes a tecnologías de la información, con lo cual se liberaliza un segmento muy importante del mercado mundial de esos productos.

China, barreras no arancelarias a las importaciones

Por lo que respecta a las barreras no arancelarias también se registran importantes cambios.

Antes del ingreso a la OMC se aplicaban cuotas de importación y licencias a 383 productos.

Además, se requerían procedimientos de licitación en 107 productos de importaciones no gubernamentales, en particular en el rubro de maquinaria y productos eléctricos. A partir del ingreso a la OMC, se ha acordado la eliminación de los requisitos de licencia de importación y licitaciones a más tardar para el año 2005, año en el que también quedarán desgravadas todas las cuotas de importación. Con estas modificaciones, que complementan el programa de desgravación arancelaria, se han ampliado sustancialmente las oportunidades para hacer negocios en China.

Pueden ser fuertes aliados comerciales en el futuro.

Una de las oportunidades de negocio que México puede concretar con China está en el área de las maquiladoras, según expertos en comercio internacional. Además, dada la cercanía de este país con Estados Unidos, la nación mexicana podría resultar un lugar propicio para ensamblar componentes de alta tecnología y otros productos sensibles a daños cuando se trasladan a través de largas distancias. El pronóstico es que, a corto plazo, los chinos invertirán en la industria manufacturera mexicana para triangular sus productos hacia la Unión Americana. (Entrepreneur, 2002)

Algunos otros sectores de oportunidades en China para el exportador mexicano, según el Banco nacional de Comercio Exterior (Bancomext) son:

w Agropecuario y pesquero: carne de res y de cerdo, frutas y legumbres frescas, café envasado, aceites vegetales.

w Alimentos procesados: dulces y confitería, jugos, vinos de mesa, cerveza.

w Químico y farmacéutico: farmacéuticos genéricos, fertilizantes, pigmentos y tinturas, químicos orgánicos, materias plásticas.

w Piel y textil: pieles y cueros, algodón, filamentos y fibras artificiales, alfombras de fibras sintéticas.

w Metalmecánico: laminados de aceros planos y no planos, alambre y barra de cobre, partes automotrices.

w Otros: materiales para acabados de construcción, muebles y accesorios para baño, pintura, tubería.

Para Peter Hakim, presidente del Inter-American Dialogue, la fortaleza de México no estará en la agricultura ni en las manufacturas, sino en el sector servicios; “México tiene que involucrarse activamente en producir los bienes y servicios para los países industrializados que mas están creciendo, y el que crece mas que nadie es Estados Unidos" (González, 2003)

México tiene un área enorme para exportar al país asiático desde cobre, pintura, materiales y acabados de la construcción, hasta muebles y accesorios de baño. China el año pasado construyo 30 millones de casas. Si se considera que cada vivienda se lleva 1.5 muebles de baño, hablamos de 45 millones de unidades, que no es capaz de producirlos el país solo. La construcción se incremento en China un 17.1 por ciento en el 2003, respecto al 2002. Otros sectores que tienen que ver con el equipamiento de los hogares también podrían verse beneficiados. (Rivero, 2005)
Competencias de China.

China ha mostrado contar con un sistema productivo que permite absorber su mano de obra en procesos altamente productivos y competitivos.

La persistencia y tolerancia. Esta es otra característica de esa cultura: no bajan el precio, no cambian de postura fácilmente. No existen contratos ya que para ellos, el fin de una negociación sólo es el comienzo de la misma, así como la firma de un contrato.

