10 consejos para que las personas jóvenes no abandonen su empleo

  • Talento
  • 3 minutos de lectura

Entiendo que una de las principales preocupaciones de los líderes en la actualidad es retener al personal joven, fidelizarlo y lograr que la inversión que en ellos se destina, incluyendo tiempo y dinero, sea bien aprovechada. Así las cosas, uno de los fantasmas que azuzan sistemáticamente es la pregunta de si vale la pena insistir en que alguien recorra un largo camino en la compañía o bien aceptar al “joven golondrina”.

Desde la psicología y mi experiencia práctica, propongo mostrarles cuáles son las teclas que mejor suenan para fascinar los oídos, la mente y el corazón del novel colaborador.

1. Dedique tiempo a explicar los “para qué”.

La búsqueda por el sentido de las tareas es una condición para lograr engagement con las mismas. No se excuse con que en su época solo era suficiente que el jefe establezca una directiva para seguirla a pie juntillas. Asuma que los tiempos han cambiado y conviene adaptarse a ellos antes que quejarse o practicar la nostalgia como un doloroso ejercicio.

Ningún joven talentoso hará algo porque sí. Y si lo realiza, su nivel de entusiasmo estará… por el suelo!.

2. Inspírelos con un sueño, pero anclado en la realidad.

Todos sabemos lo importante que resulta tener una visión grande y ambiciosa. En el caso de los “Y”, por ser escépticos, necesitan ser atraídos por la grandiosidad de una meta pero al mismo tiempo sentir también que es posible. Requieren ver que existen hechos concretos capaces de permitirles su alcance. Por ejemplo, si usted aspira a ser el proveedor número uno y más confiable de software de diseño, muéstreles cómo va caminando ese sendero. Coménteles su crecimiento en volumen de ventas; muéstrele cartas de agradecimiento de sus clientes; enséñeles que el departamento de reclamos no tiene qué hacer porque no existen quejas de compradores…

3. Hágalo sentir un miembro dentro de un equipo de èlite.

Usted debe hacer todo lo posible para lograr que el joven sienta que es parte de algo importante. De un equipo constituido por personas distintas, profesionales y con ganas de hacer goles. No descuide hacerle percibir que es una pieza clave dentro de un grupo selecto.

4. Tolere su constante “vocación de justicia”.

La generación “Y” reclama ser tratada de forma equitativa y ecuánime todo el tiempo. Inclusive se enfada cuando cree o piensa que otro es tratado así. Mi sugerencia aquí es: hágalos ver que ellos también son parte de la solución y que si son hábiles para detectar injusticias, bueno sería también que generen acciones para evitar que ocurran.

5. Elógielo siempre que lo merezca.

Anote el juego de palabra: cuando realice algo bien, reconózcalo siempre. Pero solo cuando lo merezca. Si algo le cae realmente mal al “Y” es notar imposturas, manipulaciones o falsedades en sus líderes.

6. Dígale No.

Márquele límites claros, normas y reglas de juego y fundaméntelo. Que no sienta que se trata de un No caprichoso de su parte sino que responde a una lógica de funcionamiento global de la organización o de requisitos del cliente.

7. Bríndele autonomía pero quédese cerca.

No crea lo que parece obvio. Hay en los jóvenes una falsa pretensión de autonomía. Tal como el niño echa lejos a su papá, pero solo a condición de que esta separación certifique que aquel lo extraña, de igual modo ocurre con los “Y”. El líder inteligente les dará un marco para que puedan moverse y tomar decisiones, pero al mismo tiempo nunca los dejará solos. No se ausentará. Debe guardar una distancia prudente y hacer sentir al joven que ante su llamado, acudirá.

8. Desafíelo.

Hágale notar que cuenta con competencias suficientes para llevar adelante una tarea compleja. Actívele su botón de orgullo propio. Póngalo a prueba, planteándole una situación que los lleve a tomar riesgos y a responsabilizarse por decidir.

9. Asígnele proyectos con principio y fin.

La mecánica de ideas en el joven se dibuja como un ciclo, es decir, algo que comienza y termina. Los trabajos demasiado extensos en el calendario lo desmotivarán, provocándole aburrimiento. No olvide que el tedio del joven es uno de sus principales enemigos a derrotar.

10. Involúcrelos con el cronograma desde el inicio.

Hágalos parte no solo de los contenidos, sino también del diseño de tiempos. Ayúdelos a estimar períodos y a administrar su reloj. El “Y” vocifera que necesita flexibilidad de tiempos, y que lo importante es el cumplimiento de objetivos. Utilice esto en pos de las necesidades de la empresa y aproveche esta tendencia juvenil desde el comienzo, para desarrollar su compromiso personal con el proyecto.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Giorgi Gustavo. (2016, enero 29). 10 consejos para que las personas jóvenes no abandonen su empleo. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/10-consejos-las-personas-jovenes-no-abandonen-empleo/
Giorgi, Gustavo. "10 consejos para que las personas jóvenes no abandonen su empleo". GestioPolis. 29 enero 2016. Web. <http://www.gestiopolis.com/10-consejos-las-personas-jovenes-no-abandonen-empleo/>.
Giorgi, Gustavo. "10 consejos para que las personas jóvenes no abandonen su empleo". GestioPolis. enero 29, 2016. Consultado el 10 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/10-consejos-las-personas-jovenes-no-abandonen-empleo/.
Giorgi, Gustavo. 10 consejos para que las personas jóvenes no abandonen su empleo [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/10-consejos-las-personas-jovenes-no-abandonen-empleo/> [Citado el 10 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de world_trade_organization en Flickr