10 elementos olvidados en el manejo de las empresas. Ensayo

En nuestros días se ha vuelto importante la planificación y el resto de los procesos administrativos de una empresa. Cada día se invierte mucho dinero en ser los mejores en el sector en que cada uno se ha especializado y son interesantes las maneras en que cada empresa busca la manera de mantenerse a la vanguardia en cuanto a la los productos que se ofrecen.

Con la existencias de tiendas de abarrotes al menudeo, han ido desapareciendo los pequeños tendejones (propios de México al menos, tiendas de abarrotes al menudeo) que habían en las colonias populares y no tan populares (entendiéndose ‘populares’ como colonias de clase media y media baja), donde la experiencia ancestral nos mostraba muchas lecciones valiosas de algunos puntos que hoy en día se han perdido en cuanto a la comercialización, venta, producción, contratación y muchas otras cosas a las cuales se les dedica poca o nula atención real.

Para comenzar, hago el comentario de algo que aprendimos en el transcurso de nuestra educación universitaria y laboral.

  1. Alguna vez alguien nos mencionó una especie de principio llamado “Back to the Basic” o dicho en español “volver a lo básico”. Esto es que, muchas veces, cuando la empresa ha crecido y buscan mejoras de vanguardia se les olvida por qué crecieron. Ejemplo de ello es una taquería. Al principio los dueños deseaban atraer clientes y ponían bastante carne en cada taco. Luego, comenzaron las preocupaciones acerca de tener más dinero al ver que iban mejorando y teniendo más clientes. Entonces la salsa se volvió agua, los tacos apenas tenían carne y se convirtieron más en tacos de cebolla que de carne, etc. El primer punto es entonces recordar que si algo nos hizo buenos, debemos procurar mantenerlo para que esos clientes sigan atrayendo a más. Un principio mencionado entre la sabiduría popular (desconocemos si existe un sustento vivo acerca de ello) es que cada cliente atraerá cinco clientes más a nuestro negocio y con esto pasamos al siguiente punto.
  2. Hoy las empresas se esfuerzan en llamar la atención de nosotros sus clientes con anuncios espectaculares, propaganda al estilo de las refresqueras de Cola multinacionales y cosas por el estilo, pero poco se han preocupado por el concepto “¿Qué quieren nuestros clientes?” Hoy día nos ofrecen lo que ellas tiene, pero cuando comenzaron muchas empresas quisieron complacer a su mercado cercano y se dedicaron a hacer estudios. De esto hablaremos en el siguiente punto. Después simplemente les interesó su mercado. Recuerdo parte de la historia de la empresa de computadoras ensambladas. Según se narra en una revista de circulación mundial, el dueño, comenzó su trabajo cuando la gigante de las computadoras de los 80´s tuvo su decaimiento y aprovechaba partes para construir computadoras personales a la medida del cliente. En mi natal ciudad de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, existió una representante en una temporada. Hoy día no la he visto de nuevo, pero también es sabido que el dueño vendió su empresas en una millonaria transacción ya no se habla de la calidad de esas máquinas.
  3. Los estudios de mercado de hoy en día ya se llevan a cabo con la intención de ver las preferencias de los clientes hacia determinada marca y su gusto a determinado producto. Poco es el esfuerzo y dinero, porqué eso sí, esta es una parte cara del proceso, en investigar que necesita realmente el mercado al que pretendemos llegar, sea este local, estatal, nacional o mundial. Por ello también se desperdician recursos que bien podían sacárseles el máximo provecho. Y con esto pasamos al siguiente punto.
  4. Muchas veces cuando deseamos iniciar un negocio buscamos las opciones que en el mercado están de moda y lo único que se logra es saturar el mercado del mismo producto con la consabida reducción de precio y por ende muy poco margen de ganancia sobre el producto en cuestión. Por los logares donde vivimos, pueblos de Chiapas, México, mucha gente tiene algunos árboles frutales en su patio. Mucho de ello lo que hacen es tomarle provecho en la temporada correspondiente y venderlos fuera de su domicilio, en la puerta. La ganancia es amplia, pues no hay mayores gastos de inversión y por ende, negocio redondo. Esto se puede traducir a un mercado más grande si se conoce bien el lugar donde se está y el provecho que se le puede extraer a los recursos cercanos con los que contamos.
  5. Un gran hombre dijo una vez a su hijo: “no te voy a comprar ese perro Pastor Alemán, porque es muy grande. Recuerda hijo que PERRO GRANDE ES CUENTA GRANDE”. El niño aprendió la lección… y obtuvo su perro. Las grandes empresas hoy en día han decidido ignorar este principio y desean obtener una margen de utilidad muy amplio, pero que su inversión sea la mínima. Hay muchas historias acerca de una farmacias que comenzó sus operaciones en mi ciudad, pero algo si es cierto ellos comenzaron una modalidad nueva de farmacias y crecieron rápidamente. En cuanto tenían el recurso para abrir una, lo hacía con todo lo que ello implicaba. Otras farmacias que venden productos parecidos lo hizo de igual manera. Todo fue inversión al principio. Los jefes principales tardaron un tiempo en ver las ganancias amplias, pero la espera dio buenos frutos. Hoy día son dos de las cadenas más grandes en farmacias en el México y algunos lugares del mundo donde han alcanzado a llegar.