Al generarse un crecimiento económico tal como el que se ha generado en China sucede que los salarios reales se elevan como respuesta al aumento en la productividad. Ello genera que el tipo de cambio comience a apreciarse. En el caso de China debido al gran subempleo en el campo y en las empresas del gobierno los salarios reales podrían incrementarse muy lentamente, por otro lado el tipo de cambio está fijo con el dólar y protegido por controles estatales. Los salarios reales entonces, necesaria y eventualmente aumentarán en China al seguir el aumento en la productividad, esto a medida que se vaya reduciendo también la oferta de mano de obra. (Díaz, 2002)

Ante el gran problema de abastecimiento petrolífero de China, pues sus recursos naturales en este campo dejaron de ser autosuficientes en 2000, está diversificando sus fuentes de aprovisionamiento energético en este campo (sigue siendo el primer productor mundial de carbón, tan fundamental para su producción de energía).

Sin embargo, dado su problema con el petróleo, China se anticipa a esta situación realizando diversas acciones. En Argentina la inversión petrolífera china asciende a diez mil millones de dólares, y con Brasil se están estableciendo acuerdos para la fabricación en China del etanol, alcohol combustible vegetal derivado de la caña de azúcar que sustituye al gasoil y a la gasolina en un 40% del parque de camiones, autobuses y automóviles Diesel, y también vehículos de gasolina brasileños. (Maestro, 2005)

Conclusión

Lineamientos sugeridos para negociar favorablemente con china
 
Hacer un análisis detallado de los productos que México posee y que China requiere y viceversa para que hubiera una complementariedad importante

Fortalecer las alianzas estratégicas para ampliar el mercado y competir en mejores condiciones

Mayor acercamiento comercial (buscar un socio o distribuidor; propiciar joint ventures)
Invertir en estudios de mercado, adaptación y pruebas de producto

Entre los bienes que América Latina vende a China y donde México podría ser un jugador importante, están el cobre, el aluminio, productos agrícolas y alimentos procesados
Se deben poner claras las reglas, como qué productos se venderán a China y cuáles esta potencia ingresará por la frontera a los países de América Latina, así como también el contrabando, deben estar sobre la mesa y ser prioridad a la hora de negociar acuerdos comerciales

El mercado chino debemos alcanzarlo con productos de probada calidad, diferenciados, con éxito en otros mercados

Negociaciones con visión al largo plazo

Construir una relación de confianza mutua y armonía y respeto a las jerarquías
Efectuar un profundo análisis del mercado, los canales de distribución y sus regulaciones
Buscar la asociación y/o representación

Proporcionar información completa y detallada sobre los productos o servicios de calidad que ofrece México

Aprovechar ventajas arancelarias en los productos negociados por México con China
La integración regional en Asia, es un hecho y un reto para nosotros. Oportunidad para facilitar el acceso a otras economías

Debemos trabajar en la promoción de productos con mayor valor agregado. Productos de bajo costo, será más competitivo proveerlos de China

Buscar alianzas para crear sinergias de negocios

Desarrollar los servicios de logística, nuestra ventaja natural “tenemos el mercado más grande del mundo en menos de 24hrs”

Co-inversiones con empresas chinas para aprovechar el TLCAN, los tratados negociados por México en Latinoamérica y el TLCA

Llevar a cabo en México las etapas finales de producción, ensamble o empaque para su venta al menudeo

China puede resultar un fuerte aliado comercial para América Latina siempre y cuando los acuerdos de intercambio se negocien de forma inteligente y en pro de los intereses de nuestras economías. Si no es así, la oportunidad puede transformar en amenaza de un momento a otro

Observaciones importantes para el comercio con china

China tiene el primer lugar en la construcción de autopistas y el mayor número de usuarios de comunicaciones celulares en el mundo

China es el mayor mercado del mundo. Más de mil millones de consumidores chinos podrían ser el nuevo mercado para el agro mexicano, como parte del acuerdo bilateral entre ambos países

Lo revelante en la evolución reciente de la economía china no es sólo el crecimiento acelerado de su PIB, sino su relación con el proceso de globalización, cuyas dos manifestaciones centrales son el crecimiento de la inversión extranjera directa (IED) y el notable crecimiento de su comercio exterior

China ha conseguido cuadriplicar su producto bruto interno y triplicar en ese mismo periodo el ingreso per cápita de sus 1,300 millones de habitantes