  6. Y hablando de invertir, hay algo en lo que las empresas no quieren invertir mucho y es uno de los activos más valiosos en una empresa: el recurso humano. De entrada la mayoría de las empresas no llevan a cabo un sano proceso de selección, es más ni siquiera saben dónde comienza la etapa de reclutamiento ni donde empieza la verdadera selección. Empresas nacionales como un banco, la representante de una refresquera y entre otras muchas más, son conscientes de ello al llevar a cabo un buen proceso en su contratación. Sin embargo y como en todo hay un grano de frijol en el arroz: la parte psicológica de este asunto. Contratamos al personal sin darnos cuenta si realmente desean involucrarse con la empresa o si es solo porque allí “pagan bien” y vamos con el mero interés en lo económico y poco en nuestro desarrollo como empleados y de ahí parten todos los problemas de la empresa. Por cierto de los empleados, siguiente punto.
  7. Una vez que tenemos al personal, a la mayoría de los jefes (que no a los verdaderos líderes) se les olvida seguir invirtiendo en su personal. Una vez que son contratados dejamos que su crecimiento e interés en la empresa ya sea de ellos y no de la empresa. Si bien es cierto, el empleado debe tener una motivación personal por mejorar y crecer, también la empresa debe poner los elementos y las herramientas para que esto funcione. Aunque eso implique inversión, sea en tiempo, dinero o esfuerzo por parte de ambos. Al final, todos saldrán beneficiados de ellos y los mismos trabajadores serán leales a la empresa y rechazarán a un “Head-hunter” (traducido literalmente ‘cazador de cabeza’ que en el ámbito empresarial se refiere a aquellos individuos que se dedican a buscar talentos en las diversas áreas de la empresa con el fin de aprovechar que potra empresa los capacitó y que quien solicita sus servicios ya no tenga que invertir en ello. Malo, pero muchos se deslumbran con las ofertas económicas que se les ofrecen quedando mal con sus anteriores jefes y ganándose una mala reputación en el mercado laboral).
  8. Otro de los puntos medulares de la administración son los clientes. No solo por lo que ya mencionamos, sino por el trato que se recibe por parte de la empresa. Un viejo proverbio japonés, parafraseando, dice: “el que quiera poner una tienda, debe poner también una sonrisa en su rostro”. Numerosas son las ocasiones en que un servidor ha cambiado de establecimiento por la mala atención. Y numerosas son también las veces que he recomendado el restaurant, comercio, teatro, persona, etc., para que las personas asistan con ellos, pues su esmerada atención, su manera de recibirlo a uno y su mismo producto hablan de la calidad y compromiso que tiene con sus clientes y con sus futuros clientes también. Cabe señalar con esto el porqué de la necesidad de invertir en el recurso humano como ya señalamos con anterioridad, pues ellos serán la cara a nuestros clientes y eso se reflejara en ese buen trato que nuestros mismos empleados darán. Un ejemplo de todo lo anterior lo tuvimos en un conocido restaurant (de los muchos que hay en San Cristóbal de las Casas, Chiapas), muchas veces llegamos por la buena atención, el buen ambiente y la ubicación. Pero justo el día que llevamos a unos invitados, el trato fue pésimo, tardaron en darnos los alimentos y una amplia cantidad de etcéteras en su servicio. Al final, nos encontrábamos muy molestos con ello y el mesero se acercó a ofrecernos unas muy amplias disculpas y nos dio el 10% de descuento en nuestro consumo. Ese simple detalle, de disculparse y ofrecer un descuento representativo por la falta (cabe decir que no nos quitó del todo la molestia. Tal vez un 20%, En fin). A fin de cuentas es un restaurant que sigo recomendando por que se esmeran en brindar uno de los mejores servicios en alimentos que hayamos tenido.
  9. Y ya que hablamos de administrar varias partes hay algo que a muchos empresarios se les olvida o que llegan a exagerar. Dentro del proceso administrativo existe una parte llamada Control a la cual no siempre se le presta la debida atención. En una empresa donde laboramos, el jefe decía que “necesitamos mantener un buen control” y el hombre lo tomaba muy en serio: cada semana evaluaba al personal y nos hacía entregar reportes diarios de los procesos realizados en el día. Creemos innecesario mencionar que dicha empresa tenía una excesiva rotación de personal, muchos enfermaban de los nervios, otros simplemente renunciaban o dejaban la empresa sin previo aviso. En otra empresa, los controles eran cada semestre y habían variaciones muy exageradas entre el último reporte y el actual. Toda empresa debe formular sus estándares de control correctos y necesarios según su actividad y sus revisiones deben ir de lo mensual a lo trimestral. Un excesivo control enferma, un escaso puede poner en riesgo a la empresa. También esto va a requerir de inversión, pero a mediano plazo vale la pena. Recalcamos que esto de los controles al ser aplicados al personal, serán para ver como apoyarlos para mejorar su desempeño, que no para solo regañar y menospreciar el esfuerzo. Dice un principio: “si tu problema es por los elementos o herramientas, dímelo y te proveo. Si es tu actitud, entonces no puedo hacer mucho por ayudarte”. Ese es uno de los valores de llevar a cabo controles. Y al personal le beneficia y ayuda para crecer.
  10. Y la recomendación final. Si todo lo anterior falla, destruye tu empresa. Se lo loco que suena, pero esto implica que habrá que hacer una auditoría administrativa, un análisis FODA (SWOT en inglés) y todo lo necesario para ver que estamos haciendo mal y si no requerimos de asesorías especializadas, que es invertir de nuevo, pero esta vez con la conciencia de saber que no somos infalibles y que debemos reconsiderar con mayor esmero los puntos anteriormente mencionados.