En cuanto a la inversión extranjera, en el 2002 superó a la de EU siendo de 23,000 millones de dólares y en el 2003 alcanzó cerca de los 60,000

China se transformará en un neto importados de granos. En 1990 China importó seis millones de toneladas de granos, pero se calcula que para el 2030 su déficit de granos superará el volumen total de las exportaciones mundiales de granos de 1995

China posee alrededor del 22% de la población mundial pero solo el 7% de la superficie cultivable del planeta

Los granos, en la economía china cuestan del 15% al 30% más que el valor de los granos en el mercado internacional

Los consumidores chinos están adquiriendo hábitos y gustos de occidente
El consumidor chino está deseoso de probar nuevas culturas, gustos preferencias
Es por ello que existe un nicho para productos con una reconocida  imagen mexicana como el tequila, la cerveza Corona, Cemex, Bimbo, el mezcal, la artesanía y otros productos
China representa un mercado con 1,300 millones de consumidores listos para comprar sus productos

Según los cálculos de los expertos, China competirá dentro de 20 años mano a mano con Estados Unidos en materia de comercio

Por si fuera poco, China es la economía del mundo que más crece, en 2003, su economía creció un 9.1%, la tasa más alta en seis años, y muy por encima de las ya esperadas cifras de crecimiento de 2% y 3% en los países más desarrollados.
 
China se ha convertido en el centro de las conversaciones y motivo de preocupación de hombres y mujeres de negocios, académicos y funcionarios públicos.

Los aspectos más relevantes mencionados en este documento son las crecientes oportunidades de comercio e inversión que representa el mercado chino; el surgimiento de una clase media que demanda una canasta muy amplia de bienes y servicios; la sofisticación en el gasto de consumo de este grupo poblacional y el gran significado que tiene el ingreso de China a la OMC, sobre todo porque permite contar con reglas claras y porque abre dicho mercado al comercio y la inversión.

Así también, hay enormes oportunidades para las empresas de otras naciones si tomamos en cuenta que la población de ese país triplica a la de las naciones miembros del Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN), México, EUA y Canadá.

El dragón asiático como se le ha llamado, por sus diferentes grados de desarrollo, cuenta con una amplia gama de necesidades que representan oportunidades para los exportadores mexicanos.

“China es un gigante dormido, déjenlo dormido pues cuando se levante hará temblar el mundo” - Napoleón Bonaparte

Referencias

Cevallos, Diego. Comercio-China. IPS. 2005

Chamoun, Habib. Negocios con China. 2003
 
Cortés, Roberto. Cómo hacerle frente a la competencia con China. 2002.
 
Rivero, Arturo Domina China en siderurgia; México se rezaga en 10 años, Reforma Economía y Negocios. Feb 2, 2005.
 
Díaz Jandete, Raúl. China y México. Consultada el 02 de febrero de 2005.
 
EFE. Noticias. 2005
 
Entrepreneur. China en México. 2002
 
González Maribel. Recomiendan a México que aprenda de los chinos. Mural. Guadalajara, México: Dic 17, 2003. pg. 11
 
Ramo, Mildred. Derrumba los mitos del dragón. Compendio de ideas y estrategias para competir en tiempos de globalización. 2004
 
Olvera, Silvia. Sugieren explotar mercado asiático El Norte. Monterrey, México: Feb 29, 2004. pg. 2
 
Maestro,Angel. Crece la presencia china en América. El semanario digital. Febrero 2005.
 
Wolf, Martin. The long march to prosperity. Financial Times. 2003
 
Wolf, Martin. The new workshop of the world, 2003
 

Ing. Federico Plancarte Sánchez

f_plancarrobayahoo.com.mx

Autores: Lic. Dina Débora García Garduza 

Ing. Ricardo Sotelo Mora 

Ing. Jacob Espinosa Cinta 

Ing. Federico Plancarte Sánchez

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.