Siempre será complicado poner una empresa. Siempre tendremos algún problema. Pero mientras realmente nos esmeremos en querer mejorar en todos los ámbitos, incluyendo nuestra incursión social como personal y el trato amable, lograremos un sano y constante crecimiento en nuestra empresa, que, a futuro, nos beneficiará y nos hará una de las empresas más firmes y consistentes en el mercado.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Morazán Martínez José Luis. (2014, octubre 31). 10 elementos olvidados en el manejo de las empresas. Ensayo. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/10-elementos-olvidados-en-el-manejo-de-las-empresas-ensayo/
Morazán Martínez, José Luis. "10 elementos olvidados en el manejo de las empresas. Ensayo". GestioPolis. 31 octubre 2014. Web. <http://www.gestiopolis.com/10-elementos-olvidados-en-el-manejo-de-las-empresas-ensayo/>.
Morazán Martínez, José Luis. "10 elementos olvidados en el manejo de las empresas. Ensayo". GestioPolis. octubre 31, 2014. Consultado el 3 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/10-elementos-olvidados-en-el-manejo-de-las-empresas-ensayo/.
Morazán Martínez, José Luis. 10 elementos olvidados en el manejo de las empresas. Ensayo [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/10-elementos-olvidados-en-el-manejo-de-las-empresas-ensayo/> [Citado el 3 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de garunaborbor en Flickr